¿Fantasmas en Edimburgo?

Levantar muros, como hace Estados Unidos en la frontera con México, o Israel en la zona de Jerusalén, no es invento de estos tiempos. Vean lo que ocurrió en Edimburgo, Escocia cuando se desató una epidemia en el medioevo.

¿Qué hacían con los pobres cuando había epidemia? Miren qué se les ocurrió en Edimburgo.

Buscando historias de espectros y espíritus encontramos esta historia que alude a una leyenda medieval que se desarrolla en Edimburgo, Escocia. La de Mary King’s Close. Quienes amen este tipo de viajes y excursiones, que apunten este lugar en su lista de tareas pendientes.

En su época esta callejuela y sus circundantes no tuvieron nada en especial, más allá de ser reflejo de la sobrepoblación de la que, por aquel entonces, era una de las urbes con más habitantes de Europa.

Tanta gente obligó a construcciones verticales que alcanzaban hasta los diez pisos en una ciudad que no estaba aún preparada para ello. La oscuridad y las ratas convertían las calles estrechas en algo de lo más insalubre, por lo que no es de extrañar que, cuando la peste bovina se cebó con Edimburgo en 1645, la zona fuera una de las más castigadas y pasara a considerarse el principal foco de la epidemia.
Y aquí viene la parte más terrible de la historia. Para controlar la expansión de la enfermedad, las autoridades decidieron levantar muros alrededor de Mary King’s Close y sus alrededos; dejaron allí encerrados a sus habitantes, sin distinción de sanos o moribundos, y los condenaron a una muerte segura.

Esta atrocidad no tiene nada que envidiar a las muchas que se han cometido a lo largo de la historia, sobre todo en tiempos del medievo, pero presenta una diferencia crucial en relación con las demás.

Y es que Mary King’s Close sigue intacta, tal como quedó tras ser el escenario de muertes horripilantes. Resulta que, pasados unos meses desde la epidemia, el ayuntamiento de la ciudad ordenó destruir los muros y recoger los cadáveres putrefactos de las calles. Se repobló la zona, y algunos de los que allí vivieron fueron testigos, o así lo aseguraban, de apariciones fantasmagóricas.

Después de un siglo de la barbarie, en 1750, se demolieron los enormes edificios de la zona y se construyeron sobre sus ruinas diversos edificios municipales.

El pasado quedó así enterrado para siempre, a modo de laberinto subterráneo escondido en el subsuelo, y dejó decenas de almas encerradas de por vida. Y aún hoy, en pleno siglo XXI, Mary King’s Close sigue vivo bajo las calles de Edimburgo.

Más información: http://www.realmarykingsclose.com/
(Fuente: El Nuevo Día, Montevideo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s