El Ballet Lizt Alfonso celebró 20 años de maestría danzaria en escena

Ballet Lizt Alfonso, en su 20 aniversario en escena, en el Karl Marx, en La Habana, Cuba, el 28 de octubre de 2011. AIN FOTO/ Tony Hernández Mena

Virtuosismo, sensualidad y entrega sintetizan la superproducción danzaria «20 años en escena», con la que el Ballet Lizt Alfonso arrancó este fin de semana ovaciones al repleto auditorio del habanero teatro Karl Marx.

Anoche fue la presentación final del espectáculo, después de dos días consecutivos en que se ocupó la totalidad de las 5 mil 500 butacas de la mayor instalación de su tipo en la Isla, como muestra de que en casa el grupo danzario conquistó el corazón de un amplio y diverso público.

La cubanía brota por los poros de las bailarinas, músicos y artistas invitados, que iniciaron su presentación con la Suite Lecuona, un estreno de la renovada versión coreográfica y musical, que recoge algunas de las mundialmente conocidas piezas del maestro cubano Ernesto Lecuona, como Malagueña y Gitanería.

A través de sus propuestas Tango del tiempo, Alas para existir, De Novo, Fuerza y compás, Vida, Hombre, Ayabba, Se armó la rumba, Ámame como soy y Pa Cuba me voy, la compañía mostró los vasos comunicantes entre la cultura autóctona y los ritmos llegados de ultramar, como los españoles y africanos.

La originalidad de la coreografía de la también directora de la compañía, Lizt Alfonso, con la participación en algunos números de talentos formados por la agrupación, como Liliet Rivera, Yadira Hernández y Diana Fernández, presenta una mezcla de flamenco, rumba y folclor africano, con un sello indiscutible de cubanía.

Una sincronización de movimientos que tiende a la perfección, unida a la evidente entrega y disfrute del espectáculo, arrancaron ovaciones a un conocedor público asistente al Karl Marx, particularmente a las primeras bailarinas Carmen Rosa López y Claudia Valdivia, y las solistas Ana López, Tamy González, Gisselle Molina, Ánika Baró y Bibiana Peláez.

Avances de otra superproducción, Amigas, estrenada en julio último en el teatro Thalía de Hamburgo, Alemania, y que exhibirán el próximo año en Cuba, trajo a escena las voces femeninas de Maureen Iznaga, Niurka Reyes y Sory, y a los bailarines invitados Vadim Larramendi, del Ballet de la Televisión Cubana, y Oddebí García, del Conjunto Folclórico Nacional.

La música en vivo del grupo de la compañía contó con las muy aplaudidas interpretaciones de Yamilé Pedro, también chelista, y José Carbonell, la excelencia del tecladista Efraín Chibás, y los percusionistas Dayron Echevarría y Mauricio Gutiérrez, entre otros.

Vestuarios y diseño de luces integraron la escenografía, sin el uso de otros recursos, para ofrecer a los asistentes un disfrute total en la celebración de las dos décadas de continuo ascenso artístico de esta agrupación esencialmente femenina.

La producción se apoyó en elementos multimediales como entrevistas televisivas, documentales y el videoclip “Vida”, de X Alfonso, utilizados como hilos conductores para complementar la información al público sobre el quehacer diario en estas dos décadas.

La actuación este fin de semana del Ballet Lizt Alfonso en las tablas cubanas fue el preámbulo de la siguiente cita, que será con el público neoyorquino el 3 y 4 de noviembre venideros, en el Fall for Dance Festival, el cual tendrá como sede el New York City Center.

(Fuente: CubaDebate. Con información de Prensa Latina)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s