Archivo de la etiqueta: José Ángel Buesa

Poema del renunciamiento

BuesaJosé Ángel Buesa nació el 2 de septiembre de 1910 en Cruces, Cienfuegos (Cuba).

Es un poeta romántico cuya obra presenta un claro tono de melancolía. Se le ha llamado el «poeta enamorado».

Ha sido considerado el más popular poeta en la Cuba de su época. Su popularidad se debía en gran parte a la claridad y profunda sensibilidad de su obra.

Murió el 14 de agosto de 1982 en República Dominicana.

A continuación le ofrecemos:

Poema del renunciamiento

Pasarás por mi vida sin saber que pasaste.
pasarás en silencio por mi amor y, al pasar,
fingiré una sonrisa como un dulce contraste
del dolor de quererte… y jamás lo sabrás.

Soñaré con el nácar virginal de tu frente,
soñaré con tus ojos de esmeraldas de mar,
soñaré con tus labios desesperadamente,
soñaré con tus besos… y jamás lo sabrás.

Quizás pases con otro que te diga al oído
esas frases que nadie como yo te dirá;
y, ahogando para siempre mi amor inadvertido,
te amaré más que nunca… y jamás lo sabrás.

Sigue leyendo

Hablemos de poesía

Durante años se han venido asentando conceptos negativos en torno al género literario llamado poesía. Editores y libreros suelen repetir: la poesía no se vende, la poesía no se lee…

Por Virgilio López Lemus

buesaDurante años se han venido asentando conceptos negativos en torno al género literario llamado poesía. Editores y libreros suelen repetir: la poesía no se vende, la poesía no se lee. Estadísticas poco confiables quieren demostrar tales dudosos asertos. Se suele atribuir la “culpa” de ello a los poetas, a los creadores, a los que no deberían estar atentos a las ofertas y demandas de libros sino a la creación de su arte, arte de las palabras. Por demás, la idea es irrespetuosa para el pueblo cubano, que tiene a la poesía como uno de sus patrimonios de identidad, y que toda la vida, desde que somos nación, la necesitamos.

¿Dónde están, qué se hicieron los poemarios que las editoriales cubanas publicaron hace tres años al menos, a lo largo del país? La poesía no se vende como otros géneros, su venta es más lenta, pero por lo común los lectores asumen el reto de saltar las barreras de que los libros de poesía se coloquen en los sitios menos “estratégicos” de las librerías, en los anaqueles más apartados, incluso más pegados al piso, y que rara vez la promoción de los libros de poesía alcancen el nivel, bajo por cierto, de otros géneros literarios.

En las décadas de 1940 y 1950, José Ángel Buesa descubrió un marketing sencillo: la poesía (especialmente la suya) debía venderse en peluquerías, barberías, terminales de transportación, centro de ventas de alimentos y quincallas. Fue un éxito total: su poesía, afín con el gusto de masas definidas, se expandió por toda Cuba, y rebasó sus fronteras líquidas.

Por medio de la Organización Na­cional de Bibliotecas Ambulantes y Públicas, por la radio y luego por la televisión, Buesa ofreció lecturas a lo largo de todo el país. ¿Es ese un mal ejemplo? ¿Lo es porque pueda no gustarnos su tipo de poesía? Los poetas cubanos siguen deseando asistir más a lecturas en centros de estudio, trabajo y militares. Palpitar más como creadores en la vida nacional. Antes que ser un falso “peligro” de cariz ideo­lógico, pueden ser magníficos ve-hículos de establecimiento de gustos menos violentos y de replanteamientos estéticos que la espiritualidad humana necesita.

Sigue leyendo