Fiesta innombrable por Lezama

Por Madeleine Sautié Rodríguez

Lezama Lima, escritor cubanoLa moneda conmemorativa Centenario de Lezama Lima fue entregada por primera vez ayer, de la mano de Abel Prieto Jiménez, miembro del Buró Político del Partido y ministro de Cultura, a los cubanos Fina García Marruz, Margarita Junco Fazzolari, Roberto Fernández Retamar, César López, Pablo Armando Fernández, Reynaldo González, Fernando López (Chinolope) y Alicia Alonso; al peruano Julio Ortega y al francés Alain Sicard, por la labor relevante de estos intelectuales en sus estudios e investigaciones alrededor de la obra de este insigne y universal poeta nuestro.

«Esta primera secularidad es un monumento a la justicia que la Isla de la noche insular y los jardines invisibles le hace a su poeta», expresó con acierto el poeta y Premio Nacional de Literatura, César López.

El feliz acontecimiento tuvo lugar en el marco del Coloquio Internacional por el Centenario de José Lezama Lima, que en el Instituto de Literatura y Lingüística, con sede en la capital, comenzó a sesionar el pasado lunes cuando fue develada por Antonia Soler Mirabent —entonces ayudante del escritor— una tarja de «salomónica sobriedad» cuya inscripción reza «En esta Oficina trabajó Lezama Lima entre 1962 y 1969».

Allí, en el sitio donde palabras, libros y poesía acompañaron a quien fuera, junto con José Antonio Portuondo y Ángel Augier, uno de los fundadores de esa prestigiosa institución que arriba a su 45 cumpleaños y que eterniza ahora, con la memorable placa, la presencia ineludible del mentor de Orígenes, también fue inaugurada, en el primer día de trabajo del evento, una exposición de libros, fotografías y documentos de Lezama —y sobre él— atesorados por el Instituto.

También, como uno de los momentos más encumbrados del agasajo literario que promete hasta mañana jueves muchos dividendos, debe destacarse la magistral conferencia impartida por el profesor y ensayista peruano Julio Ortega, uno de los condecorados, quien a la pregunta de si puede ajustarse la celebración a la metáfora lezamiana «fiesta innombrable», respondió a Granma: «Estamos aprendiendo a leer a Lezama, la etapa reflexiva de su obra, en cuya futuridad podemos reconocernos. Creo que sí, la fiesta sigue».

(Fuente: http://www.granma.co.cu)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s