Los estímulos mentales

Por Alberto Quirantes Hernández

thumbnail-790988e6c074f010f0bc3b6b3aac68c783cd0f92 (1)Quienes en su vida laboral realizan trabajos estimulantes para la mente tienden a desarrollar una mayor agudeza mental aun después de jubilarse. Se trata de aquellas actividades donde se necesita capacidad para la recogida, síntesis y análisis de mucha información, tomar decisiones, pensar en forma creativa, desarrollar objetivos y estrategias, resolución de problemas o diseñar una adecuada planificación.

La abogacía, la medicina, la docencia, el periodismo, los economistas, los informáticos, así como quienes ocupan cargos de dirección o los planificadores son algunas de estas profesiones donde constantemente se está retando a la mente.

SE HA PODIDO DEMOSTRAR

Las personas necesitadas en su vida laboral de mayores recursos mentales, al momento de jubilarse tuvieron una mejor memoria y un deterioro más lento de la misma en los años subsiguientes, cuando fueron comparadas con quienes realizaron trabajos menos estimulantes para la mente.

Fue realizada una investigación en la Universidad Estatal de Colorado y publicada en la revista Journal of Occupational Health Psychology, donde se analizaron datos de 4200 personas con un seguimiento desde los 51 años y durante 18 años antes y después de la jubilación.

Realizaban diversas labores y en promedio habían sido empleados en el mismo tipo de trabajo durante más de 25 años antes de su retiro.

Quienes realizaban trabajos de elevada demanda mental obtuvieron mejores puntuaciones cuando les midieron la habilidad cognitiva del pensamiento antes y después de haberse jubilado.

Pasados 15 años de abandonar la vida laboral, los de este grupo obtuvieron superiores resultados en las preguntas realizadas para evaluar la memoria, las discapacidades mentales y la demencia en relación con quienes habían realizado trabajos con menores exigencias mentales.

DEL OTRO LADO

Quienes desempeñan trabajos de tipo repetitivo, con poca variedad y casi nula complejidad, como son aquellos realizados en una línea de producción, deben realizar muchas cosas para ejercitar su actividad mental fuera del trabajo, a fin de mantener activos sus cerebros y ejercitarlos bien.

Entre ellas se encuentra la lectura, visitas a museos o teatros, realizar cursos de superación, aprender y practicar otro idioma, participar en juegos mentalmente provocativos, socializar en grupos de simpatizantes a cualquier actividad, cultivar alguna afición, etc.

Muchas personas pudieran llegar a ser muy activas en otras actividades mentalmente estimulantes y exigentes fuera del trabajo. Lamentablemente, otras no son así.

LAS HIPÓTESIS

Existen algunas teorías donde se trata de explicar por qué los trabajos retadores para la mente ayudan a preservar la capacidad cerebral. Cuando se ejercita más el cerebro en la vida laboral o fuera de ella son creadas más neuronas, según se plantea.

Al paso de los años y cuando la edad comience a hacerse notar, cualquier supuesta pérdida de estas células provocará un daño menor a la memoria y al razonamiento, por poseer una mayor reserva.

La otra teoría se basa en el dicho “lo que no se usa se pierde”. De manera parecida a la musculatura corporal, mientras más se utiliza el cerebro, más lo fortalecemos. Si no lo hacemos así, pudiera atrofiarse.

Por eso nadie con adecuada autoestima puede utilizar la edad como excusa para dejar de realizar a plenitud todas sus funciones corporales, físicas o mentales. Porque si algo se deja de utilizar, puede perderse.

(Fuente: CubAhora)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s