Archivo de la etiqueta: caribe

Memorial del Che en Cuba: uno de los sitios más visitados del Caribe

8569-che-memorialLa Habana, 22 jul.— El Memorial que guarda los restos del revolucionario argentino-cubano Ernesto Che Guevara en Santa Clara, en el centro de Cuba, es uno de los diez sitios más visitados del Caribe.

En su edición de este martes, el diario cubano Granma afirma que el Conjunto Escultórico Memorial Comandante Ernesto Che Guevara en Santa Clara, 270 km al este de La Habana, se encuentra «entre los diez sitios más visitados del Caribe, según destaca TripAdvisor, la mayor web de viajes del mundo».

Una responsable del conjunto, Ismary Fernández, explicó que el memorial recibió un «Certificado de Excelencia» de ese sitio web de viajes que destaca «la aceptación de ese lugar sagrado de Cuba entre los visitantes».

Sigue leyendo

Ser del Caribe o una llama que nunca se apaga

Por Reinaldo Cedeño/OnCuba

El Caribe es una artesa donde se funden todos los colores, todos los sabores. Es un espacio sin guerras ni odios, un ejemplo de convivencia plural de idiomas y de razas.

efd08976897ececd3668789718ac2bb5_LHe visto de todo en la Fiesta del Fuego…

A la reina del carnaval de Aruba y a un desborde de merengue dominicano, Enramada abajo. Al Nobel de Aracataca, García Márquez, firmando autógrafos hasta en la espalda y a las cinturas rompiéndose al ritmo de los tambores venezolanos de San Millán.

A Totó La Momposina llorando de emoción en el Teatro Heredia y al sable de Toussaint Louverture gritando desde una vitrina. A los muñecos gigantes de Pernambuco (Brasil), a los gauchos del Sur, al Coro de Bahamas.

A tres mujeres del Caribe rindiendo al mundo: a la Sonia inolvidable, a la Silvestre y su tarde. A Lucecita Benítez, la boricua jíbara y su alabanza. Y a capella trovando, Sara González, que hoy descansa para siempre -o se agita para siempre-, en las aguas de la bahía habanera.

A una werken (mensajera) mapuche hablando de Caupolicán y a una veneciana imitando el canto de los gondoleros. Al Quijote del Caribe, el poeta Jesús Cos Causse, diciendo que su abuelo vino en una calabaza, que un esclavo se ahorcó en el framboyán más hermoso de la tierra.

A la stell band de Trinidad Tobago tocando el Ave María de Schubert.
A Luis Carbonell pintando olas a palabra alzada.
A un diablo de paja quemarse frente al mar.
A una ciudad irse detrás de una corneta china.
A unos labios fundando continentes.
He visto de todo…
Sigue leyendo

Casa de las Américas: 45 años de integración sociocultural

Por José Pendás

Casa de las Américas, fundada el 4 de julio de 1959, es una institución sociocultural de integración con América Latina, el Caribe y el resto del mundo, encaminada a difundir la obras de los artistas de la región.

casaamericasbuena4f076b248634aAl triunfar la Revolución cubana en 1959 y luego de la ruptura de relaciones de los gobiernos de América Latina con la Isla, con excepción de México, el Gobierno Revolucionario dictó la Ley 299, que creaba dicha institución, la cual contribuyó a impedir que se cortaran los lazos culturales entre nuestro país y el resto del continente.

La Heroína revolucionaria Haydée Santamaría fue su fundadora y primera presidenta, cargo que ostentó hasta su fallecimiento, ocurrido en 1980. A partir de entonces y hasta 1986 la dirigió el pintor Mariano Rodríguez, para luego dar paso al poeta y ensayista Roberto Fernández Retamar, quien la rige hasta el día de hoy.

El edificio que alberga la Casa de las Américas, situado en la Avenida de los Presidentes, en la capital cubana, es de estilo art deco, construido en la década de 1940 para alojar a la Sociedad Colombista Panamericana.

Cuenta con numerosos departamentos, tales como Centro de Investigaciones literarias, Teatro, Artes Plásticas, Música, Biblioteca, Centro de Estudios del Caribe, Revista, Programa de Estudio de la Mujer y el Fondo Editorial.

(Fuente: Radio Cadena Habana)

Violencia de género en el Caribe, más que un problema femenino

Por Ibis Frade Brito

5a6a583a30ad1c1e5a887e95acc28081_L.jpg,qt=1364845180.pagespeed.ce.3MdjC9PSkPAunque la Comunidad del Caribe (Caricom) desarrolla diversas políticas para enfrentar la discriminación y la violencia de género, en esta región los índices de agresiones sexuales a féminas sobrepasan el promedio mundial, según los últimos reportes de Naciones Unidas.

Precisamente, esa fue una de las temáticas más abordadas en los mensajes de gobiernos del área con motivo del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, una alerta ante la escalada de agresiones, sobre todo, entre niñas y adolescentes.

Así lo corroboran cifras de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudd), cuyos reportes indican que una de cada tres caribeñas sufre alguna forma de abuso físico, sexual o psicológico.

Las mujeres corren mayor riesgo de ser asaltadas o explotadas, ya sea en la niñez, la adolescencia o la edad adulta, por ello el 97 por ciento de los países de la región cuentan con leyes para contrarrestar esa tendencia.

Pero las islas del Caribe tienen una tasa de agresión sexual más alta que el promedio mundial, arrojan reportes de la Onudd.

La violencia doméstica también está detrás de alrededor de 40 por ciento de los asesinatos de féminas cometidos en las Antillas, de acuerdo con estudios de la Universidad de las Indias Occidentales.

Frente a este complejo escenario, la Caricom sigue estrategias de la Organización de Naciones Unidas (ONU) dirigidas a frenar el problema mediante transformaciones en el marco jurídico y más facilidades de acceso a servicios básicos, explicó el secretario de entidad caribeña, Irwin LaRocque.

Sigue leyendo

¿Qué es el Caribe?

Por Graziella Pogolotti

Mapa del Caribe

Muchas veces se ha comparado con el Mediterráneo. Ambos son mares cerrados donde convergen culturas de varios continentes. Clausurado por ellas, el Mediterráneo aflora al Océano por dos canales angostos, Gibraltar y Suez. El Caribe articula la tierra firme con el extenso arco antillano, en diálogo permanente con el Atlántico.

Tardó mucho este “mar nuestro” en cobrar conciencia de sí. Sobre la plataforma originaria indígena, se impuso el brutal proceso de colonización europea, que canceló la memoria precedente, fragmentó y balcanizó los territorios. Anduvieron tras la quimera del oro, intentaron luego asegurar vías para el comercio, mientras convertían el área en campo de batalla para dilucidar contiendas enraizadas en el Viejo Continente.

Quizás el núcleo original de la conciencia caribeña cristalizó con las guerras de independencia de América Latina. El precursor empeño de emancipación en Haití tendió puentes de colaboración a Simón Bolívar, quien situaría en Jamaica su célebre llamamiento. Al propio tiempo, las primeras conspiraciones libertarias cubanas, al amparo de la masonería volvieron la mirada hacia México y Venezuela. José Martí reconoció en las Antillas el valladar protector para la América Latina toda.

Aunque entre las islas, por obra de la necesidad, hubo una interconexión histórica, tanto al margen de la ley como dentro de ella, tangible en el contrabando y en el traslado de poblaciones, a veces impuesta por las potencias dominantes y también por la demanda de braceros, la conciencia de una condición caribeña no pudo conquistarse desde la política. Coexistían países independientes, con territorios sometidos al dominio colonial. Correspondió a los intelectuales explorar el trasfondo común de una cultura con múltiples componentes, heterogéneos en lo lingüístico, en lo étnico (blancos procedentes de distintas naciones europeas, africanos esclavizados en varias regiones del continente negro, hindúes, chinos y los remanentes olvidados de la población aborigen) con el consiguiente cruce de religiones, mitos e imaginarios. Esas voces tardaron mucho en dejarse escuchar en un espacio común de intercambio. La balcanización se levantaba como obstáculo objetivo en ese terreno. En muchos lugares las escasas minorías letradas tenían que sacudir a las metrópolis dominantes para alcanzar una formación universitaria. Solo en ellas existían las editoriales que legitimaran y difundieran a los escritores nacidos en el Caribe.

De esa circunstancia se desprendía un doloroso proceso de redescubrimiento y reconquista de la propia identidad. Es posible suponer que la distancia propiciara una perspectiva integradora. Comenzaban a definirse rasgos comunes. Brutal y tecnológicamente más desarrollada, la colonización aplastó a los aborígenes y cercenó su probable crecimiento autóctono. La necesidad de fuerza de trabajo implantó, con la esclavitud, otra forma de violencia y creó un abismo entre opresores y oprimidos. Fue el germen de una resistencia cultural que alimentó una poderosa mitología, junto con una enorme riqueza musical y danzaria. La antropología y los estudios folklóricos mostraron la fuerza de una tradición que se rebeló contra la muerte y se mantiene viviente y en constante transformación, con un indiscutible poder contaminante. El Caribe que conocemos se había edificado, además, sobre la base estructural de una economía de plantación, productora a bajo costo de materias primas de origen agrícola, suministradora y dependiente de un mercado internacional de precios variables, centrado en Europa y en los Estados Unidos. Este conjunto de factores abrió la polémica acerca de la real extensión geográfica y cultural del universo Caribe. Para algunos, se trataba tan solo del espacio enmarcado por el collar de islas antillanas. Otros reconocían rasgos similares en la zona continental que abarca las costas de Venezuela, Colombia, México y la Luisiana en los Estados Unidos.

Sigue leyendo

Casa de las Américas: llave de integración

Por Octavio Borges Pérez

Casa de las AméricasLa Habana, 11 may.—  De institución más memorable del Caribe y América Latina, llave de integración de los pueblos,  calificó el eminente intelectual barbadense George Lamming a Casa de las Américas.

Durante un encuentro con intelectuales cubanos por el medio siglo de existencia de ese foro de defensa de la cultura de los pueblos, Lamming subrayó que el término casa sería precisamente  el escogido por él para definir al Caribe.

En la sede de la institución que preside el poeta Roberto Fernández Retamar, abundó que el Caribe metafóricamente es una edificación en la cual cada habitante está encerrado en una habitación,sin la posibilidad de comunicarse con los demás, y puntualizó que la función de Casa de las Américas es producir la llave que podría abrir las puertas de todas esas recámaras estancos.

Sentenció  que a través de esa llave de la expresión cultural se harán francas y de forma efectiva las comunicaciones recíprocas entre todos los habitantes del área.

Dijo que transformar ese fraccionamiento hasta llegar a un movimiento de integración en el que converjan todos los pueblos, ha sido la labor fundamental de Casa de las Américas.

Consideró que Cristóbal Colón fue el primer turista en El Caribe, y que también con él llegó el terrorismo, porque a 50 años del llamado descubrimiento, el 90 por ciento de la población aborigen había desaparecido, y los pueblos actuales son los sobrevivientes de aquel genocidio, de todo un holocausto.

Precisó que después, las potencias europeas en su lucha por el poder mantuvieron separados a los pobladores de esta parte del mundo, integrada en su mayoría por millones de africanos arrancados violentamente de sus lugares de origen.

Puntualizó que a partir de entonces El Caribe es un proceso inconcluso, por el hecho sin precedentes de la convergencia en un mismo espacio de todas las ramas de la familia humana y el establecimiento de una lucha cultural.

También, en otra parte de su intervención,  mencionó el importante papel de las universidades en la formación de los líderes profesionales capaces de integrar los anhelos comunes de unidad, y ejemplificó con la Universidad de las Indias Occidentales, cuyo objetivo era ese,  pero al cabo del tiempo reprodujo el fraccionamiento.

Señaló el imperativo de crear una universidad internacional, centrada en la historia y la sociología en el Caribe, para lo cual resulta esencial la contribución de la casa de altos estudios de La Habana.

(Fuente: AIN)

Reflexiones de Fidel: El deber y la epidemia en Haití

Fidel CastroEl pasado viernes 3 de diciembre la ONU decidió dedicar una sesión de la Asamblea General al análisis de la epidemia de cólera en ese hermano país. La noticia de esa decisión era esperanzadora. Seguramente serviría para advertir a la opinión internacional de la gravedad del hecho, y movilizar su apoyo al pueblo haitiano. Al fin y al cabo, su razón de existir es enfrentar problemas y promover la paz.

El momento actual de Haití es grave, y la ayuda urgente requerida es poca. Nuestro agitado mundo invierte cada año un millón 500 mil millones de dólares en armas y guerras; Haití —un país que hace menos de un año sufrió el brutal terremoto que ocasionó 250 mil muertos, 300 mil heridos y enorme destrucción— lo que requiere para su reconstrucción y desarrollo asciende, según cálculos de expertos, a 20 mil millones,  solo el 1,3 % de lo que se gasta en un año a tales fines.

Pero no se trata ahora de eso, que constituiría un simple sueño. La ONU no solo apela a una modesta solicitud económica que se podría resolver en unos minutos sino también a 350 médicos y 2 000 enfermeras, que los países pobres no poseen y los países ricos se los suelen arrebatar a los pobres. Cuba respondió de inmediato, ofreciendo 300 médicos y enfermeras. Nuestra Misión Médica Cubana en Haití atiende casi el 40 % de los afectados por cólera. Rápidamente, después del llamamiento de la Organización Internacional, se dio a la tarea de buscar las causas concretas del alto índice de letalidad. La baja tasa de los pacientes que ellos atienden es inferior al 1 % —se reduce y seguirá reduciendo cada día—, frente al 3 % de las personas atendidas en los demás centros sanitarios que laboran en el país.

Es evidente que el número de fallecidos no se limita solo a las más  de 1 800 personas que se reportan. En dicha cifra, no constan los que fallecen sin asistir a los médicos y centros de salud existentes.

Indagando las causas de los que acudían con mayor gravedad a los centros de lucha contra la epidemia atendidos por nuestros médicos, ellos observaron que estos procedían de las subcomunas más distantes y con menos comunicación. La superficie de Haití es montañosa, y en muchos puntos aislados solo puede llegarse caminando por terrenos abruptos.

El país se divide en 140 comunas, urbanas o rurales, y 570 subcomunas. En una de las subcomunas aisladas, donde viven aproximadamente 5 000 personas, según cálculos del Pastor protestante 20 habían muerto por la epidemia sin asistir a un centro de salud.

De acuerdo con investigaciones urgentes de la Misión Médica Cubana, en coordinación con las autoridades sanitarias, se ha constatado que 207 subcomunas haitianas en los puntos más aislados carecen de acceso a los centros de lucha contra el cólera o de atención médica.

Sigue leyendo

Un mar que huele a ron

Por Argelio Santiesteban

ronEse mar que llaman Caribe, más que el aroma del agua salada, nos entrega la espirituosa fragancia del ron.

El culpable de ello fue un hombre cuya cuna —como sucede con Homero— se disputan docenas de ciudades, aunque hoy parece comprobado que vio la luz primera frente a un golfo, en Génova.

Arrojado marino, comerciante —fue hasta vendedor de libros— y mentiroso cercano a la mitomanía, tras mil avatares Cristóbal Colón, gracias al apoyo de la encantadora rubia Isabel se ve convertido en Almirante de la Mar Océana.

Después de probar que la Mar Incógnita no terminaba en un despeñadero, en 1493 el genovés emprende su segundo salto atlántico.

Durante una escala en Canarias, recoge simientes de la caña azucarera. (No ha de extrañarnos: de esas que los antiguos llamaban Islas Afortunadas nos llegó casi todo, desde la gallina y el limonero hasta las primeras mujeres no indias que habitaron en el arco antillano).

El Almirante planta los canutos en la isla que se denominó Quisqueya, más tarde La Española, hoy Haití y Santo Domingo. Pronto puede informar a los Reyes Católicos que las simientes brotan a maravilla, acunadas por la muy fértil tierra caribeña, bajo la caricia nutritiva del sol tropical. Así, queda implantado en las Antillas el vegetal asiático que, más de dos siglos después, el sueco Linneo llamará Saccharum officinarum.

La caña se iba a enseñorear del archipiélago caribe, hasta el punto de que los ingleses lo nombrarán, indistintamente, West Indies o Sugar Islands, «Islas del Azúcar».

Sigue leyendo

América Latina y el Caribe refuerzan integración regional

COSTA DE SAUÍPE, Brasil, 17 de diciembre.–– «Concluyó en este balneario la I Cumbre de América Latina y el Caribe con la convicción de que la integración política, económica, social y cultural de la región constituye un factor necesario para avanzar hacia el desarrollo sostenible y el bienestar social de sus ciudadanos.

Cumbre de Río

Según PL, en su extensa Declaración Final, los jefes de Estado y Gobierno reafirman el compromiso con la defensa de la soberanía y del derecho de todo Estado a construir su propio sistema político, libre de amenazas, agresiones y medidas coercitivas unilaterales.

El documento reitera la disposición de erigir un orden internacional más justo y equitativo. Asimismo, aboga por el fortalecimiento del multilateralismo, y señala la urgente necesidad de emprender una verdadera reforma de las Naciones Unidas que garantice la representatividad y democratización de sus órganos principales, en particular el Consejo de Seguridad.

Los mandatarios enfatizan además la urgencia de los esfuerzos de cooperación, complementación e integración regional en el sector de energía, ante los fuertes desequilibrios entre oferta y demanda en el mundo.

Sigue leyendo

América Latina y el Caribe, con voluntad propia

Cumbre de BrasilSalvador de Bahía, Brasil, 15 dic. (PL).— Dignatarios de América Latina y El Caribe, por voluntad propia, llegan hoy a esta ciudad del noreste brasileño para analizar con enfoques propios una agenda regional, sin la mirada directa de Estados Unidos y Europa.

Integración y desarrollo, en momentos de crisis mundial, figuran como las temáticas básicas de esta reunión, primera con la marcada ausencia de Washington y la inclusión de Cuba, con lo que queda fuera la Organización de Estados Americanos.

Sin tener como propósito inmediato crear un mecanismo nuevo, la cita en Costa de Sauípe, cercano a esta urbe, prueba suerte además con la exclusión de España, Portugal y Andorra, pero con la participación de las naciones caribeñas.

La totalidad de las herramientas e instituciones integracionistas de la región estarán presentes en la cita, entre estos MERCOSUR, UNASUR, el Grupo de Río y CARICOM.

Sigue leyendo