Prohibida la venta, pero no el consumo

Por Marta Hernández

thLa venta de bebidas alcohólicas y cigarros a las personas con menos de 16 años está vedada en Cuba. La prohibición aparece en carteles y anuncios públicos en los sitios de expendio y es cumplimentada por los trabajadores.

Esta medida se asumió en el país en 2001, con el objetivo de incidir en la disminución del consumo en edades tempranas, y proteger a ese segmento poblacional de los riesgos que conllevan las enfermedades crónicas no trasmisibles adquiridas por tales prácticas.

Pero… una mirada a parques, cafeterías y áreas recreativas de las diferentes ciudades y pueblos de la nación muestra una realidad diferente, a los ojos de los presentes muchos adolescentes beben alcohol y fuman cigarrillos a cualquier hora del día y de la noche.

En los establecimientos cercanos a centros escolares es común verlos fumar luego de ingerir café, té u otra bebida, mientras esperan la hora de entrar a clases.

Cuando se les pregunta cómo los adquirieron, de manera general explican que se los compran amigos con más edad, porque ellos no lo pueden hacer.

Algunos refieren que sus padres no saben de estas prácticas, pero hay otros que aseguran que en fiestas domésticas y cuando salen con los mayores ingieren algún tipo de bebida con la aprobación familiar.

El Estado regula legalmente el consumo de cigarros y bebidas alcohólicas como una forma más de proteger a los infantes, pero corresponde a la familia cubana hacer cumplir esa ley en casa.

Son los progenitores los máximos responsables de las acciones de sus hijos cuando aún no tienen la mayoría de edad, al ser ellos los representantes legales de los menores.

Cuando un adolescente llega al hogar con olor a bebida o embriagado, los primeros que deben actuar son sus padres, para conocer dónde y con quién estaba, y analizar con el hijo la influencia negativa que esa conducta tiene para su salud y desempeño social.

Indagaciones científicas aseguran que quienes comienzan en edades tempranas el consumo de alcohol tienen más probabilidades de convertirse en adictos.

Los especialistas aseveran que el hábito de fumar constituye la principal causa de muerte por diferentes tipos de cáncer, tanto en Cuba como en otros países, y el daño a la salud aumenta con el tiempo que dure la práctica.

Para aumentar el control y cuidado sobre ese grupo etario en la Isla, la prohibición cubana debe incluir también el consumo, porque regular solo la venta no elimina el mal.

(Fuente: AIN)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s