Adulto mayor, edad dorada con arsenal de experiencia

Por Pablo Rafael Fuente de la Torre

 

El desarrollo de la ciencia y de la medicina ha contribuido a la prolongación de la vida humana y, por consiguiente, al incremento del número de personas longevas en el mundo.

 

En el anhelo de implementar una atención más diferenciada a los adultos mayores deberá prevalecer por siempre sensibilidad y disposición entre los hombres y mujeres del orbe; sólo así los ancianos podrán vivir sus grandes potencialidades con mayor plenitud.

 

adulto mayor

Y es que en esa etapa de la vida es donde la incomprensión y la indiferencia de los demás, así como los impedimentos propios de la edad, hacen más inexorable el camino a transitar.

 

Por esa razón, en 1990, las ONU estableció la celebración cada primero de octubre del “Día del Adulto Mayor”, conmemoración que se festeja en todo el planeta de diversas formas.

 

Favorecer la realización de un ambiente humano, social y espiritual en cuyo seno todas las personas, particularmente los adultos mayores, puedan vivir de forma plena y digna, constituye el principio básico de la sociedad cubana.

 

Nuestros ancianos, desde la visión integral del ser humano, son debidamente apreciados y acogidos por todos, porque en Cuba se les reconoce su espacio con alegría y disposición.

En la isla existen actualmente mil 500 centenarios, y en tal sentido las perspectivas son halagüeñas si se tiene en cuenta el aumento de la esperanza de vida al nacer, cuando para el 2025, uno de cada cuatro cubanos tendrá 60 años, o sea, el 25 por ciento de la población adulta mayor.

 

Los métodos y recursos tradicionales empleados en otras épocas como el asilo, en su misión de brindar atención a las personas ancianas, hoy no resultan suficientes.

 

El envejecimiento poblacional es uno de los mayores triunfos de la Revolución cubana, pero al mismo tiempo uno de sus mayores desafíos, de ahí que el gobierno haya puesto en práctica en la década de los años 90 del pasado siglo, un programa de atención integral que responde a las necesidades específicas de los adultos mayores en materia de salud y seguridad social.

 

De acuerdo con fuentes oficiales, en la actualidad existen en Cuba más de 14 mil círculos de abuelos, o grupos que se forman generalmente a nivel de barrio, ya sea para el esparcimiento o para el cuidado durante el día. Además, se cuenta con unos 170 hogares de ancianos y con un plan de atención domiciliaria, que sirve a unas 100 mil personas que viven solas.

 

Resulta válido señalar, además, los numerosos servicios destinados a este grupo de edades, entre ellos la atención domiciliaria, que ya sobrepasa los 96 mil beneficiados y se realiza de conjunto entre los Ministerios de Salud Pública y el de Trabajo y Seguridad Social.

 

En tanto, la Cátedra del Adulto Mayor, programa educativo dedicado a la vejez, e iniciado en la Universidad de La Habana, ha beneficiado hasta la fecha a 59 393 longevos, cuya experiencia se extiende por el país al crearse instituciones de ese carácter en las todas provincias, municipios y consejos populares.

 

Acción de extensión universitaria de actualización, la Universidad del Adulto Mayor ofrece seis módulos básicos de superación que incluyen temáticas relacionadas con el desarrollo humano, la salud, seguridad social, y eficiente organización del tiempo libre y la cultura.

 

Destacan también los cursos de continuidad a través de los cuales los adultos mayores tienen la posibilidad de profundizar en aquellos temas que responden a sus intereses individuales, por lo que constituye un programa humanista,  hermoso y sostenible.

 

Garantizar una longevidad satisfactoria bajo la premisa de vivir más y mejor se erige objetivo indispensable del Club de los 120 años, el cual plantea que, de acuerdo con el molde que tienen los animales, el individuo prácticamente puede vivir cinco veces el tiempo que demora en llegar a su máximo desarrollo.

 

En el seno familiar, los abuelos y las abuelas son el ejemplo del afecto y del amor hacia el resto de los miembros, son la memoria de la familia. Entonces, no podemos dejar que todos sus esfuerzos y tanta evocación caigan en el olvido.

 

Porque representa la historia viva y la sabiduría acumulada, ese período de la vida se convierte en la edad dorada donde todo lo aprendido toma un significado.

 

Fuente: Radio Rebelde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s