Archivo de la etiqueta: expresiones

¿Quién diablos es Perogrullo?

Cuando alguien dice una cosa tan evidente o tan sabida que resulta una afirmación trivial, suele decirse que dijo una perogrullada o una verdad de Perogrullo. La perogrullada es parecida a la tautología. Decir que “cuando no hace frío hace calor” o que “en lo lleno no hay vacío” son ejemplos de perogrulladas.

El DRAE define la perogrullada como una “verdad o certeza que, por notoriamente sabida, es necedad o simpleza decirla”. El diccionario de María Moliner, que la define como un dicho propio de Perogrullo, dedica una entrada al autor de esas verdades. Perogrullo (de “Pero” y “grullo»): personaje supuesto al que se atribuyen humorísticamente las sentencias o afirmaciones de contenido tan sabido y natural que es una tontería decirlas.

Pero, ¿quién diablos es Perogrullo? ¿Habrá existido? ¿O será uno de los amigos de Fulano? Hay quienes han dicho que el personaje es producto de la imaginación popular, otros afirman que sí pudo haber existido. Lo cierto es que no se conoce la verdad sobre Perogrullo. Sólo hay hipótesis e investigaciones sobre el origen de su nombre.

Sigue leyendo

Las expresiones faciales «son innatas»

Las expresiones faciales con las que mostramos nuestras emociones residen en nuestros genes y no son consecuencia del aprendizaje, según un estudio llevado a cabo por investigadores en Estados Unidos.

deportista ganador de medallaCientíficos de la Universidad de San Francisco, en California, comprobaron que tanto los atletas videntes como los invidentes realizaban las mismas expresiones faciales cuando ganaban o perdían una competición.

El estudio, publicado en el Journal of Personality and Social Psychology, sugiere que las expresiones no se aprenden observando a otros, sino que son restos del proceso evolutivo.

El doctor David Matsumoto y su equipo analizaron en 4 800 fotografías las expresiones faciales de judocas videntes e invidentes en las ceremonias de entrega de medallas de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Atenas 2004.

Los investigadores compararon los rostros de los ganadores de las preseas de oro y plata.

Así, mientras los ganadores de la medalla de oro mostraban una expresión de alegría genuina, los que quedaron en segunda posición mostraron «sonrisas sociales» —sonrisas que comportan únicamente el movimiento de la boca, lo que indicaría su naturaleza artificial—.

Los investigadores concluyeron que los deportistas videntes e invidentes mostraron o controlaron sus expresiones faciales de la misma manera.

Sigue leyendo