Hexaedro rosa

Rubén Martínez Villena es un escritor cubano nacido el 20 de diciembre de 1899 en Alquízar, La Habana.

Comenzó a escribir sus primeros versos a los 11 años, y ya a los 21 años era un poeta conocido.

A partir del año 1923 comenzó su formación como revolucionario, y fue uno de los participantes en la Protesta de los Trece como parte de un grupo de intelectuales con ideas progresistas que protestaban contra la corrupción del gobierno de turno. Tuvo una intensa actividad política en contra del gobierno de Gerardo Machado.

Murió el 16 de enero de 1934 a causa de la tuberculosis.

Su obra poética tiene un lugar destacado en la literatura cubana de las primeras décadas del siglo XX.

En esta ocasión comparto con los lectores una de sus obras:

HEXAEDRO ROSA

I
¡Te amo¡… A tu lado, o en tu ausencia; en la realidad o en el sueño; en la intimidad del rincón amable o ante el formidable arrullo del mar; en la noche lunada o negra y punteada de estrellas interrogadoras; en el momento maravilloso y tierno del amanecer; en el estupor meridiano del día o en el pensativo crepúsculo de oro… En todos los sitios y a todas las horas te he dicho ya las palabras que creí no iba a pronunciar jamás.

II
Tu amor irrumpió en mi vida como se cuela una ráfaga por una ventana abierta. Todos mis papeles se alborotaron y en un vuelo de espanto se deslizaron bajo los muebles y hacia los rincones. ¿Qué has hecho, revoltosa?… ¿Cómo penetras sin permiso?… No quieras irte. He cerrado cuidadosamente la ventana y no te dejaré hasta que arregles lo que desordenó tu travesura. ¡A ver si recoges aquel recuerdo mío y me traes esas cuartillas de la historia triste y el cuento ese que aún no he terminado, y aquella esperanza que germinaba bajo mi frente cargada hace un instante por estos pensamientos que han quedado aquí a mis pies, truncos y revueltos¡ ¡Qué maremágnum has ocasionado con tu entrada¡ ¡Anda, obedece¡… Y mientras te digo todo esto tú estás ahí, de pie, en el medio de mi alma, con mi más vieja tristeza bajo el tacón de tu zapato, diciendo a mi severidad con una sonrisa divina: —Indudablemente, nada hay más descortés que un rayo de sol…. Y lo peor del caso —¡atrevida¡— es que pareces muy satisfecha de que haya cerrado mi ventana.
III
Tú dices que eres triste. Yo sé que comprendes mis tristezas. Pero a pesar de ti misma, tú eres alegre, alegre como la luz, como la flor, como el trino. Lo raro es que tu alegría es producida por mi amor. Proviene tu alegría del amor del hombre taciturno, obsedido por el Misterio y por el Arte, envenenado por la filosofía y por el Mundo. Como yo conozco ese milagro, temo que se produzca en mí. Temo el contagio de tu celeste y poderoso júbilo. ¡Oh, amada! No me arrebate tu alegría lo que me enorgullece y me define. ¡No vuelva el tiempo ingenuo de la poesía meliflua y desastrosa! En mi gravedad de crepúsculo tendré, para ti sola, luces y flores y trinos. Déjame la palabra amarga. La tristeza y la cólera son mías. Pero mi ternura sabrá mecer tu jovialidad de niña en un columpio de arrullos.

IV
Será un día cualquiera… Habrá rostros graves y rostros sonrientes. Todo ocurrirá como en un sueño y tú no sabrás qué pasa… (Tu alma será una dulce angustia y una expectación de aurora.) —¿Por qué me visten así? ¿Por qué me coronan de flores? ¿Por qué lloran y ríen?— me preguntaras. Y yo permaneceré silencioso, para no romper con mi voz el sonambulismo del momento. Pero cuando las amigas te hayan estrujado, cuando te hayan quitado los polvos a besos, cuando tu también derrames una lágrima límpida, entonces, rodearé tu cintura con mi brazo y te diré en una palabra: —Vamos…

V
Puedes venir desnuda a mi fiesta de amor. Yo te vestiré de caricias. Música la de mis palabras; perfume el de mis versos; corona, mis lágrimas sobre tu cabellera.¿Qué mejor cinturón para tu talle, qué cinturón más tierno, más fuerte y más justo que el que te darán mis brazos?… Para tu seno ¿qué mejor ceñidor que mis manos amorosas? ¿Qué mejor pulsera para tus muñecas que la que formen mis dedos al tomarlas para llevar tus manos a mi boca? Una solo mordedura, cálida y suave, a un lado de tu pecho, será un broche único para sujetar a tu cuerpo la clámide ceñida y maravillosa de mis dedos. Puedes venir desnuda a mi fiesta de amor: Yo te vestiré de caricias.

VI
Entonces… Cuando en tu cuerpo, rendido, no vibre ya el temblor elástico de los miembros; cuando tus labios no tengan fuerzas para besar; cuando tu brazo fatigado se extienda en reposo lánguido, y en un gesto débil y esquivo de negación agites la cabellera trémula… Entonces… Cuando tus ojos estén borrachos de adormideras sutiles, cuando los párpados te pesen y se caigan, quemados por la mirada ardiente de toda la noche… Entonces, a través de la fina malla de tus pestañas, verás todavía alargarse en mis pupilas ávidas un desperezamiento de panteras…

(Tomado de Cubaliteraria)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s