El Vaquerito: la fantasía llevada a la realidad en los combates

Por Walfredo Angulo

A solo un día del triunfo de la Revolución, el 1ro de enero de 1959, una bala disparada por un franco tirador tronchó la vida del capitán Roberto Rodríguez Fernández, el Vaquerito, cuando virtualmente estaba tomada la estación de policía de Santa Clara, el 30 de diciembre de 1958.

La noticia de su muerte se expandió rápidamente entre las tropas rebeldes y al dar a conocer oficialmente el lamentable suceso, Ernesto Che Guevara expresó su pesar en superlativo: me han matado a 100 hombres.

El jefe del Pelotón Suicida, quien jugó con la muerte una y mil veces en la lucha por la libertad, decía el Che, acompañaba al Guerrillero Heroico desde la Sierra Maestra y en la invasión a occidente, y había dado muestra de su inteligencia, coraje y valor en decenas de combates ,

Bautizado por Celia Sánchez con ese nombre por las botas mexicanas que le ofreció, el Vaquerito era el segundo sobrenombre que tuvo en su corta vida de solo 22 años, pues en Morón, donde desarrolló su juventud,  lo conocían por Motica, debido a la ondulación que hacía a su pelo.

Dependiente de bodega, cantinero, vendedor ambulante, ayudante de una cartomántica, fueron algunos de los oficios que ejerció, y su figura simpática  y risueña se recuerda de forma imperecedera entre los que lo conocimos.

El Vaquerito era muy conversador y amigo de hacer cuentos sobre su vida en Morón, que fue muy prolífera, aunque difícil. Esa característica le hizo en una oportunidad decir en broma al Che: por lo que cuentas debes tener como 100 años.

Y en parte era verdad, pues de la forma en que se desarrolló, las experiencias que tuvo en su infancia, juventud y combates en los que participó tras su incorporación en la guerrilla, daban una longevidad centenaria por sus vivencias.

Roberto Rodríguez Fernández fue de los héroes que no sobrevivieron; cuando ideó crear el Pelotón Suicida para atacar cuarteles ya le había subido la parada a la muerte y respondía resuelto ante el riesgo: una sola bala es la que te mata¨ y sobrada razón o premonición tuvo.

Recordándolo decía el Che: ¨El Vaquerito demostraba que la realidad y la fantasía para él no tenían fronteras determinadas y los mismos hechos que su mente ágil inventaba, los realizaba en el campo de combate¨.

(Fuente: Radio Habana Cuba)

Anuncios

3 Respuestas a “El Vaquerito: la fantasía llevada a la realidad en los combates

  1. Hello,

    Thank you for the post. I am doing research about the peloton suicida, especially about El Vaquerito. Unfortunately I don’t find a lot, and always the same. I read LArry morales book but didn’t really found what I was searching for in it. Do you know any internet website or book where I can find informatios/pictures about the peloton/El VAquerito? Thank you verry much

    • maria elena marrero perez

      Te podria dar la direcciin de la familia del Vaquerito en Cuba,..yo tambien busco informacion y casi siempre encuentro lo mismo.
      Saludos,
      Maria Elena Marrero

  2. El Vaquerito muere en la esquina de mi casa en Santa Clara, frente al parque del Carmen en una azotea que hacia una diagonal con la estación de policía que intentaban tomar. Pero no hay creo ni una placa en ese lugar que lo recuerde…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s