Cultura cubana, a toda marcha en 2011

Por Maylín Vidal

Chucho Valdés y Omara Portuondo

La Habana, 28 dic. (PL).— La cultura mantuvo en 2011 un ritmo ascendente en la isla con la compañía permanente de los cubanos como protagonistas o receptores del hecho artístico y sus múltiples propuestas.

Dos importantes aniversarios obraron como eje: el 50 de la Unión de Escritores y Artistas (Uneac) y los 500 años de la fundación de la Villa Primada, la Baracoa de geografía privilegiada, que conserva con celo las huellas de aquel acontecimiento histórico, las tradiciones y leyendas nacidas de su mestizaje, desde tiempos inmemoriales.

Escritores, artistas plásticos, bailarines, músicos, cineastas y artesanos aportaron al quehacer cultural espectáculos, presentaciones, coloquios, homenajes y festivales que se sucedieron con la asistencia de un público masivo. De enero a diciembre florecieron propuestas para todos los gustos, a las que se sumaron personalidades de otras partes del mundo.

Casa de las Américas abrió el año con su Premio Literario, inaugurado por el vicepresidente boliviano Álvaro García Linera, quien resaltó cómo desde su fundación, la institución se ha convertido en un escenario para defender y difundir las ideas de lo más genuino del subcontinente.

El certamen, en el que fungieron como jurados figuras como la poeta estadounidense Margaret Randall, el colombiano Roberto Burgos Cantor y el argentino Martin Kohan, dedicó sus jornadas al centenario del natalicio del narrador peruano José María Arguedas (Los ríos profundos, Yawar fiesta).

A finales de enero viajó a esta capital un invitado sorpresa que apenas se dejó ver por la prensa, pero fue reconocido por sus admiradores, el exguitarrista de Led Zeppelin Jimmy Page, hospedado en un hotel de la vieja Habana, donde fue abordado por varios músicos.

Pocos días después, en febrero, el público disfrutó de la Feria Internacional del Libro dedicada a los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), y a los escritores Jaime Sarusky y Fernando Martínez Heredia.

Durante 25 días ininterrumpidos la fiesta literaria reunió a más de 200 personalidades de 41 países, entre ellas la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú; el narrador argentino Vicente Battista, el politólogo belga Eric Toussaint y el teólogo brasileño Frei Betto.

En febrero la música cubana brilló con uno de sus más destacados exponentes, el compositor y pianista cubano Jesús (Chucho) Valdés, ganador de su quinto Grammy estadounidense con Chucho´Step´s (Los pasos de Chucho), un disco grabado con su nueva agrupación Afrocuban Messengers.

Marzo y abril fueron los elegidos para rodar la cinta Siete días en La Habana, que atrajo a esta capital a un elenco de lujo integrado por igual número de realizadores, entre ellos al actor puertorriqueño Benicio del Toro en su debut como director, el español Julio Medem y el francés Laurent Cantet.

La película contó con la participación de otros destacados creadores, como el director serbio Emir Kusturica, quien intervino en el proyecto, desdoblado como intérprete en un pequeño personaje; el actor estadounidense John Hutcherson y el argentino-alemán Daniel Bhrul.

Durante varios días las calles habaneras fueron escenario de esta historia en la que cada quien, desde su mirada, intentó retratarlas desde una perspectiva contemporánea.

Con abril llegó el Premio Reina Sofía de Poesía, otorgado a la escritora Fina García Marruz, quien en octubre ocupó de nuevo titulares con el lauro internacional de poesía Federico García Lorca. En mayo reinó la música con la feria Cubadisco 2011, que rindió culto al son, y a la que asistió, entre otros, el cantante puertorriqueño Andy Montañez.

Durante los meses veraniegos, los cubanos estuvieron de plácemes con el festival Circuba 2011. Entre los invitados extranjeros destacó el actor brasileño Marcos Frota.

La agrupación que reúne a los intelectuales y artistas celebró doblemente su fiesta al homenajear el medio siglo de Palabra a los intelectuales, el histórico discurso del entonces primer ministro cubano, Fidel Castro, un mes y medio después del congreso que dio nacimiento a esa organización

El cumpleaños de la Uneac tuvo su día más señalado el 20 de agosto, con un acto central al que asistió el presidente cubano Raúl Castro.

A cinco décadas de su creación, como expresó el escritor y etnólogo Miguel Barnet, quien la preside,la organización -al servicio de los más nobles ideales de la revolución socialista-, continúa como herramienta de la vanguardia intelectual.

Bajo la dirección de la prima ballerina assoluta, Alicia Alonso, el Ballet Nacional de Cuba realizó una gira por los Estados Unidos, mientras la compañía de teatro infantil La Colmenita brilló en escenarios de Washington, Nueva York y San Francisco, con una presentación calificada por muchos de histórica.

Septiembre fue un mes significativo para el séptimo arte con el I Encuentro de Cineastas de África, el Caribe y sus diásporas, organizado por la Oficina de la Muestra Itinerante de Cine del Caribe, en el que participaron notables realizadores, como Mahamet Saleh, de Chad; el maliense Souleymane Cissé y el estadounidense Danny Glover.

Durante su estancia aquí, el protagonista de El color púrpura, quien mantiene cálidos vínculos con los cubanos, fue distinguido con el Premio Internacional de Cine Tomás Gutiérrez Alea, de la Uneac.

La música fue protagonista de rango en septiembre con la llegada por primera vez a la capital cubana del proyecto estadounidense Metales a La Habana, integrado por 17 músicos y técnicos, siete de ellos de la Jazz Lincoln Center de Nueva York.

Sus integrantes donaron instrumentos a las escuelas de música, impartieron clases magistrales de jazz e improvisación, y abrieron una singular clínica para restaurar trombones, saxofones, flautas, violines y contrabajos.

A finales de mes y durante todo noviembre se registró un suceso cultural de notable trascendencia: la exposición Caravaggio en Cuba, con su obra maestra El Narciso en la fuente (1599-60) como centro.

La colección, complementada con lienzos de sus seguidores, exhibida por primera vez en una nación caribeña, fue vista por más de 21 mil espectadores.

En diciembre abrió sus puertas el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, a cuyo llamado acudieron artistas como el norteamericano Frank Pierson, los directores chicanos Gregory Nava y Luis Valdés y gran parte del equipo de Siete días en La Habana, encabezado por Benicio del Toro.

La fiesta audiovisual rindió homenaje al fallecido pintor surrealista chileno Roberto Matta en su centenario y al escritor colombiano Gabriel García Márquez. Mientras el público acudía en masa a las salas de proyecciones, sesionaba de forma paralela el encuentro más importante de la artesanía en la isla, Fiart, que reunió también a miles de personas e invitados internacionales..

Tres días después el cine cedió espacio a la música con el festival internacional Jazz Plaza, fundado hace casi tres décadas por Chucho Valdés, y que en este 2011 reunió a cultores como el pianista estadounidense Arturo O´Farrill y el cubano Gonzalo Rubalcaba, entre otros.

A punto de finalizar el año llegaron los premios: el de Literatura otorgado a la escritora Nersy Felipe; el de Artes Plásticas al fotoperiodista Ernesto Fernández Nogueras; el de Teatro al dramaturgo Nelson Dorr; el de Danza al bailarín y coreógrafo Carlos Acosta, y el de música a Wilfredo Pachi Naranjo, director de la Orquesta Original de Manzanillo.

El 2011, a punto de expirar, tuvo un balance exitoso para la cultura cubana, que recibirá el 2012 con renovada energía, como auguró el ministro de Cultura, Abel Prieto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s