Al cine el amor platónico argentino de Tagore

Por Saibal Chatterjee

Tagore intercambió una serie de cartas con Victoria Ocampo.

La próxima película del director argentino Pablo César será sobre el emblemático poeta indio Rabindranath Tagore y su “íntima pero platónica” relación con la escritora feminista, directora de revista y activista cultural argentina Victoria Ocampo.

El núcleo del argumento de “Pensando en él” gira en torno a la estadía de Tagore en Argentina en 1924 durante la cual forjó un profundo vínculo con Ocampo.

“La cinta abarcará en parte el momento actual y en parte los años 20”, explica César.

“La idea es enfatizar la relevancia constante de Tagore”.

“Empecé la preproducción en 2008 siguiendo las sugerencias del embajador de India en Argentina. Pero no puede acabarlo para el 150º aniversario del nacimiento de Tagore, ya que la investigación y el proceso de financiación tomó más de lo esperado”, explica César.

Gran influencia

César espera tener “Pensando en él” lista para ser distribuida globalmente en 2012. “La repercusión de la poesía de Tagore y su visión global está todavía fresca y con absoluta relevancia. Entonces realmente no importa que la película no llegue a los cines para el 150º aniversario de su nacimiento”, cuenta el director.

Ocampo idolatró a Tagore desde que en 1914 leyó la traducción al francés hecha por André Gide de Gitanjali, un año después de que el poeta indio ganase el Premio Nobel de Literatura.

El ilustre poeta tuvo una gran influencia sobre la escritora argentina, que en ese entonces promediaba los 30 y que vivió hasta los 88.

Por su parte, Tagore, que tenía 63 años en 1924, no solo dedicó su libro de poemas Purabi en 1925 a su musa argentina, sino que también siguió su sugerencia de incursionar en la pintura.

En 1930 Ocampo organizó la primera exhibición del poeta en París, donde se encontraron en persona por segunda y última vez.

Sin embargo, Tagore intercambió una serie de cartas con Ocampo hasta su muerte en 1941.

Ella estaba legalmente separada de su marido, pero no divorciada, ya que eso no era posible en la Argentina católica de aquel entonces. Estaba comenzando una relación con su primo. Jamás volvió a casarse.

La estadía de Tagore en Argentina no estaba programada. Él estaba en viaje de Europa a Perú cuando se vio obligado a desembarcar en Buenos Aires por encontrarse enfermo.

Tardó dos meses en recuperarse en una casona con vista al Río de la Plata en el municipio de San Isidro, en el conurbano de la capital argentina.

Ocampo, a quien Tagore se dirigía en sus cartas como Bijoya, cuidó al poeta con la dedicación de una admiradora devota.

Tagore se recuperó y escribió unos 30 poemas mientras estuvo en San Isidro.

Uno de ellos —Atithi (El huésped)— comienza así: “Los días que he pasado en el extranjero, tú me llenaste al máximo, mujer, con el néctar de tu dulzura”.

“Pensando en él” será una película hablada en inglés, bengalí y español que se rodará en Santiniketan, Bolpur, Buenos Aires y París.

La relación de César con India se retrotrae a 1996, cuando dirigió Unicornio, el jardín de las frutas, la primera coproducción indoargentina, en Rajasthan.

“Rodé en Jaisalmer y Jodhpur y en sus alrededores”, recuerda. “Para la banda sonora utilizamos poemas de Kabir y Omar Khayya, así como canciones tradicionales qawwalis y sufi”.

“Prisionero”

César regresó a la India en noviembre de 2007 como miembro del jurado del Festival Internacional de Cine de India en Panjim, Goa. También participó al año siguiente con una cinta.

Fue Rengaraj Viswanathan, un diplomático de carrera y experto en asuntos latinoamericanos destinado a Argentina como embajador para ese país, Uruguay y Paraguay, quien sugirió a César que debería meterse en la historia de Tagore y Ocampo para hacer un film.

César espera que la leyenda de Bollywood Amitabh Bachchan interprete a Tagore. La historia, según revela César, comenzará en un reformatorio juvenil en Buenos Aires, centrándose en un profesor de geografía de algo más de 30 años, Silvestre, que trabaja en la escuela del centro.

Desencantado con su vida, Silvestre se topa con un viejo libro abandonado en un escritorio al final del aula. Es un libro de poemas y ensayos de Tagore.

Fascinado por las palabras del poeta, el profesor va en busca de otro tomo en una librería. Se llama “Tagore en las barrancas de San Isidro”. Es un relato de Ocampo sobre su relación con el poeta.

Silvestre se pasa la noche leyendo el libro y descubre “dos personajes que lucharon valientemente por la liberación del alma humana”. Como el film explica en detalle “le hace sentir un prisionero de su propia vida”.

A la mañana siguiente, Silvestre decide volar a la India llevando consigo los dos libros.

“Mi película echará luz sobre las ideas de Tagore acerca de la educación, la reconstrucción rural y la humanidad”, suelta César. “Estaba como mínimo un siglo adelantado a su tiempo”.

El historiador Ketaki Kushari Dyson, traductor de la poesía de Tagore y editor oficial de la correspondencia entre el bengalí y Ocampo, ha ayudado a César con la investigación.

(Fuente: BBC Mundo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s