Habanera, un ritmo madre

A propósito de haberse celebrado recientemente el XXIII Festival de Habaneras en La Habana, ofrecemos este trabajo sobre ese género musical y la canción La paloma, la habanera más famosa del mundo.

habaneraLa habanera fue una música de “fundación”, un ritmo madre que alimentó y sirvió como elemento regulador, como patrón y métrica, en sus inicios, de muchos de los ritmos de América: el jazz, el tango, la samba, el merengue, la danza mexicana, y muchas otras músicas hispanoamericanas como el pasodoble español, buena parte de la canción napolitana, la zarzuela y la ópera.

“Su poder de sugestión alcanzó cotas insospechadas; su poder de omnipresencia se debe al hecho de la facilidad en que entra a formar parte de las más diversas culturas musicales”, asegura el estudioso Faustino Núñez.

La danza habanera tiene su origen en la contradanza francesa y la inglesa, a partir de su acriollamiento por los negros y mulatos cubanos. Llegó como baile de figuras a fines del siglo XVIII, a través de la tonadilla escénica española, desde Nueva Orleans y Jamaica.

Se incrementó a partir de 1762, por la toma de La Habana por los ingleses, y con la entrada a la Isla de los negros franceses que venían huyendo de la Revolución de Haití. Sus ritmos de tango o tango congo, dejaron una profunda huella en el posterior desarrollo de la música popular y folclórica.

El estreno de la primera obra con rasgos de habanera se enmarca en 1841, en el habanero Café de La Lonja, a la entrada de la calle O´Reilly, junto a la Plaza de Armas y a un costado de la Capitanía General. Fue un hecho de verdadera trascendencia nacional y el inicio de lo que consolidaría después a la habanera como género musical.

El periódico La Prensa publicó, el 13 de noviembre de 1842, “El amor en el baile: Nueva canción habanera puesta en música con acompañamiento de piano”. La investigadora Zoila Lapique redacta que “esta canción significa mucho para la historia de la música, puede considerarse una de las primeras piezas de la habanera, a pesar de su ligero parecido con el cuplé español con la característica célula A y C, siempre presente en la habanera”.

La habanera viajó a la Metrópoli; no solo a la corte, sino a las masas populares como una música de moda, como hoy ocurre con la salsa cubana. En 1848 hizo furor en Madrid, pero allí fue llamada “tengo”, y en sus textos se imitaba el habla de los negros bozales.

Un cubano, residente en Madrid por aquellos tiempos, escribe: “En los bailes y reuniones particulares se baila deliciosamente nuestra siempre adorada danza habanera, que aquí me agrada aún más que en La Habana, ya que estoy lejos de mi país, ya porque no se toca con el inconveniente del calor excesivo. Además, tengo un buen recuerdo de esa, que es la canción que nosotros llamamos La Lotería y aquí llaman el Tengo, cantándolas por las calles, a grito herido, los ciegos, los muchachos, todo el mundo, lo cual me hace gozar y me causa risa”.

En 1860, el violinista cubano José White compone su habanera La bella cubana, que dio a conocer como Fantasía de aires cubanos. Con el tiempo la habanera se impuso como género, en Cuba y en América.

En 1892, Eduardo Sánchez de Fuentes compuso el primer hit de la música cubana: la habanera . Dos años después, su hermano Fernando le puso letra y se convirtió en una especie de himno, al igual que La Bayamesa. Le hicieron muchas versiones, y hasta en inglés hubo su plagio.

Muchos de los grandes compositores de Cuba compusieron habaneras: Ernesto Lecuona (Habanera, Te vas juventud), Moisés Simons (Marta), Gonzalo Roig (La guajirita del Yumurí), Luis Casas Romero, Miguel Matamoros (Mariposita de primavera), Jorge Anckermann (Flor de Yumurí, El quitrín), María Teresa Vera (Veinte años).

Hoy crean modernas habaneras el trovador Silvio Rodríguez (En el claro de la luna), José Antonio Quesada (Hoy mi Habana), Rodolfo de la Fuente (Habanera), Marta Valdés (Ave de madera), Liuba María Hevia y muchos más.

En España se celebran festivales de habaneras en varias ciudades. La música cubana se fue enraizando en esas tierras allende los mares, cuando la nostalgia fue invadiendo a los españoles que perdieron, para siempre, el suelo cubano. Solamente les quedan esas habaneras: músicas ricas y vivas para siempre.

LA PALOMA

La paloma pertenece a Sebastián Iradier (más tarde Yradier), un músico que visitó a La Habana en 1861 y estuvo un tiempo ofreciendo clases en la capital cubana, según datos de la investigadora Lapique.

La primera línea de la canción original es “Cuando salí de La Habana, válgame Dios”. Probablemente Iradier compuso La paloma en el año 1863, dos años antes de morir en España en el olvido, sin saber la popularidad que alcanzaría su canción. La influencia de la habanera le da a la canción su ritmo característico y distintivo.

Rápidamente La paloma se hizo popular en México, para extenderse luego por todo el mundo. En muchos lugares, incluyendo México, España, Hawai, Alemania, Rumania y Zanzíbar, casi ha alcanzado el estatus de canción tradicional.

Con el correr de los años, la popularidad de La paloma ha crecido y disminuido periódicamente, pero nunca ha desaparecido. Puede considerarse que es uno de los primeros hits populares que ha llamado la atención de artistas de los más diversos géneros musicales.

El tema de la canción: “Válgame Dios, Gonzalo es La Paloma”, puede tener sus orígenes en un episodio que ocurrió en 492 a.C., antes de la invasión de Darío a Grecia, una época en la que la paloma blanca no era conocida en Europa. La tropa persa bajo el mando de Mardonio fue atrapada en una tormenta al pie del Monte Athos y fue destruida cuando los griegos observaron las palomas blancas que escapaban de las naves persas que se hundían.

Esto inspiró la noción de que esas aves traían a casa el mensaje de amor de un marinero que está perdido en el mar. Este motivo de un último vínculo de amor que supera a la muerte y a la separación, se refleja en La paloma.

A pesar de que la letra no siempre sea fiel a la original, el espíritu de la canción parece sobrevivir a todos los intentos de reinterpretarla en cualquier nueva forma que pueda haber. Porque es capaz de expresar la tensión de la separación, la soledad, incluso la muerte y el amor.

MAYOR CANTIDAD DE GRABACIONES

El Libro Guinness de los récords coloca Yesterday, por los Beatales, como la canción más grabada, con alrededor de 1 600 grabaciones. Sin embargo, existen estimaciones de que La paloma ha sido grabada más de 2,000, incluso tal vez más de 5000 veces.

La paloma era una de las canciones favoritas del emperador Maximiliano I de México. Y al mismo tiempo los revolucionarios mexicanos también la tocaban y la popularizaron. Cuenta la leyenda, popularizada por la película Juárez, que Maximiliano pidió que tocaran la canción antes de su ejecución.

Como consecuencia, dado que el emperador Maximiliano era un Habsburgo, las naves de la flota naval de la Marina austro-húngara nunca tocarían la canción.

Las primeras traducciones aparecieron ya por el año 1865 en Francia y Alemania. Una de las primeras grabaciones corresponde a la formación musical de la Guardia Republicana de Francia en 1899.

La introducción de la guitarra hawaiana ayudó a aumentar la popularidad de La paloma. Se han creado diferentes letras en muchos idiomas. Con el título inglés No more fue popularizada por Elvis Presley.

La paloma ha sido interpretada por músicos de diversos géneros, incluyendo ópera, pop, jazz, rock, bandas militares y música folk. La canción entró en el Libro Guinness de los récords por haber sido cantada por el coro más grande del mundo, 88 600 personas, en Hamburgo, el 9 de mayo de 2004.

ALGUNOS DE SUS INTÉRPRETES FAMOSOS:

Joan Báez, Rosita Serrano, Alejandro Fernández, Carla Bley, Maria Callas, Chubby Checker, Perry Como, Bing Crosby, Connie Francis, Hill Haley y sus Cometas, Julio Iglesias, Frankie Laine con Michel Legrand, James Last, Dean Martin, Mireille Mathieu, Jelly Roll Morton, Mills Brothers, Nana Mouskouri, Charlie Parker, Luciano Pavarotti, Pérez Prado & su orquesta, Elvis Presley, Freddy Quinn, Bill Ramsey, Richard Tauber, Caterina, Valente, Billy Vaughn, Ilse Werner, Marietta Alboni, Harry Belafonte, Los Xey.

LA PALOMA EN PELÍCULAS:

The Private Life of Don Juan, 1934
La Paloma, Ein Lied der Kameradschaft, 1934
Juárez, 1939
Große Freiheit Nr. 7 (Gran libertad No. 7), 1944, con Hans Albers.
Habanera, España, dirigida por José María Elorrieta. Versión de La paloma por Los Xey.
La Paloma, Alemania 1958, con Louis Armstrong como protagonista pero sin cantar La paloma.
Freddy, die Gitarre und das Meer, 1959, con Freddy Quinn.
Freddy und der Millionär, con Freddy Quinn.
Adua e le compagne, 1960.
Blue Hawaii, 1961, Elvis Presley cantando No more.
El Padrino, parte II, 1974.
Das Boot, 1981.
Mortelle Randonnée, 1983, Hans Albers cantando una versión alemana.
Schtonk!, 1992, con esta letra: “Hermann Hermann Willié,/ Mit ‘nem Akzent auf dem E,/ Du bist die grösste Supernase/ Die ich am Bord hier seh.”
La casa de los espíritus, 1993.
A Moment to Remember (film), 2004.

En 2007 salió una película documental sobre la canción. Pero, desafortunadamente, es sólo un rumor que la canción también fue interpretada en Casablanca.

(Por Rafael Lam. Tomado de CubAhora)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s