Lucha contra el tabaquismo, un problema mundial

no fumarEl daño que ocasiona el hábito de fumar en los dos sexos, incluso para los llamados fumadores pasivos, constituye una preocupación en Cuba, donde es notoria la cifra de las personas que mueren por enfermedades relacionadas con el tabaquismo.

Aun cuando en los últimos años se aprecia una modesta reducción del número de personas que fuman, el porcentaje se mantiene alto, pues el 31,9 por ciento de la población lo hacía en el 2001, frente a un 36,8 por ciento en 1995.

En este último año analizado, según una encuesta nacional, lo hacían el 41,4 por ciento de los hombres y el 23 por ciento de las mujeres.

En un acercamiento al tema, Oria Susana Acosta Cabrera, coordinadora del Programa Nacional de Control del Tabaquismo del Ministerio de Salud Pública, apuntó recientemente que esta es una situación que afecta fundamentalmente a los países en vías de desarrollo, y solo en el año 2000 fallecieron 4,8 millones de personas por males vinculados con ese hábito; de ellas 3,8 millones del sexo masculino y un millón del femenino.

Para el 2025 esa cifra podría elevarse a los 10 millones de individuos, alertó durante un Taller sobre Tabaquismo.

Citada por la doctora, la encuesta mundial Tabaco y Juventud realizada en el 2004 entre estudiantes de secundaria básica en Ciudad de La Habana arrojó que la cuarta parte de ese grupo de entre 12 y 14 años de edad había tenido contacto con el tabaco alguna vez; 9,3 por ciento eran fumadores activos y 9,1 por ciento susceptibles a iniciarse.

Al referirse a las mujeres y a las enfermedades asociadas al tabaquismo, citó el asma bronquial, el enfisema pulmonar, la úlcera péptica, el infarto agudo del miocardio, la enfermedad renal crónica y el cáncer de cuello uterino, entre otras.

Alertó que en las mujeres cubanas la tasa de cáncer de pulmón es mayor que la observada en países desarrollados; se aprecia un incremento en los casos nuevos y en el 2003 se reportaron mil 403 pacientes, o sea, aumentó la tasa en 60 por ciento.

Dada la importancia que las autoridades cubanas conceden a este problema,  existen los centros comunitarios de salud mental en todos los municipios del país, en los que se realizan consultas de desintoxicación, práctica que ya se extiende a los policlínicos, explicó por su parte Esther Castillo Rodríguez, especialista en Psiquiatría.

Rodríguez comentó que en todas las áreas de salud hay, con buenos resultados, algún tipo de tratamiento para inhibir el hábito de fumar, y en ese sentido mencionó la terapia psicológica, la consejería, la medicina natural y la tradicional. Cuando es necesario, señaló, también se apela a la psicoterapia de grupo o individual.

Además, existe la línea telefónica confidencial número 103, a la que toda persona puede apelar para aclarar cualquier duda relacionada con la adicción, no solo para abordar el tema del tabaquismo, sino también el de la droga y el alcoholismo.

Durante su intervención, Cabrera señaló que internacionalmente el tabaquismo es responsable del 12 por ciento de la mortalidad adulta anual; 33 por ciento de las muertes por cáncer; 80-90 por ciento del cáncer del pulmón y el 75 por ciento de las bronquitis crónicas y el enfisema.

En el caso de las mujeres, a  nivel mundial el 79 por ciento de los cánceres se atribuye al tabaquismo, en tanto la exposición al humo del tabaco incrementa el riesgo de cáncer de mama.

A su vez, las que toman anticonceptivos orales y fuman tienen mayor probabilidad de sufrir trombosis, previno.

El aborto espontáneo, los partos prematuros, el desprendimiento anticipado de la placenta y la ruptura precoz de las membranas son riesgos sanitarios atribuibles al consumo durante el embarazo.

No solo los fumadores corren el riesgo de sufrir daños en el cerebro, piel, ojos, corazón, tórax, aparato reproductivo femenino, boca y garganta, entre otras partes del cuerpo humano, sino también los fumadores pasivos, que son aquellas personas que sin fumar voluntariamente, aspiran el humo de los otros al mantenerse un tiempo en contacto con ellos.

En la actualidad una de cada cinco muertes atribuibles al tabaco es debida al tabaquismo pasivo, afirmó la experta.

Los niños expuestos al humo del tabaco ambiental también están amenazados de padecer enfermedades respiratorias agudas, disminución de la función pulmonar, asma, infecciones agudas y crónicas del oído, entre otras dolencias.

Sin embargo, no todo está perdido y lo fundamental es tomar conciencia de la importancia de no fumar o dejar de hacerlo.

¿Qué ocurre al dejar el tabaco? Por investigaciones se conoce, explicó Cabrera, que después de 20 minutos sin fumar la presión arterial, el ritmo cardíaco y la temperatura de pies y manos tienden a normalizarse; a las 24 horas disminuye la probabilidad de ataque cardiaco y a los tres días se aprecia una mejoría en la capacidad respiratoria.

Un año después de dejar ese hábito, el riesgo de morir por enfermedades cardíacas se reduce a la mitad; a los cinco años la posibilidad de hacerlo por dolencias cardíacas es igual a la de los no fumadores y el peligro de fallecer por enfermedad pulmonar disminuye a la mitad.

Transcurridos 10 años de no colocarse un cigarrillo en la boca, la amenaza de perder la vida por un cáncer de pulmón es similar a la de los no fumadores. Se reemplazan las células precancerígenas y decrece la incidencia de otros cánceres.

(De: Mariela Pérez Valenzuela, colaboradora de Rebelde)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s