Archivo de la etiqueta: habla

El lenguaje es el mejor termómetro del medio en que se vive

Por Yoelvis Lázaro Moreno

presentacion-del-boletin-SmallPara el lingüista y académico cubano Sergio Valdés Bernal, todo proceso por el que pasa una sociedad se refleja en la lengua que habla…

No hubo dilaciones ni reparos. Ni preguntas más allá de las necesariamente identificativas. No hubo bullas ni melindres ni catarsis. Apenas un saludo de cortesía, una intención manifiesta, y una voz atenta del otro lado del auricular con respuesta enfática, más que sorprendida: “Ah, sobre la lengua, hablar, entre otros asuntos, sobre la lengua como expresión de identidad. Qué bien, cómo no. Qué bueno que hay personas interesadas en aproximarse a este tema”.

El Doctor Sergio Valdés Bernal es tan humilde y gentil como el propio idioma, que tiene caminos y recursos para todo el mundo. Y, es que no me había presentado, medio escéptico aún, y ya sabía que entablaba diálogo con un intelectual cuya sapiencia brota cómoda, desentumecida, como rasgo que perfila a un hombre de letras, vehemente defensor de las singularidades léxicas, estudioso incansable de nuestro español y sus urdimbres con la cultura nacional. Profesor, miembro de la Academia Cubana de la Lengua. Y, así por el estilo, un amplio currículo con el que nos pone en deuda la síntesis periodística a la hora de presentar a los entrevistados.

Hablamos y acordamos vernos luego, pero llegamos al consenso también de darles a aquellas palabras primeras un sentido más amplio que no nos cansara por teléfono ni tampoco detuviera el interés por no poder planificar un encuentro personal inmediato. Me pidió entonces que pusiera en su buzón electrónico algunas preguntas. “No te demores mucho, que desde que tenga la posibilidad reviso y te escribo. Y sin darme mucho tiempo —aunque esto ocurrió hace ya algunos meses—, lancé por correo un cuarteto de interrogaciones, quizás no todas las que hubiese querido, en cuyas respuestas el especialista resultó, por encima de todo, preciso:

—Profesor, a sabiendas de que los cambios tecnológicos han modificado los escenarios productivos y reproductivos de la cultura, y que la lengua guarda una estrecha relación con esta, ¿se pudiera hablar hoy de nuevos conceptos o cambios en la manera de entender ese vínculo?

«No. No hay nuevos conceptos o cambios en el sentido de que la lengua española, en su modalidad cubana, es un importante elemento de la identidad cultural del cubano y soporte idiomático de nuestra cultura. Una lengua común es la que nos une como nación».

Sigue leyendo

Gazapos institucionalizados. Procuremos hablar sin manchas

El uso correcto del idioma nos prestigia. No basta con preocuparnos: la lengua que hablamos es expresión de nuestra nacionalidad, de nuestra idiosincrasia.

Por María Luisa García

cartel de Santiago de Cuba, Ciudad HeroicaEl uso del idioma es cuestión que despierta gran preocupación en buena parte de la población cubana y es muy saludable que así sea. Pero no basta con preocuparnos: la lengua que hablamos es expresión de nuestra nacionalidad, de nuestra idiosincrasia, y, como tal, se hace necesario defenderla y cuidarla. Lamentablemente, no siempre, ni siquiera a nivel institucional, le conferimos la prioridad que merece.  

Un claro ejemplo es el título de «Ciudad Héroe», que ostenta merecidamente Santiago de Cuba: ese título encierra un error de concordancia producido por una traducción incorrecta, pues en ruso —lengua de la que se tomó—, a diferencia del español, la palabra ciudad está en masculino. Ya es hora de que se rectifique ese error y se cambie el título por «Ciudad Heroína» o «Ciudad Heroica».  

En cierta ocasión tuve que mencionar la distinción «Profesor de Mérito», que otorgan nuestras universidades a sus más destacados docentes: la profesora de quien hablaba me explicó que ese era el título, fuera su poseedor hombre o mujer. Lo mismo ocurre con las categorías científicas; «profesor titular», «profesor auxiliar»… ¿Por qué?, si nuestras universidades están llenas de profesores y profesoras. 

Sigue leyendo

¡Pobre ortografía!

De la sección La Parada, por Rayma Elena


Mis oídos no han dejado de asustarse en los últimos días. No solo por las llamadas «malas palabras», que efectivamente, las dicen bien, alto y claro, lo mismo hombres que mujeres. Mis sustos recientes son otros: las tantas «buenas palabras» que son dichas alto, claro, pero mal, muy mal.

 

Es como si cobrara vida un lenguaje fósil, que había quedado reservado para chistes o caracterizaciones (a veces pasadas de moda) de los guajiros de antes. Sin embargo ahora, con voces jóvenes y en las ciudades, nos dan coletazos algunos de estos dinosaurios del lenguaje.

 

Quisiera referirme a ellos sin escribirlos; no reproducir el error, como aconsejan las normas.

¿Qué le diría, entonces, a una muchacha sin edad siquiera para olvidar lo que aprendió en la primaria, y que, entonces, parecía haber aprendido poco?

 

Primero, que el verbo «haber», en presente del modo subjuntivo se conjuga así: haya, hayas, haya, hayamos (que es llana y no esdrújula como algunos quieren pronunciarla)… También le recomendaría buscar en Había una vez —aquella recopilación de Herminio Almendros que tantos hemos leído—, el poema Una niña: 

Sigue leyendo

Presentan diccionario con jergas utilizadas por los hispanohablantes

El modo en que hablan los habitantes de cerca de 20 países hispanoparlantes ha sido recopilado en Jergas de habla hispana, un libro que su autora, Roxana Fitch, califica como un proyecto «vivo», que realizó con la ayuda de internet y en el que figuran 7 500 voces utilizadas por los latinoamericanos y españoles.

diccionario

El libro fue presentado por la traductora mexicana en un coloquio celebrado en la sede del Instituto de México, en el que estuvo acompañada del filólogo español Alberto Gómez-Font, coordinador en la Agencia EFE de la Fundación del Español Urgente (Fundéu), y del periodista y escritor colombiano Daniel Samper.

Fitch comentó que la idea de crear el libro partió de la carta de una española que le consultaba sobre la terminología de las telenovelas mexicanas, y desde ese momento se dedicó a estudiar las posibilidades de internet.

Luego logró formar un grupo amplio de colaboradores fijos u ocasionales que contribuyeron a formar su trabajo con términos utilizados en cada país.

Sigue leyendo

Cómo el lenguaje se desarrolla en el cerebro de un bebé

Por Pilar Ferreyra

Saber si nacemos con las habilidades para aprender un lenguaje o las adquirimos durante nuestro crecimiento había sido un misterio para la ciencia. Esa incógnita recorrió una nueva investigación dirigida por uno de los pioneros en los procesos de adquisición del lenguaje en recién nacidos, el doctor en Psicología Jacques Mehler.

 

La primera respuesta que encontraron es que los bebés nacen preparados para reconocer ciertos parámetros de repetición: en la medida en que crezcan escuchando ciertas palabras cuyas últimas dos sílabas sean repetidas (como mamá y papá), se les activa la misma zona del cerebro que a los adultos cuando aprenden una nueva lengua.

 

Los científicos ya habían estudiado cómo los niños más grandes y los adultos aprenden estructuras gramaticales. La novedad de este trabajo es que estudiaron la capacidad innata que tienen los bebés para descifrar patrones estructurales del lenguaje.

 

Mehler y su equipo descubrieron que los bebés, desde los primeros días de vida, son capaces de percibir configuraciones de palabras que les facilitarán el desarrollo posterior del lenguaje.

 

Para llegar a esa conclusión, el equipo de científicos (que Mehler dirigió desde el Laboratorio del Lenguaje de la Escuela de Estudios Avanzados de Trieste, en Italia), usó imágenes de resonancia magnética para investigar la habilidad que los neonatos tienen para aprender la estructura del lenguaje sobre la base de repeticiones de sílabas.  


Sigue leyendo

Preguntas absurdas y expresiones foráneas

Hay tres preguntas que asombran por lo absurdas: Una va dirigida a la persona que se ama: «¿Tú me quieres?»; la otra, al vendedor que nos propone algo: «¿Está bueno?» Por supuesto, la merecedora del primer lugar, es la que escuchamos, en el consultorio médico, a quien espera junto a nosotros y, con su mejor intención, va a recomendarnos un remedio infalible para nuestro padecimiento. Casi siempre comienza diciendo: «¿Usted desea curarse?»

 

Me apena que vayas a tacharme de malagradecida; pero invariablemente me invaden unas ganas locas de contestarle: ¿Puede creer que no tengo el menor empeño en mejorar siquiera? Vine porque me gusta perder la mañana sentada en este banco. Entiéndeme, aprecio muchísimo un consejo guiado por la buena fe; lo que me molesta son las tontas palabras introductorias. Y hablando de eso, ¿te has fijado lo difícil que les resulta ya a muchos, comenzar a hablar sin decir: «A ver». Se oyen a diario diálogos como este: «—¿En cuántos programas de radio has trabajado? —A ver, en tal, tal, y tal». «—¿Qué países has visitado? —A ver, España, México, Canadá». Cada respuesta, cada enumeración, va precedida de ese «a ver», que a alguien, en mala hora, se le ocurrió.


Sigue leyendo