¿Se enriquece la lengua?

Uno de los procedimientos de mayor rendimiento para formar nuevas palabras en español es la prefijación. Para algunos esta creación léxica puede considerarse como paso intermedio entre la composición y la derivación.

Puede tener diferentes posibilidades combinatorias, como por ejemplo, prefijo más sustantivo o adjetivo o verbo. Ej: contraluz, contrahecho, contradecir.

Así, al surgir una nueva realidad la manera más común de nominarla es empleando los prefijos. De modo que hoy nos detenemos en esta palabra:
sexo. (Del lat. sexus). Con el siguiente significado en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE):
1. m. Condición orgánica, masculina o femenina, de los animales y las plantas.
2. m. Conjunto de seres pertenecientes a un mismo sexo. Sexo masculino, femenino.
3. m. Órganos sexuales.
4. m. Placer venéreo. Está obsesionado con el sexo.

Entonces, de este lexema se han formado mediante prefijos las siguientes palabras:
homosexual.
(De homo- ´igual´ y sexual).
Dicho de una persona: Con tendencia a la homosexualidad. Que tiene lugar entre individuos del mismo sexo.
heterosexual. (De hetero ´diferente´- y sexual).
Se dice de la relación erótica entre individuos de diferente sexo.
Perteneciente o relativo a la heterosexualidad.
asexual
(De a-´carencia´ y el lat. sexus, sexo).
Sin sexo, ambiguo, indeterminado.
bisexual (De bi ´dos´).
Dícese de la persona que alterna las prácticas homosexuales con las heterosexuales.

Ahora se está desarrollando una nueva realidad en la sociedad, de la cual Cuba no está exenta: la tendencia de los hombres hacia un acercamiento a los patrones estéticos femeninos. Se considera que el hombre actual aspira a tener una piel suave y un aspecto más femenino y delicado. Algunos, como se observa una mayor preocupación por los productos femeninos, los han denominado como tecnosexual. Pero también retrosexual, metrosexual, ubersexual, términos no admitidos aún por la RAE.

De ellos, el más usual es metrosexual, considerado este movimiento no como un cambio de roles ni de la concepción machista, sino de la estética, en la evolución de la sociedad y el mercado de cosméticos.

Y como la lengua tiene un carácter social, al cambiar la realidad, cambia también la lengua. Con este proceso se enriquece la lengua hasta tanto el propio uso seleccione la variante que perdurará y, finalmente, aprobará la Academia.

De: MSc. Petra Silva Cruz (Tomado de aldia.cu)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s