¿Santa Clara o Villa Clara? ¿Cuál es el nombre de la provincia más central de Cuba?

HISTORIA DE NOMBRES

Por Roberto González Quesada y Roberto Méndez Rodríguez

Frecuentemente se suele atribuir a Villa Clara indistintamente significación de provincia y de ciudad capital. Y es que durante mucho tiempo en la historia, ese término tuvo alcance específicamente citadino y al cabo la denominación oficial lo adscribió a la actual provincia.

Pero es para confundirse con tantos nombres como ha tenido Santa Clara. Durante sus primeros años fue conocida como Ciego de Santa Clara, nombre de la hacienda donde se fundó y también llamada Santa Clara de la Sabana de los Remedios del Cayo, Cayo Nuevo, Villa Nueva de Santa Clara del Cayo, y la mayoría de sus pobladores preferían decirle Pueblo Nuevo de Antón Díaz.

Aunque su fundación se remonta al 15 de julio de 1689, sigue la profusión de nombres hasta que el 16 de agosto de 1695 a propuesta del edil, entonces alcalde ordinario de la villa ostentando el grado de capitán, Juan Sardui, se toma el acuerdo de darle por nombre el de Gloriosa Santa Clara, por ser el 15 de julio la fecha consagrada por el ritual católico a la virgen de Santa Clara de Asis, aprobándose asimismo que ella afuera la patrona de la villa.

 El capitán general de la Isla, Viana de Hinojosa, la declaró luego Villa de Santa Clara. Durante varios años en los documentos consignan Villa Nueva de Santa Clara, mas, andando el tiempo el sentido sintetizador del lenguaje popular transformó el título pomposo en el suave y sencillo de Villaclara, generalmente unido como una sola palabra y no dos (Villa Clara).

Las Villas y Villaclara se generalizan. Durante la colonia, a España no le interesaba desarrollar el gobierno civil, sino mantener centralizado el poder y valerse de los gobiernos locales o cabildos. Tenía dividida la isla en tres departamentos militares: Occidental, Central y Oriental.

Sin embargo, a pesar de no existir la correspondiente división político-administrativa, a medida que iban surgiendo y creciendo los municipios, con éstos se creaban jurisdicciones tasmbien llamados partidos judiciales y aparecieron espontáneas provincias.

Así, en la zona central, en el curso de la década de 1830, cuando se agitaban las primeras villas: Trinidad, Sancti Spíritus, Remedios, Santa Clara y Cienfuegos, nacen las Cinco Villas que pronto quedó en Las Villas o con el apelativo de inquietas.

Este nombre del vasto territorio y Villaclara para la ciudad, se consolidan. La Gaceta de La Habana hablando de la expansión del ferrocarril inaugurado en 1837 con el tramo de la capital a Bejucal informa en 1849 “en Las Villas quedaron unidas Cienfuegos y Villaclara.”

Ambos términos trascendieron al ámbito mambí. La Cámara de Representantes de la República en Armas reconoce el papel que desempeña Las Villas en la Guerra Grande y la declara departamento militar en paridad con Orienta y Camagüey, al tiempo que se hacía sentir la Junta Revolucionaria de Villaclara encabezada por Miguel Jerónimo Gutiérrez.

Martí en artículo publicado el 13 de mayo de 1873 en la Revista Universal de México, sobre el curso de las hostilidades analiza penalidades de las tropas hispanas. En un párrafo expone: “De las Cinco Villas, y especialmente de Villaclara anuncian que una gran cantidad de soldados españoles ha desertado, se quejan de que no tienen vestidos suficientes, alimentos bastantes, ni asistencia médica.”

Cuando termina la gesta, en virtud de la Real Orden del 9 de junio de 1878, el primero de enero del año siguiente se divide la Isla en seis departamentos, a ésta del centro la llaman Santa Clara y también al municipio, designándolo capital del territorio y cabecera de un partido judicial o jurisdicción de 8 localidades.

La reina guarda silencio. En representación de la ciudad, el ayuntamiento santaclareño a mediados de agosto de 1894 solicita a la Reina de España el reconocimiento del escudo oficial y sustituir el nombre Santa Clara por Villaclara, que además de ser el popularizado a lo largo de casi dos siglos, lo aceptó la Real Orden del 12 de mayo de 1864 “al concederle título de ciudad a la Villa de Villaclara” y aunque no aparecía en los documentos oficiales.

Pero el gobierno de Madrid dedicado a sofocar la efervescencia que ya bullía en el pueblo cubano al aproximarse la hora de la guerra necesaria, no da respuesta pues veía en el sustantivo Villaclara un símbolo de rebeldía. La soberana archiva la petición.

Finalmente adviene la organización territorial político-administrativa actual que divide a Las Villas en tres provincias. Una con el nombre de Villa Clara y su capital ciudad de Santa Clara. Así  consta en la ley 1304 artículo 8, publicada en la Gaceta Oficial de la República de Cuba, edición extraordinaria 3 del 5 de julio de 1976.

Este es el resumen de tan larga ringlera, colofón que nos imaginamos ya nadie quiere cambiar y al que canta el rico son de Cholo Valero y la orquesta Hermanos García: “A Santa Clara, capital de Villa Clara…”, con Cirilo y Clara recorriéndola de luna de miel.

Así, cualquiera tendría motivos para confundirse.

¿POR QUÉ PROVINCIA DE SANTA CLARA? (1878-1840)

Por Ovidio C. Díaz Benítez

La provincia de Santa Clara surgió como consecuencia de un Real Decreto promulgado el 9 de julio de 1878, cuyo artículo primero establecía por el gobierno y la Administración de la Isla que esta se dividiera en seis provincias civiles, que tomaron los nombres de sus respectivas capitales.

Así nacieron Pinar del Río, Habana, Matanzas, Santa Clara, Puerto Príncipe y Santiago de Cuba.

Santa Clara ganó como cabecera al ser centro económico y administrativo. El término municipal de Santa Clara se fraccionó en cinco distritos, cinco barrios urbanos y seis rurales.

Los distritos fueron:

Primero: La Parroquia, El Puente y El Carmen. Segundo: La Pastora, El Condado y Los Egidos (barrios rurales). Tercero: Seibabo y Manicaragua (barrios rurales).
Cuarto: San Gil y La Cruz (barrios rurales). Quinto: Báez (barrio rural).

Con esa división se subordinaron a Santa Clara las antiguas jurisdicciones de Sancti Spíritus, Remedios, Cienfuegos, Sagua la Grande y Trinidad.

Como era de esperarse, la designación de esta ciudad como capital provincial trajo sus inconvenientes, ya que Cienfuegos pretendió que se le asignara tal condición. Finalmente, los santaclareños, después de una exposición a Su Majestad, elevada por el Ayuntamiento local en 1881, lograron su empeño.

Esta situación se había presentado en 1876 y también se repitió en 1891, en 1896, 1897, y durante la ocupación norteamericana en 1899. Incluso, los pilongos tuvieron que pedir ayuda al General Máximo Gómez para que intercediera y evitara que se despojara a Santa Clara de la capitalidad a la que históricamente tenían derecho.

Recordemos que por Real Orden de Su Majestad Isabel II, a Santa Clara se le declaró ciudad en 1867 y cabecera de la entonces provincia de Las Villas. A finales del siglo XIX se propuso como capital de toda la Isla.

Esta división político-administrativa se mantuvo hasta 1940, en que constitucionalmente se adoptó otra. Entonces, la provincia de Santa Clara cambió su nombre por el de Las Villas, integrada por Cienfuegos, Sancti Spíritus y Santa Clara, esta última como capital provincial.

En la actualidad y como resultado de la división político-administrativa adoptada por acuerdo del Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba en 1975 y por la Constitución Socialista de la República de Cuba, las provincias del centro las integran Villa Clara con sus 13 municipios, Cienfuegos y Sancti Spíritus.

Tomado de periódico Vanguardia, Villa Clara, Cuba.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s