Dayron Robles en Vanguardia

                                                                    Por Osvaldo Rojas Garay 

Reitero lo que escribí una vez cuando entrevisté a Félix Savón: «No todos los días tenemos la dicha de encontrar en nuestro camino a un monarca olímpico.»

Vanguardia se dio el lujazo de recibir el pasado miércoles en su redacción a un supercampeón: el vallista Dayron Robles Planas, quien vivió en el 2008 una temporada de ensueño con su título olímpico, la primacía del orbe y siete cronos por debajo de 13 segundos, que le valieron para ser reconocido con la distinción de actuación masculina destacada del año en la Gala Mundial del Atletismo celebrada en Mónaco.

Dayron, su entrenador Santiago Antúnez y el equipo nacional de vallas —quienes realizan aquí una base de entrenamiento con miras al Mundial de Alemania el próximo año—, departieron durante casi dos horas con varios de nuestros colegas. Un ameno diálogo que comenzó en el recorrido por la sede del periódico y terminó en el Salón ECO con una conferencia de prensa.

Dayron Robles y Yuniesky Quesada

«Es la segunda ocasión que visito un periódico. Antes estuve en el Venceremos, de Guantánamo», señaló el hombre que más rápido se ha desplazado sobre los 110 metros con vallas en el planeta (12.87).

«Nos sentimos muy contentos en Villa Clara. Hemos sido bien atendidos aquí. Damos las gracias al Partido, el Gobierno y el INDER de la provincia por todas las atenciones recibidas.»

felicitación de Dayron al pueblo de Villa Clara

Dayron satisfizo la curiosidad de los presentes al ofrecer pormenores de su estancia olímpica en  Beijing y el frustrado enfrentamiento con el local Liu Xiang.

«Traté de vivir los Juegos Olímpicos porque es un momento inolvidable, una experiencia única.

«Cuando llegamos a Beijing todo el mundo comentaba sobre Xiang, pero no se sabía nada. No se le veía.

«Me puse en su lugar. Lo que le ocurrió es algo bastante difícil porque uno se prepara muy fuerte. Hacemos sacrificios muy grandes para ese momento, además él estaba en su casa. Realmente, no fue algo como para ponerme contento. Me hubiera gustado que hubiera podido competir allí.

«Hace un mes, en Mónaco, estuvimos hablando unas dos horas. Nos sentamos juntos en el momento de la premiación, porque él fue la mejor actuación del 2006, al igual que yo en esta temporada. Nos dieron el premio juntos.

No solo por todas las cosas que deportivamente logró, Dayron recordará el 2008. Según explicó tuvo otras vivencias inéditas hasta entonces para él.

Mientras cerraba su exitosa campaña competitiva en Europa, el país fue azotado por los huracanes Gustav y Ike.

«Vi por televisión lo que estaba ocurriendo y le dije a mi entrenador: quiero estar allí y ver eso. Visité algunas de las zonas afectadas por los huracanes y quedé muy impresionado con los destrozos que causaron», comentó.

Alguien le preguntó acerca de sus equipos favoritos en el béisbol. El campeón respondió: «Soy fanático a Las Tunas y Sancti Spíritus, pero cuando vienen los play off si Santiago de Cuba está involucrado, hay que irle al “monstruo”.

Robles tuvo palabras elogiosas para su entrenador, el ranchuelero Santiago Antúnez: «Es como un padre, un hermano, un amigo. Nos da consejos que a veces la familia no nos puede dar.

Entretanto, Antúnez recalcó lo beneficioso que resulta para el deportista la parte humana. «Es importante —señaló— que el atleta cambie de ambiente. Todo no puede ser pesas y pista. Por eso, días antes de la Olimpiada decidimos realizar una breve estancia en nuestro país.»

Sobre si existió alguna preocupación por la forma deportiva en que llegaría Dayron a la cita estival después de bajar cuatro veces de los 13 segundos entre junio y julio, Antúnez y el doctor Ricardo Pérez explicaron que sus carreras estaban debidamente planificadas.

«Cuando esto es así no hay por qué temer, coincidieron ambos, y después pusieron el ejemplo de Anay Tejeda, que por cumplir con un compromiso en contra de la voluntad de ellos, se lesionó.

¿Hasta dónde podrá llegar Dayron», se preguntaron algunos. Entre las tantas cosas que se plantearon, resultó muy interesante lo que el propio campeón le comentó a la colega Rayma Hernández en un aparte: «El doctor me dijo: Vas a ser campeón olímpico. Vas a romper el récord mundial y nunca vas a conocer tus límites.»

El 2009 puede ser otro año importante en la meteórica carrera del joven obstaculista. Dos retos le esperan: batir el récord mundial en los 60 metros con vallas bajo techo (7,30) y conquistar la presea dorada en la justa del orbe fijada para Alemania, único título internacional relevante que le ha sido esquivo a los cubanos en esta especialidad. (Tomado del periódico Vanguardia)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s