El día que todo empezó a cambiar en Cuba

Los disparos que iniciaron los combates ante los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes hace 55 años, representaron mucho más que una acción heroica de los jóvenes encabezados por Fidel Castro.

moncada

El ataque a las fortalezas militares, a pesar del revés sufrido en esa ocasión, no fue sólo una sacudida histórica al país político tradicional, adormecido por el miedo, la inacción y hasta la colaboración con la dictadura en el poder.Se trató de un punto de partida para la irrupción en el panorama nacional de una nueva generación repleta de ideales y decisión, dispuesta a cambiar realmente la realidad de una nación carcomida por la corrupción y el sometimiento a intereses foráneos.Las características de la propia organización de los ataques y el reclutamiento de los participantes habían reflejado la proyección independiente y distinta del colectivo de combatientes.

 Junto a Fidel Castro se reunieron jóvenes humildes, sin aspiraciones personales, defraudados por las dirigencias políticas tradicionales, dispuestos al sacrificio por lograr cambiar el duro presente vivido por Cuba.De sus magras economías personales surgieron los fondos para costear armas y otros recursos indispensables, utilizados luego en la lucha contra uno de los ejércitos mejor apertrechados por Estados Unidos en el continente.Son varias las historias conocidas sobre esos empeños en los cuales algunos donaron hasta el último centavo que poseían o vendieron sus pertenencias y hasta su puesto de trabajo para ayudar a materializar el proyecto revolucionario.Esas realidades marcaron desde el comienzo un movimiento nacido del sacrificio, ajeno a las ataduras con grandes intereses de la política y la sociedad de la Cuba de la época, y por supuesto, comprometido entonces con metas que implicaban los cambios más profundos.Si alguien dudara de ello, el alegato de Fidel Castro ante el tribunal que lo juzgó subrayó las intenciones de la Generación del Centenario al difundir las proyecciones de aquellos luchadores convertidas hoy en realidades.La proclamación pública de esas ideas al calor de la impactante jornada armada protagonizada poco antes, demostró que aquel 26 de Julio fue el día en que todo comenzó a cambiar en Cuba.(Por: Javier Rodríguez Roque. Tomado de: http://www.prensa-latina.cu)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s