América Latina, “la menos escéptica sobre el cambio climático”

Por Alejandra Martins

Los fenómenos extremos cada vez más frecuentes podrían explicar por qué en América Latina muy pocos cuestionan el cambio climático.

¿Son las dudas sobre el cambio climático un fenómeno fundamentalmente anglosajón?

Un estudio realizado por el Instituto Reuters de la Universidad de Oxford, basado en el análisis de 3 000 artículos de periódicos en seis países, encontró que el 80 % de las voces escépticas en las notas evaluadas se hallaban en medios de los Estados Unidos y el Reino Unido.

“Si bien los diarios brasileños cubrieron mucho el cambio climático, dieron menos espacio a voces escépticas que la prensa de todos los otros países estudiados”, dijo a BBC Mundo James Painter, autor principal del estudio titulado “Polos aparte, la cobertura internacional del escepticismo climático”.

“En el caso de los periódicos Estado de Sao Paulo y Folha de Sao Paulo, el porcentaje de artículos con voces escépticas era de entre 1 y 3 %, mientras que para el New York Times y el Wall Street Journal la cifra alcanzó entre un 13 y un 40 %”.

Escepticismo en EE.UU.

Además de la prensa de los Estados Unidos y el Reino Unido, los investigadores incluyeron publicaciones de Brasil, China, Francia e India en dos períodos: 2007, fecha de publicación de un informe crucial del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPPC), y los años 2009/2010.

El mayor número de opiniones críticas en medios anglosajones podría explicarse según el estudio por diferentes factores, como la presencia de políticos escépticos, la existencia de grupos de cabildeo bien organizados que impulsan la cobertura crítica y medios de comunicación partidarios que reflejan ese mensaje.

“Las voces escépticas tienen mucha cobertura en los Estados Unidos, por ejemplo, en el canal de cable Fox News y las páginas de opinión del Wall Street Journal. El éxito de Fox News es uno de los factores detrás del aumento de popularidad del Tea Party, cuyos miembros suelen cuestionar que el calentamiento global debido a la acción humana sea una realidad”, señaló Painter.

“La mayoria de los candidatos republicanos a la nominación presidencial 2012 también son escépticos del cambio climático, en parte debido a la influencia del Tea Party”.

Preocupación en Latinoamérica

La ausencia de voces escépticas en la prensa de Brasil podría ser uno de los factores que explique por qué los brasileños dicen estar más preocupados por el cambio climático que los estadounidenses.

La inquietud parece ser compartida por otros países de América Latina. Una encuesta de Gallup en 100 países indicó este año a México, Colombia, Venezuela y Ecuador entre los países más preocupados por el calentamiento global.

Y un sondeo reciente conducido por Nielsen entre 25 000 internautas en 51 países concluyó que en América Latina la preocupación por el cambio climático fue expresada por el 90% de los consultados, mientras que el promedio a nivel global fue de 69 %.

El mayor nivel de inquietud en la región puede deberse, según Nielsen, a que América Latina ha experimentado el impacto de fenómenos climáticos devastadores en los últimos años, atribuidos localmente al cambio climático. Muchos encuestados expresaron además preocupación por patrones climáticos inusuales, como lluvias más intensas, huracanes e inundaciones en algunas zonas, y graves sequías en otras.

¿Pero hasta dónde puede decirse que la respuesta a un sondeo sea índice de una preocupación real por el cambio climático entre los latinoamericanos? Una cosa es expresar inquietud por el calentamiento global y otra muy diferente procurar información, buscar entender las implicaciones locales o ejercer presión sobre la clase política.

“No existe un vínculo simple entre la aparente inquietud en América Latina por el cambio climático y la presión sobre los gobiernos para que tomen medidas al respecto. Puede ser que los latinoamericanos expresen sus inquietudes en general con más facilidad en comparación con otras naciones”, señaló Painter.

Para el autor del estudio, uno de los motivos de la falta de escepticismo en la sociedad latinoamericana es que pocos políticos o expertos cuestionan el cambio climático.

Por el contrario, varios científicos que comparten el consenso en este tema tienen un alto perfil en los medios, como Mario Molina en México, Premio Nobel de Química, que tuvo un papel central en la apertura de la cumbre de Cancún en 2010.

En Brasil, Carlos Nobre, uno de los principales expertos en ciencia climática en el país, es actualmente secretario nacional del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Las muchas caras del escepticismo

Uno de los principales aportes del estudio del Instituto Reuters es intentar aclarar la confusión en torno a las distintas formas que puede asumir el escepticismo sobre el cambio climático.

Aunque se suele usar indistintamente el término “escéptico”, puede referirse a cuatro grupos diferentes:

— aquellos que cuestionan que el planeta se esté calentando

— los que no aceptan que el calentamiento global se deba en parte a la acción humana

— quienes dudan sobre la velocidad y amplitud de los impactos del cambio climático

— y por último, quienes no creen que sea necesario actuar en forma urgente o invertir recursos gubernamentales a gran escala para combatirlo.

La distinción es fundamental para una cobertura precisa del debate en torno al cambio climático, ya que muchas veces lo que se cuestiona no es la veracidad de la ciencia, sino la urgencia o clase de medidas a tomar.

 

Para Chris Rapley, profesor de Ciencia Climática de University College en Londres, el debate sobre las acciones de respuesta al cambio climático no debe girar en torno a si el conocimiento del calentamiento global es 100 % cierto, ya que la ciencia siempre maneja grados de incertidumbre. Un mejor planteo, para Rapley, es cuantificar el riesgo de no actuar.

Los autores del estudio del Instituto Reuters reconocen las limitaciones de su investigación, que solo incluye prensa escrita y se centra en seis países.

El trabajo, que será presentado en la cumbre de cambio climático que comienza el 28 de noviembre en Durban, Sudáfrica, será ampliado en el futuro a otras naciones.

Pero el estudio muestra la diferencia abismal en la forma en que los medios reflejan posiciones críticas del calentamiento global y realiza una recomendación clave para la cobertura del cambio climático en el futuro: no puede hablarse de escepticismo sin aclarar, con exactitud, qué es lo que se está cuestionando.

 (Fuente: BBC Mundo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s