Monstruoso crimen en Barbados

Por Marcos Alfonso

 

Hace 30 años estuve en Barbados al regreso de Angola. Cuál no sería mi sorpresa cuando solo pude conocer el país desde el aire, pues, por razones de seguridad, no podíamos siquiera ingresar al edificio de la terminal aérea.

 

crimen de barbadosResultó inolvidable experiencia para quienes realizamos aquel vuelo, pero todos, sin excepción, comprendíamos las razones: hacía apenas dos años antes, desde ese propio aeropuerto, se cometía el atroz asesinato de 73 personas.

 

El 6 de octubre de 1976, frente a las costas barbadenses, estallaba en pleno vuelo una aeronave de Cubana de Aviación con su preciosa carga humana a bordo, entre ella el equipo juvenil de esgrima de la Isla, que regresaba victorioso a la Patria, luego de brillante actuación en Caracas.

 

Cuatro individuos de la peor calaña concibieron y ejecutaron tan monstruoso crimen sobre pasajeros civiles, bajo el conocimiento y la protección de la CIA norteamericana.

 

Sobre las negras conciencias de Orlando Bosch y Luis Posada Carriles, así como de los venezolanos Freddy Lugo y Hernán Ricardo, recae tamaño asesinato.

 

En conversación sostenida en plena prisión por la periodista venezolana Alicia Herrera, autora del libro: Pusimos la bomba… ¿y qué?, con Freddy Lugo, este le contaba que Hernán Ricardo se había pasado de bocón.

—Sí… ¿y qué dijo ahora?, preguntó Alicia.

—No, no es nada nuevo —ripostó Freddy—, pero hacía tiempo que no lo decía. Tú no te puedes imaginar cómo nos ha perjudicado ese desgraciado… yo no sé qué se puede hacer para mandar a callar a ese desgraciado. Figúrate que el muy sinvergüenza ha gritado en el patio de ejercicios que sí, que fuimos nosotros los que tumbamos el avión. Bueno, Bosch y yo lo que hicimos fue mirar para el otro lado cuando el loco Hernán gritó delante de unos soldados y un oficial: «Nosotros pusimos la bomba, ¿y qué?»

 

Sin embargo, semejantes cuatro criminales durante el tiempo en que permanecieron tras las rejas reían, bromeaban, recibían amistades de todo tipo y toda laya, organizaban cenas y esperaban pacientes, como aconteció, que los pusieran en libertad, sin dejarse de jactar de sus felonías.

 

Tal desfachatez da la medida de que, aun en prisión, se trata de asesinos abominables, incapaces de valorar el significado de la vida humana, sobre todo, de esos jóvenes deportistas quienes estaban en la flor de su existencia.

 

Lo más indignante, sin embargo, es saber cómo Orlando Bosch y Luis Posada Carriles se pasean hoy con total impunidad por las calles de Miami, Estados Unidos, a 32 años de aquel abominable crimen.

 

No solo eso, sino que prosiguen con sus actividades abiertamente contrarrevolucionarias y terroristas, sin el menor pudor ni reparo, y con la complicidad de las autoridades miamenses.

 

El crimen de Barbados ha pasado a la historia como uno de los hechos de terrorismo más repugnantes de la historia contemporánea.

 

El texto de 216 páginas de Alicia Herrera, resulta insoslayable. Lástima que a pesar de su contundente denuncia como testigo de las salvajes y repulsivas declaraciones, en la cual puso al desnudo a los despiadados terroristas y a su principal cómplice, la Agencia Central de Inteligencia (CIA), de Estados Unidos, haya allí oídos y lectores sordos e invidentes. (AIN)

Una respuesta a “Monstruoso crimen en Barbados

  1. Estos crímenes no pueden caer en el olvido, en memoria de las víctimas.
    El crimen no se puede justificar nunca, y aún menos cuando estos asesinos y sus cómplices desprecian el dolor y la vida humana. Esos individuos pierden su categoría de personas,y sólo merecen el desprecio.
    Gracias por recordarlo querida amiga caribeña

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s