Archivo de la etiqueta: jaguar

¿Debió morir «Napoleón»?

Los variados rumores provocados por la fuga y posterior muerte de Napoleón, un jaguar del Jardín Zoológico de Santa Clara, motivaron a la colega Rayma Elena Hernández, periodista del semanario Vanguardia, a investisgar los hechos para esclarecer lo ocurrido.

Napoleón, el jaguar del Zoológico santaclareñoEl Jaguar. En mi recuerdo era una malograda aventura televisiva, con escenario en un supuesto país de América Latina, hogar del mayor felino de la región, hasta que pasó a la lista de los animales en peligro de extinción.

Pero desde el miércoles 17 de noviembre, el jaguar (Panthera onca) se convirtió en tema para mi agenda periodística, cuando llamadas telefónicas, correos electrónicos y el comentario público sugirieron la indagación sobre la «fuga», y posterior sacrificio de Napoleón, el único ejemplar de esa especie que poseía el Jardín Zoológico Camilo Cienfuegos, de Santa Clara.

«Lamentamos enormemente todo lo sucedido, porque perdimos un animal —afirma su directora, Grimilda Marrero Hernández—. Esta institución tiene la responsabilidad de preservar los animales, tanto los exóticos como los endémicos; pero ante un peligro extraordinario, primero está el hombre…»

Puerta abierta, puerta que hay que cerrar

Esta máxima es la garantía de seguridad en un zoológico, sobre todo cuando posee carnívoros fieros, como jaguares y leopardos, que son animales de pocos amigos, o de ninguno, ni siquiera de quien les da la comida. Con su potente dentadura, nos lo demostró Tania, la leoparda vecina de la jaula —hoy vacía—  de Napoleón.

jaula de donde escapó Napoleón

Una doble puerta para el refugio donde permanecen, mientras el cuidador realiza la limpieza. La jaula de exhibición: ¡Reja de balaustres de hierro. Una no, ¡dos trancas! Suficientes para neutralizar, incluso, un bestial empuje del jaguar, a pesar de sus 170 libras, distribuidas en un cuerpo musculoso de 1,25 metros;  joven, pues solo tenía 5 años, de 20 que pueden vivir en cautiverio.

Pero ninguna de las dos trancas estaba colocada el día en que, tampoco, el candado quedó cerrado. Descuido de cuidador, que ya se encontraba limpiando el hogar de Tania, y mansamente, Napoleón salió de su recinto de exhibición.

Sigue leyendo