Archivo de la etiqueta: diez

Carlos Manuel de Céspedes: Declaración de Independencia

Nuestra primera guerra de liberación comenzó el día 10 de octubre de 1868 cuando Carlos Manuel de Céspedes, abogado bayamés, reunió en su ingenio La Demajagua un numeroso grupo de manzanilleros que hacía varios meses conspiraban para darle la libertad a Cuba, y junto con ellos y sus esclavos, a los que ese mismo día declaró libres, se lanzó a los campos de Cuba a pelear por la libertad.

céspedesAl levantarse en armas, Céspedes lanzó el manifiesto que se reproduce aquí.

Manifiesto de la junta revolucionaria de la isla de Cuba, dirigido a sus compatriotas y a todas las naciones

Al levantarnos armados contra la opresión del tiránico gobierno español, siguiendo la costumbre establecida en todos los países civilizados, manifestamos al mundo las causas que nos han obligado a dar este paso, que en demanda de mayores bienes, siempre produce trastornos inevitables, y los principios que queremos cimentar sobre las ruinas de lo presente para felicidad del porvenir.

Nadie ignora que España gobierna la isla de Cuba con un brazo de hierro ensangrentado; no sólo no la deja seguridad en sus propiedades, arrogándose la facultad de imponerla tributos y contribuciones a su antojo, sino que teniéndola privada de toda libertad política, civil y religiosa, sus desgraciados hijos se ven expulsados de su suelo a remotos climas o ejecutados sin forma de proceso, por comisiones militares establecidas en plena paz, con mengua del poder civil. La tiene privada del derecho de reunión, como no sea bajo la presidencia de un jefe militar; no puede pedir el remedio a sus males, sin que se le trate como rebelde, y no se le concede otro recurso que callar y obedecer.


Sigue leyendo

Ana Betancourt: primera correctora cubana

anaNació en Puerto Príncipe, Camagüey, el 14 de diciembre de 1832. Periodista y maestra, fue la primera mujer que desde un foro público, la Asamblea de Guáimaro, en plena Guerra de los Diez Años, proclamara la emancipación y el respeto de los derechos civiles de los esclavos y las mujeres, por lo que se le considera una pionera en el feminismo del continente americano.

Respondiendo al clamor de la patria, siguió las huellas de su esposo Ignacio Mora y se incorporó activamente a las luchas por la independencia de Cuba.

Fue significativa su colaboración como apoyo de suministros, información militar, y como correo durante la guerra, y se le considera la primera correctora de pruebas del periodismo cubano, gracias a su labor como tal en El Mambí, publicado en la manigua.

Sigue leyendo