Vistazo al cine cubano más reciente

Por Mireya Castañeda

Largometrajes de ficción, documentales y cortometrajes de temáticas y estilos diferentes caracterizan el cine cubano en los últimos tiempos.

Juan Carlos Tabío, Premio Nacional de Cine 2014.

Juan Carlos Tabío, Premio Nacional de Cine 2014.

Un vistazo a lo estrenado y a lo que se encuentra en posproducción permite corroborar un amplio espectro de nuevas tendencias y formas, y la coexistencia de reconocidos realizadores junto a una pujante llegada de jóvenes cineastas cuya obra puede apreciarse, por ejemplo, en espacios como la Muestra Joven ICAIC.

El número de filmes en diferentes etapas de producción también es indicio de una mejoría en la cinematografía de la Isla en el año del aniversario 55 del ICAIC.

Antes de adentrarnos en los estrenos es obligado recordar que este año el Premio Nacional de Cine fue concedido a Juan Carlos Tabío, director de películas como Se permuta (su ópera primera de ficción de 1983), Plaff (1988), Lista de espera (1999), El elefante y la bicicleta (1994), Aunque estés lejos (2003), El cuerno de la abundancia (2009) y El dulce amargo de la desesperación, un cuento del largo Siete días en La Habana (2010).

Tabío es además el codirector, con el maestro Tomás Gutiérrez Alea, de Fresa y chocolate (1993), y Guantanamera (1995), entre lo mejor del cine cubano.

HABLEMOS DE ESTRENOS

El realizador Ernesto Daranas presentó Conducta, que durante las cuatro semanas que se mantuvo como estreno tuvo más de 300 000 espectadores. Narra la historia de Chala, un muchacho de11 años que tiene una vida muy difícil, y Carmela, su profesora. La trama del filme comienza a desarrollarse cuando ella enferma y tiene que abandonar las clases, a su regreso verá que todo ha cambiado, incluso la conducta del joven. Protagonizado por niños sin formación actoral, junto a Alina Rodríguez como Carmela, y apoyada en actrices como Yuliet Cruz.

Conducta es el tercer largometraje, de Daranas, en 2008 exhibió Los dioses rotos, una adaptación del mito de Yarini a los tiempos que corren, un melodrama muy bien hecho, que sin salirse de las convenciones del género resultó un filme fresco, bien actuado y entretenido, con personajes y situaciones creíbles.

El verano llega, finalmente, con Meñique, el primer animado cubano en 3D. La trama se inspira en la versión que hizo el Apóstol José Martí de un cuento tradicional francés, incluida en el primer número de La Edad de Oro, la revista literaria infantil del siglo XIX que Martí fundara y editara.

En el pase a la prensa de algunos fotogramas del animado dirigido por Ernesto Padrón, se aprecian los méritos de una recreación colorida de paisajes y personajes y la música del Silvio Rodríguez. Padrón muestra una especie de “medioevo cubano”, ya que los paisajes, las ciudades y los propios personajes recuerdan el Valle de Viñales o La Habana Vieja.

El elenco que pone las voces de los personajes es estelar: Liéter Ledesma interpreta a Meñique, Aramís Delgado al rey, Enrique Molina a Pedro; el Hacha, el gigante, el capitán de la guardia y uno de los hermanos de Meñique son asumidos por Manuel Marín; la Polvera mágica es Osvaldo Doimeadiós, la bruja Barussa es Corina Mestre y la princesa es Yoraisy Gómez.

El más reciente estreno es Bocaccerías habaneras, de Arturo Sotto, que obtuvo el Premio Coral de Guión y el de la Popularidad en el 350 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

Sotto (Pon tu pensamiento en mí, Amor vertical) se decidió por una adaptación de cuentos del libro El Decamerón, que el autor italiano Giovanni Boccaccio terminara entre 1351 y 1353.

Bajo el lema Todo el mundo tiene una historia oculta que contar, Sotto estructuró una comedia que, según sus palabras, tiene como intención dar un espectáculo cinematográfico que dé gusto, que dé placer, no es buscar la risa o el humor en una visión muy crítica de la realidad, es usar la realidad para reflexionar a partir de la propia sonrisa.

Los primos, No te lo vas a creer y El cuento del tabaco son las tres historias que integran la comedia, con un reparto que combina a actores de experiencia como Mario Guerra, Zulema Cruz, Luis Alberto García, Jorge Perugorría y Patricio Wood, con jóvenes como Yadier Fernández, Yerlín Pérez, Claudia Álvarez, y Yudith Castillo.

Boccaccerías habaneras —aseguró Sotto— “es una película muy refinada en todo lo que tiene que ver con el erotismo, incluso en aquellas escenas que pueden ser más procaces hace un discurso interno que critica esa visión del erotismo que puede ser hasta chabacano y que critica también cualquier elemento que pueda ser kitsch”.

EN POSPRODUCCIÓN

Leontina se titula el filme que Rudy Mora entregará próximamente. Cuenta la historia de un grupo de niños que participan en un concurso de pintura y necesitan el color azul; pero solo lo pueden encontrar en el pueblo Palma Blanca, un lugar donde la risa desapareció y sus habitantes caminan lento, menos en la tienda El Legionario.

Por su parte, Juan Carlos Cremata está dándole los toques finales a Contigo pan y cebolla. Historia muy conocida, pues es una de las piezas teatrales más difundidas del teatro cubano y su versión cinematográfica constituye un homenaje a su autor, el maestro Héctor Quintero, según expresó el cineasta.

También se encuentra en la etapa final de posproducción Fátima, la última película del actor Jorge Perugorría, como director. Protagonizada por Carlos Enrique Almirante, se basa en el cuento El Parque de la Fraternidad, de Miguel Barnet, y narra la historia de un original travesti que autoproclama La reina de las noches habaneras.

Fernando Pérez aún se encuentra trabajando en La pared de las palabras. Conforman la historia la difícil vida de un enfermo con limitaciones psicomotoras, la relación con su familia y otras personas con vidas no menos tormentosas, en otra excelente indagación de la condición humana.

El filme fue rodado en locaciones de Santa Fe y en la Quinta Canaria, y cuenta con un staff de lujo: Jorge Perugorría, Isabel Santos, Laura de la Uz y Verónica Lynn, por lo que, sin duda, puede esperarse un duelo de actores entre esos cuatro grandes.

También en posproducción está Omega 3, el primer largometraje de ciencia ficción cubano. Dirigido por Eduardo del Llano, cuenta en los protagónicos con Carlos Gonzalvo y Daylenis Fuentes.

Sobre el reto de ser mujer en la Cuba de hoy habla Venecia, filme de Enrique Álvarez. La cinta cuenta las aventuras de tres jóvenes peluqueras que el día del cobro deciden acompañar a una de ellas a comprar un vestido. Ese es el punto de partida para una serie de peripecias que compondrán su exótico itinerario, que durará hasta el otro día atravesando una noche que las dejará sin un centavo. Al amanecer, sin dinero pero con muchas esperanzas en los bolsillos, sueñan con abrir un salón de belleza particular al que bautizarán como La seductora ciudad de los canales.

Apoyada en las actuaciones de Laura de la Uz, Luis Alberto García, Jorge Perugorría e Isabel Santos, la realizadora Marilyn Solaya está por entregar Vestido de novia. El filme aborda el conflicto de Rosa Elena y Ernesto, inmersos en la Habana de 1994. Ella, asistente de enfermería; él, jefe de una brigada de construcción. Ambos se enamoran, se casan e intentan ser felices hasta que un secreto en la vida de ella amenaza esa armonía y los convierte en víctimas de la violencia, los prejuicios y estereotipos de una sociedad que aún se encuentra regida por el machismo.

Vuelos prohibidos, título de producción del último proyecto cinematográfico de Rigoberto López, protagonizado por el popular cantante Paulo FG, se ha filmado en locaciones habaneras y parisinas.

Finalmente, la joven realizadora Jessica Rodríguez propondrá este 2014 su ópera prima, Espejuelos oscuros. Luis Alberto García y Laura de la Uz son los protagonistas, que desempeñan cada uno cuatro roles diferentes. Al decir de la directora, “el filme transcurre en cuatro momentos diferentes de la historia de Cuba y siempre tiene que ver con los conflictos de una mujer entre sus deseos y lo que la sociedad espera de ella. Conflictos de carácter extraordinario, aunque estén bajo la piel de mujeres aparentemente mediocres y ordinarias”.

SIEMPRE EL DOCUMENTAL

El documental cubano siempre se ha destacado por su estilo, por su amplia gama temática, y aunque no está privilegiado en la exhibición, no dejan de realizarse. Este año, en ocasión del aniversario 55 del ICAIC, se estrenaron tres dedicados a diversos aspectos de la cultura.

El primero de ellos fue Humberto, de Carlos Barba, un acercamiento a la figura del gran cineasta cubano Humberto Solás (1941-2008) que resulta una aproximación, sensible y profunda, y un tributo a la vida y obra del reconocido cineasta cubano (Lucía, Cecilia, Un hombre de éxito) quien dejó su huella en el cine iberoamericano.

El segundo estreno fue Yo sé de un lugar, dirigido por el suizo Beat Porter, sobre el popular músico cubano Kelvis Ochoa. El documental recrea encuentros con lugares y personalidades que han marcado su vida y obra, entre ellos Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Frank Fernández, Yusa y Ernán López-Nussa.

El trío lo completa Me dicen Cuba, de Pablo Massip, donde pueden verse testimonios de más de 70 músicos cubanos, entre ellos Silvio Rodríguez, Sergio Vitier, el dúo Buena Fe, Vicente Feliú, el trovador Lázaro García, Digna Guerra, Raúl Paz, Luna Manzanares, Vania Borges, y Paulo FG.

Ellos, parte de la vanguardia musical cubana actual, hablan sobre valores universales como la patria, la familia, la música, el amor, la amistad, el heroísmo y la paz, entre otros temas. Son músicos reunidos con el fin de hacer un disco dedicado a los Cinco héroes cubanos.

Con anterioridad pasó por las salas de estreno con excelente acogida de público el documental de Lourdes Prieto, Hay un grupo que dice, sobre la historia del Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC, creado en 1969.

Incluye entrevistas a Leo Brouwer, Silvio Rodríguez, Sara González, Eduardo Ramos, Sergio Vitier, Pablo Menéndez, Noel Nicola, Pablo Milanés y Víctor Casaus, quien lo produjo desde el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau.

Hay espacio para el cortometraje de ficción. Así, Tarde para Ramón, del joven realizador Daniel Chile, de 10 minutos de duración y que tiene como protagónico a Jorge Perugorría, acompañado por Maydely Pérez, Yaniel Castillo, Yasmany Guerrero, Lyn Cruz, Gina Morales y el actor Omar Franco, en una historia enmarcada dentro del género drama. Cuenta la decisión que toma Ramón para enmendar el conflicto existente con su hija y las situaciones imprevistas que decidirán sus vidas.

Siguiendo toda esa larga relación anterior, hay razones para convencerse de que el cine cubano, en este primer semestre de 2014 reverdece laureles.

(Fuente: Granma)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s