Eliseo Diego, sentido y fuerza de la palabra

Fue uno de los fundadores de la revista Orígenes, donde dio a conocer su poesía y algunos de sus textos en prosa.eliseo

Poeta, narrador y ensayista; profesor y traductor; eso y mucho más nos sirve para definir la personalidad de Eliseo Diego, figura relevante de las letras cubanas contemporáneas.

Este destacado hombre de letras nació el 2 de julio de 1920 en la ciudad de La Habana. Su nombre era Eliseo Julio de Jesús de Diego Fernández-Cuervo, hijo de una habanera y un asturiano.

Muy pequeño escribió sus primeros cuentos infantiles, cuando apenas llegaba a los diez años.

Durante su infancia viajó con su familia por Francia y Suiza, de ahí que siempre considerara esta experiencia como determinante en su formación poética.

Al concluir los estudios de bachiller en Ciencias y Letras, Eliseo se graduó de Doctor en Pedagogía en la Universidad de La Habana, en 1940. Se desempeñó como profesor de Literatura Inglesa y Norteamericana en cursos especiales realizados en la Casa de las Américas.

También fue Eliseo director del Departamento de Literatura y Narraciones Infantiles de la Biblioteca Nacional José Martí, donde desarrolló una meritoria labor didáctica de gran influencia en la formación de las nuevas generaciones, y realizó excelentes traducciones del inglés, y versiones, de las más importantes figuras de la literatura infantil en el mundo.

“Las palabras son caprichosas, traviesas y traicioneras porque a veces se las arreglan para juntarse unas con otras y significan lo contrario de lo que se quería decir con ellas”, esto fue señalado en una oportunidad por Eliseo Diego. Pero cuando queremos resaltar la excelencia de su obra, las palabras a veces resultan pocas e indudablemente no significan lo contrario de lo que queremos decir.

Fue uno de los fundadores de la revista Orígenes, en la que dio a conocer su poesía y algunos de sus cuentos y textos en prosa.

Eliseo Diego fue miembro del buró ejecutivo de la Sección de Literatura de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, y redactor de la revista Unión, de dicha institución.

Utilizó Eliseo la palabra para embellecer la vida, para crear poesía. Precisamente con respecto a esto señaló en una de las entrevistas que le realizaron: “Las palabras puestas sobre las páginas hacen sus diabluras, cuando te das cuenta ya no están diciendo aquello que aspiraste a decir con ellas. No soy partidario de la espontaneidad al escribir.” También afirmó: “Soy, de oficio, poeta, es decir: un pobre diablo a quien no le queda más remedio que escribir en renglones cortos que se llaman versos. Y lo hago no por vanidad o por el deseo de brillar, o qué sé yo, sino por necesidad, porque no me queda más remedio que escribir estas cosas que se llaman poemas”.

En 1979 le fue otorgado en Moscú el Premio Máximo Gorki por sus versiones al español de poemas de grandes escritores rusos.

En el año1986 Eliseo Diego obtuvo el Premio Nacional de Literatura por el conjunto de su obra, y ese mismo año el Fondo de Cultura Económica publicó por primera vez en México una antología de su obra poética.Recibió en 1988 el Premio de la Crítica, y en diciembre del año 1990 se le otorgó de nuevo este premio, correspondiente al precedente (1989), y en 1992 la Universidad del Valle en Cali, Colombia, le otorgó el Doctorado Honoris Causa.

En 1993 recibió el importante Premio Internacional de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo, así como la Distinción Gaspar Melchor de Jovellanos que otorga la Federación de Asociaciones Asturianas de Cuba.

Entre sus obras más populares podemos señalar Divertimentos (cuentos), 1946; En la Calzada de Jesús del Monte (poesía), 1949; El oscuro esplendor (poesía), 1966; Noticias de la quimera (cuentos), 1975; Soñar despierto (poesía), 1988; Poemas al margen (poesía), 2000 y otras.

Eliseo Diego falleció en México el primero de marzo de 1994 a consecuencia de un infarto del miocardio vinculado a un edema pulmonar agudo. Sus restos fueron trasladados a Cuba, donde fue sepultado muy cerca de la tumba de su amigo José Lezama Lima, en el Cementerio de Colón.

El escritor mexicano Premio Nobel de Literatura, Octavio Paz, al enterarse de la triste noticia, dijo: «sólo faltaba la muerte a Eliseo Diego para convertirse en leyenda de la Literatura Latinoamericana».

(Por: Jesús Risquet Bueno. Tomado de la edición digital de Trabajadores)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s