Eglys, bronce para disfrutar

eglysBEIJING.— Una de esas medallas que se disfrutan y te llenan de ánimo, independientemente del indiscutible valor que representa cada color, fue la bronceada alcanzada por Eglys Cruz en la modalidad de rifle tres posiciones, a 50 metros los blancos.

Afuera caía un tremendo aguacero, adentro se produjo un chaparrón de felicidad, de satisfacción. Se trataba de un hito en la historia del tiro deportivo cubano, pues si bien otras dos bronceadas constituían el antecedente, ambas habían sido a cargo de varones y en la modalidad skeet, una de las que se ejecutan con escopeta.

Además, el premio se conquistó con el mejor rendimiento de la atleta, que batió primero por tres puntos su tirada de clasificación (588, a uno del récord olímpico, por 585), y luego superó también el récord de finales, con 687.6 por 685.4.

La triple medallista de oro panamericana, oriunda de Sancti Spíritus y de 28 años de edad, acaba de llegar a su consagración olímpica, después que hace cuatro años, en Atenas, apenas ocupó el lugar 20 (571) en esa especialidad y el 39 en el rifle de aire a 10 metros (385), en el que ya aquí había avanzado hasta la posición 11 (entre las 43 mejores del planeta clasificadas), con 396, y se quedó fuera de la final de ocho por la última serie.

Tanto ella como su entrenador José Ignacio Cruz, un ex integrante del equipo Cuba, compartieron sus impresiones con los periodistas:

«Esta medalla es para el pueblo de Cuba y en especial para el Comandante, que ayer cumplió años. Me esforcé mucho, lo di todo por lograrla… Anoche no dormí», reveló ella, mientras que él apuntó: «Esto venía caminando, porque la preparación fue muy buena y los entrenamientos de aquí estaban indicando que podía hacer entre 587 y 588, y entrar en la final; se portó muy valiente todo el tiempo en la competencia. Allá dijimos que queríamos entrar en la final y ver qué pasaba… y pasó».

En la competencia estaba la flor y nata mundial de la especialidad.

La checa Katerina Emmons (687.7), campeona en el rifle de aire, la superó en una décima por la plateada. La china Li Du, cuarta en neumático, fue ahora la nítida monarca, igualando el récord olímpico de la clasificación (589) y mejorando el de finales, con 690.3. El anterior de 688.4 estaba en poder de la rusa Lioubov Galkina, relegada esta vez al cuarto escaño.

La recordista mundial alemana Sonja Pfeilschifter, la subcampeona del orbe polaca Sylwia Bogacka y la subtitular olímpica italiana Valentina Turisini, ni siquiera pudieron estar entre las ocho finalistas. 

(Tomado de www.cubaperiodistas.cu)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s