Archivo de la etiqueta: alimentación mundial

Las buenas y malas nuevas del hambre en el mundo

Por Phil Harris

Es posible reducir a la mitad la proporción de personas desnutridas para 2015, según la ONU. Crédito: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Es posible reducir a la mitad la proporción de personas desnutridas para 2015, según la ONU. Crédito: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El número de personas que pasan hambre en el mundo descendió más de 100 millones en la última década y más de 200 millones desde 1990-1992, pero 805 millones de habitantes aún padecen insuficiencia alimentaria todos los días, según las últimas cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Esas cifras, extraídas del informe “El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo” en 2014, indican que es posible cumplir con el Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) número uno, de reducción a la mitad de la proporción de personas desnutridas para 2015, pero solo “si se intensifican los esfuerzos apropiados e inmediatos”.

Así lo aseguraron las tres agencias de la ONU que redactaron el informe en forma conjunta, la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), en la presentación del mismo este miércoles 16 en Roma.

Entre esos esfuerzos se incluyen el “compromiso político… bien informado por una sólida comprensión de los desafíos nacionales, opciones políticas pertinentes, una amplia participación y lecciones de otras experiencias”, señalaron.

Sigue leyendo

Un cuarto del mundo sin alimentos

“Son pobres, no producen y carecen de máquinas”

Por Enrique Martínez

Los seres humanos comenzaron a alejarse de su condición de cazadores y recolectores hace unos 12 mil años. Fue entonces cuando debutaron la agricultura y la ganadería como actividades progresivamente centrales para asegurar la alimentación de una comunidad.

Los estudiosos de varias disciplinas acuerdan que hubo cuatro centros principales y dos secundarios en los que se comenzó a trabajar la tierra, y desde allí se diseminó la práctica al resto del mundo. Los cuatro primeros fueron Siria-Palestina, el sur de México, el norte de China y Papua-Nueva Guinea. Los otros dos se ubican en Los Andes peruano-ecuatorianos y en la cuenca media del Mississipi en los Estados Unidos.

En todos los casos, el origen fue la escasez de caza y leña provocada por la presión creciente de la población sobre el medio.

Desde allí, hasta el siglo XVI, toda la evolución de la humanidad tuvo como limitante casi central su capacidad de producir alimentos para toda la población. Los imperios —griego, romano o toda potencia hegemónica posterior— ocuparon territorios en buena medida, por su capacidad de someterlos a la producción de alimentos para exportar a las metrópolis. La existencia de las ciudades implicó que sus habitantes debían ser abastecidos por excedentes de la producción de los que vivían en el campo, lo cual planteó límites concretos a su crecimiento y exacerbó las ansias guerreras para conquistar otras tierras.

Sigue leyendo