Archivo de la etiqueta: fiestas

Días de fiesta: «Tirar la casa por la ventana»

Por Elizabeth Lopez Corzo

El ser humano tiene dependencia de ciertos formalismos, los días festivos, aniversarios de boda o nacimiento son algunos de ellos. Y esa dependencia la disfrutamos.

d650523f2d1538ce60f7629616089cf2_LAmén de la existencia –por supuesto– de personas más tímidas, ermitañas o simplemente desinteresadas en celebrar fecha alguna, no se puede negar que la navidad y el advenimiento de un nuevo año es motivo de festejo en el mundo entero. Da igual norte o sur, oriente u occidente, con verano o en medio de la nieve, con arbolitos de ramas sintéticas, con pinos reales o sin arbolito, porque simplemente esta época es muy cercana a la felicidad.

Y digo felicidad –pesar de los tantos problemas que hay en nuestra Tierra o acontecimientos repentinos y nefastos– porque es precisamente en esta fecha del año en que los seres humanos queremos estar en paz y luchamos por ello.

En Cuba el fin de año se festeja ampliamente por toda la isla. Nadie quiere perderse esto porque, ya sabemos, los cubanos no tienen momento fijo para festejar, aquí cualquier día puede ser un motivo de fiesta.

Por esta época la familia se reúne casi de forma sagrada, la gente viene a la casa de los padres y abuelos, de los amigos de siempre y la celebración es tan intensa que uno cree que será irrepetible, pero para el año siguiente superamos los momentos felices.

Y si se trata de familias poco numerosas eso en nuestra isla no es problema. El cubano es tan caluroso que con vecinos, compañeros de trabajo y, a veces, hasta con otros ni tan conocidos, consigue hacer una fiesta de las grandes.

Sigue leyendo

Las parrandas remedianas y su Museo

La historia y valores de esta manifestación de la cultura popular pueden ser apreciados en el Museo de las Parrandas.

Por Jesús Risquet Bueno

Una de las festividades tradicionales más conocidas de la Isla son las famosas parrandas de Remedios, que con el tiempo serían acogidas por otras localidades cercanas también.

parrandas de Remedios, Cuba

Su origen se remonta  a casi dos siglos, cuando el párroco Francisco Virgel de Quiñones, conocido popularmente como Padre Francisquito, quien oficiaba en la Iglesia de la Villa de San Juan de los Remedios, comenzó a sentirse preocupado por la creciente ausencia de los feligreses de su iglesia a las misas de aguinaldo, que eran celebradas durante  las madrugadas comprendidas desde el 16 hasta el 24 de diciembre.

Fue entonces cuando se le ocurrió organizar a un grupo de muchachos del pueblo para que salieran por las calles y formaran una gran algarabía con pitos, matracas, fotutos y latas para despertar a los vecinos, de manera que no les quedara otra alternativa u opción que la de levantarse definitivamente de sus camas para acudir al llamado de la iglesia.

Esta peculiar idea terminó siendo acogida con agrado por los pobladores, que comenzaron a disfrutarla. Así nacieron estas festividades, consideradas las más atrayentes del país. De manera que aproximadamente por el año 1820, las parrandas fueron aumentando su intensidad y propósito e involucraban a toda la población de la Villa, y ya en el año 1871 adoptaron la estructura que conocemos y se mantiene en nuestros días.

Sigue leyendo

La fiesta del Guatao

“Terminó como la fiesta del Guatao”. Y muy mal debió de haber terminado la tal fiesta del Guatao, cuando este refrán se ha mantenido en el argot popular cubano de generación en generación durante más de un siglo.

GuataoSiempre que alguna reunión festiva, guateque o de otro tipo, termina muy mal o de la manera menos favorable, hay alguien que enseguida exclama: eso “terminó como la fiesta del Guatao”.

Y muy mal debió de haber terminado la tal fiesta del Guatao, cuando este refrán se ha mantenido en el argot popular cubano de generación en generación durante más de un siglo.

El Guatao es un pequeño poblado de la provincia de La Habana, fundado en 1750, situado no lejos de la orilla oeste del arroyo de Bauta que desagua en la costa norte; donde la agricultura era la actividad principal y se celebraban, como en todos, fiestas tradicionales de arraigo popular.

Cuentan algunos que en 1896 una sección de 200 soldados, guardias civiles y voluntarios españoles, al mando de un sargento y siendo jefe de estas fuerzas el capitán Calvo, llevó a término una terrible e incalificable matanza, un día de fiesta, entre los moradores del pueblo, famoso por la cantidad de insurrectos, la cual tuvo un saldo de 18 muertos y 32 heridos graves, quienes más tarde fallecieron. De ahí el dicho popular: “Terminó como la fiesta del Guatao”. Se dice que ese acto criminal fue el aporte del viejo Guatao a la causa de la nueva nacionalidad que estaba en gestación.

Sigue leyendo