Archivo de la etiqueta: comillas

Sobre el uso de comillas

Por Fernando Carr Parúas

comillasComentaré ahora algunas cuestiones sobre el uso de comillas en el español, según disposiciones de la Ortografía de la Lengua Española, publicada en 1999.

Las denominaciones que da este texto (acápite 5.10.) a los diferentes tipos de comillas, son como sigue: “[…] las COMILLAS ANGULARES, también llamadas COMILLAS LATINAS o COMILLAS ESPAÑOLAS (« »), las COMILLAS INGLESAS (“ ”) y las COMILLAS SIMPLES (‘ ’)”. Después se dice: “Por lo general, es indistinto el uso de uno u otro tipo de COMILLAS DOBLES; pero suelen alternarse cuando hay que utilizar comillas dentro de un texto ya entrecomillado”. (La alteración de la tipografía en este párrafo es mía).

Por supuesto, cuando se edita un original se escoge cuál tipo de estas COMILLAS DOBLES se va a emplear, uniformemente, a todo lo largo de él. Digamos que se ha escogido usar las inglesas (“ ”); entonces, para poner comillas dentro de un texto entrecomillado, se emplearían las del otro tipo, que, en este caso del ejemplo que seguimos, pues serían las españolas (« »).

Por lo general, en nuestras editoriales se cumple la norma de no usar comillas en citas mayores a partir de la sexta línea de caja, y estas se imprimen en una medida menor que la de la caja. ¿Cómo proceder en cuanto al tipo de comillas a usar dentro de una cita que se ha impreso en una medida menor?

Sigue leyendo

Apología de las comillas

comillasPara quien escribe, las comillas suelen ser buen refugio para atemperar algunas cosas que se quieren decir, pero que no son suficientemente claras para matizar la fuerza de ciertas expresiones o determinadas ideas, o bien como resguardo para contagiar al lector algunas incertidumbres y dudas. Los libros dedicados a la ortografía, como Ortografía de la lengua española, edición revisada por las Academias de la Lengua Española (Editorial Espasa Calpe, 1999, España) enumeran varios principios para el uso de las comillas dentro de los cuales destaco el siguiente, ya que reproduce algunas de mis inquietudes: «Para indicar que una palabra o expresión es impropia, vulgar o de otra lengua, o que se utiliza irónicamente o con un sentido especial». Hay quienes en lugar del uso de las comillas prefieren las cursivas; en el diccionario aludido se explica que en muchas ocasiones se pueden usar indistintamente.

Aunque fue imposible rastrear el origen preciso de las comillas, supongo que deben ser casi tan viejas como el mismo idioma. Tampoco fue factible saber si antes se utilizaban con la misma frecuencia que ahora. Supongo, porque suelo pensar que la realidad es cada vez más cruda y porque los movimientos del mundo contemporáneo dan pie con mayor frecuencia a situaciones inéditas, que en la actualidad se utilizan más las comillas, sobre todo por lo que dice la definición: «indicar… un sentido especial». Entiendo que «un sentido especial» implica lo que el autor percibe pero es incapaz de glosar adecuadamente, o bien, lo que sucede cuando determinada situación o vivencia, por desconocida, por nueva o por indefinible, no encuentra las palabras adecuadas para describirla. Abundan los términos. La inmensa mayoría, si no es que todos, se relacionan con dolor, con injusticia y con los aspectos negativos del mundo moderno. Pasear por esas expresiones es tórrido ejemplo y retrato del mundo que habitamos.

Sigue leyendo