El perro que amaba a los hombres

En el pequeño pueblo de San Donaci (Italia), Tommy, un pastor alemán de 12 años, va a misa casi todos los días. Entra como si estuviera en su casa y se sienta pacientemente junto al altar. Tommy va allí por amor. Cree que volverá a ver a su dueño en la iglesia, pues ahí fue donde lo vio por última vez. Y no se equivoca, su dueño estuvo ahí. Era su funeral.

perro-iglesia1Pero eso a Tommy, aunque lo supiera, no le importa. Porque la lealtad y el amor de los perros es diferente a todo lo conocido por el hombre. Le da igual que haya misa u otros servicios. Simplemente, lo espera con paciencia porque cree que algún día volverá…

(Fuente: CubaDebate. Con información de Circoviral)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s