Archivo de la etiqueta: La Habana

En La Habana, tesoros marítimos sumergidos

847f89ed605bac1e097c60c6a0cf99ef_MUnas 30 imágenes de gran formato se exhiben en las rejas perimetrales del Castillo de la Real Fuerza, en el centro histórico de la Habana Vieja, como parte de la exposición itinerante Sumérgete en la historia.

La muestra, financiada por el gobierno español de conjunto con las oficinas Regional de la Unesco para América Latina y el Caribe, y la del Historiador de la Ciudad, entre otras instituciones, exhibe parte de la diversidad del patrimonio cultural mundial sumergido por más de 100 años.

En entrevista con Prensa Latina, la representante de la Unesco para la Convención sobre la protección del patrimonio cultural subacuático, Tatiana Villegas, expresó que el desarrollo tecnológico no solo ha abierto un campo científico importante, sino también la posibilidad de mostrar los vestigios del desarrollo social y económico de una época.

Actualmente, dijo, el afán de lucro y el desconocimiento de las personas ponen en peligro la existencia de estos tesoros marítimos, testigos de la historia de la humanidad, de ahí la importancia de la exposición, que tras su estancia en La Habana viajará a la oriental provincia de Santiago de Cuba.

Sigue leyendo

Fiscal General puede exigir a Jueza que anule caso de los Cinco

El Fiscal General de los Estados Unidos tiene la potestad de solicitarle a la Jueza Joan Lenard, de Miami, que desestime los cargos contra los Cinco cubanos condenados en 1998 en esa ciudad, aseguraron abogados norteamericanos este lunes.

En conferencia vía internet Washington-La Habana, los juristas explicaron la importancia de la Moción pendiente aun de decisión de la Jueza para desestimar las condenas que pesan contra Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Ramón Labañino, Fernando González y René González, y la solicitud al Tribunal para que permita un discovery (exhibición de documentos) con nuevas evidencias sobre la mala conducta del gobierno norteamericano frente a este proceso judicial.

Los Cinco cubanos han permanecido por 14 años injustamente encarcelados en los Estados Unidos y continúan siendo privados de los derechos humanos más elementales, reconocieron los participantes en este intercambio abierto a la prensa, que también tuvo la oportunidad de hacer preguntas a los panelistas.

El gobierno norteamericano -destacó el abogado de Gerardo Hernández, Martin Garbus-, pagó a ciertos periodistas para que contaminaran la sede donde se realizó el juicio, lo cual imposibilitó que los acusados cubanos recibieran un juicio justo e imparcial en Miami.

“Algo como esto nunca ha ocurrido en la historia de la jurisprudencia de EEUU. Muchos de estos periodistas habían estado presos en Cuba por terrorismo y también, en EEUU. Solamente necesito una hora para demostrarle a la Jueza que el gobierno de EEUU contaminó al jurado”, añadió Garbus.

El abogado de Gerardo Hernández, que ha representado entre otras muchas personalidades a Nelson Mandela, Samuel Becket, Al Pacino y Lenny Bruce, aseguró que “le estamos pidiendo al gobierno (de EEUU) que nos dé el resto de los documentos sobre el pago a los periodistas, informes que tiene Radio Martí y el Departamento de Estado”.

Sigue leyendo

Frei Betto: “La Revolución cubana es una obra evangélica”

El intelectual y teólogo brasileño Carlos Alberto Libanio Christo, conocido mundialmente como Frei Betto, afirmó a la Radio cubana que la visita del Papa Benedicto XVI en este momento de tantas agresiones a Cuba, y que el bloqueo todavía sigue perdurando, va a desangrar a los enemigos de la Isla y dará una legitimación al país. En declaraciones exclusivas a Radio Rebelde, el intelectual brasileño se refirió a la Revolución Cubana como una obra evangélica.

“Es una obra evangélica, porque en El Evangelio, en el capítulo 25 de San Mateo, cuando se pregunta a Jesús, ¿quién habrá de salvarse?, él contesta que ha dado pan a quien tiene hambre, que ha dado salud a quien ha estado enfermo, que ha dado libertad a quien sufre opresión.

“En Cuba no se ven manchas de drogas, no se ven niños en las calles, familias bajo los puentes, o sea, Cuba siempre ha hecho un esfuerzo de poder garantizar a todas las personas estos derechos fundamentales.”

Para el reverendo Marcial Miguel Hernández, presidente del Consejo de Iglesias de Cuba, la visita a Cuba de su santidad Benedicto XVI es evidencia de unidad.

“Nosotros, el Consejo de Iglesias, hemos pospuesto nuestras elecciones para que en este espacio la iglesia católica pueda desarrollar sus actividades con toda plenitud y lo que podamos contribuir lo haremos con mucho gusto, para que la estancia y la visión que él se lleve de nuestra nación, que él se lleve de la iglesia no sea la que lamentablemente vemos en otros países porque por fortuna en Cuba no se dan fratricidios, al contrario, hay buena armonía.”

A consideración del reverendo Marcial Miguel Hernández, uno de los retos esenciales del mundo hoy es el enfrentamiento a una crisis mundial que requiere de la unidad.

“Para poder aunar esfuerzos y poder llevar a amparar entre todos, y poder salir adelante no con la misma esperanza que tienen otros pueblos, sino a partir de una postura de fe y de esperanza, con la convicción de que nuestras manos tienen que aportar también y unirse a otras manos que también aportan para llevar adelante el desarrollo del ser humano, pues todos somos uno, independientemente de la convicción de fe que tengamos, somos un pueblo en torno al beneficio del prójimo, por lo tanto, más que hablar de unidad lo que hay es que fortalecerla.”

En la actualidad el Consejo de Iglesias de Cuba agrupa a más del 50 por ciento de las iglesias evangélicas cubanas de varias denominaciones.

(Fuente: CubaDebate, con información de Radio Rebelde)

Festival de Cine: Instrucciones para hacer “un cuento chino”

Por Elizabeth López Corzo

Fragmento del cartel de la película argentina El Cuento Chino

Los cubanos sabemos bien cuándo alguien nos quiere hacer “un cuento chino”. Esta frase se ha convertido en la expresión más benévola para advertir cuando una persona está diciendo mentiras, o al menos, nos está contando algo tan increíble que bien puede ser una mentira.

Más o menos así comienza la cinta argentina Un cuento chino, de Sebastián Borensztein, que compite en este 33 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana. Qué otra imagen puede ser más inverosímil que una vaca cayendo del cielo y desplomándose precisamente sobre un bote donde un hombre —chino, por cierto— está pidiéndole matrimonio a su novia.

Así de simpática, como esta escena inicial, será la película completa, apta para todos los gustos. He aquí un filme donde toda la fuerza recae en sus personajes y la historia que estos cuentan. Claro, está el guion, que es bien ocurrente, pero me atrevo a afirmar que en Un cuento chino los actores son quienes re-hacen la historia o el argumento propuesto. Cada gesto, cada sonrisa o mueca nos dan el sentido exacto de lo que está ocurriendo.

Por supuesto, este tipo de trabajo solo puede lograrse cuando se tiene a grandes actores a los que no hay que explicarles mucho de qué va la cosa, porque ellos solos le ponen su ingrediente personal, como ese “monstruo” que es Ricardo Darín, un intérprete que tiene su sello y que es capaz de encarnar cualquier personaje.

Aquí representa un hombre solitario, obstinado, intransigente y aferrado a un pasado que lo marcó para siempre. Obsesionado con la figura de la madre, a la que nunca conoció, Roberto es dueño de una ferretería en Buenos Aires y tiene una vida extremadamente monótona. Lo único que lo contenta un poco es encontrar en los periódicos noticias raras, poco frecuentes. Él es noble, tierno, mas no le interesa mostrar esas cualidades, por miedo a enfrentar una vida más compleja, incluso mantiene su coraza cuando está delante de Mari, la mujer que ama.

De casualidad, un día se encuentra con un inmigrante chino que no habla español y está perdido en la ciudad buscando a su tío. Roberto se compadece del joven y no puede evitar darle alojamiento por unos días, aun cuando esto trastroca su vida cotidiana.

Esta situación comienza a revolucionar su aburrida existencia y nuestro protagonista volverá a sentir lo que es ser querido, lo que significa un amigo.

Un cuento chino es una película que no necesita más que nuestra atención, ella sola se defiende. Es una historia entre personas. Podía haber sido hecha en Cuba, en China o en el planeta Marte, da igual, porque habla de gente común y sencilla, de nuestros sentimientos. De dos personas que hablan idiomas totalmente diferentes y aun así se comprenden, gracias a ese “algo más” que existe entre nosotros, los seres humanos.

(Fuente: CubaSí)

La Habana, 492 años después de fundada mantiene su encanto

Miles de cubanos acuden hoy a la ceiba que simboliza la fundación de La Habana hace 492 años, lanzan una moneda en cada una de tres vueltas a su tronco y piden fortuna para el porvenir.

La Habana, Cuba.— San Cristóbal de La Habana inició las celebraciones —desde la medianoche de este miércoles— por su cumpleaños 492 con el homenaje tradicional de los residentes en la capital cubana y visitantes de darle la vuelta a la ceiba, árbol fundacional de la villa.

Fundada definitivamente en 1519, La Habana devino una ciudad muy cosmopolita, cargada de viajeros de todas partes del mundo deseosos por conocerla en profundidad.

Casi 500 años después de su fundación, en sus calles se respira la algarabía de la salsa, pero también la suavidad del son y el danzón, géneros que desde hace mucho representan la forma de bailar en un solo ladrillo, contra la agresividad de movimientos de la timba criolla, muy popular en la capital cubana.

Un ambiente delicioso, al mejor estilo de la torre de Babel, se aprecia en las barriadas habaneras por donde pasea gente llegada desde cualquiera de los continentes, hablando su idioma, pero compenetrándose con los capitalinos de la única manera posible: mediante la cordialidad. Así La Habana sigue brindando a sus hijos y visitantes su encanto.

(Fuente: http://www.radioreloj.cu)

Comienza mañana domingo homenaje internacional a Compay Segundo

Un concierto del grupo Compay Segundo en el teatro de Bellas Artes, en La Habana, iniciará este domingo un año de homenaje internacional a Francisco Repilado Muñoz a propósito del aniversario 105 de su natalicio, aseguró hoy el director de la agrupación.

Salvador Repilado, hijo del autor de Chan Chan y contrabajista que le acompañó en sus giras por todo el mundo, confirmó la presencia en la gala de prestigiosos artistas invitados.

“Estarán en el escenario, junto a nosotros, Teresa García Caturla (exintegrante del cuarteto D’Aida y de Afrocuban All Stars), el saxofonista César López y el baterista Enrique Pla (formaron parte de Irakere), y el ídolo del pop cubano David Blanco”, afirmó.

Repilado mencionó como un momento especial la actuación de la joven cantante Vionaika Martínez junto al grupo que fundó y dirigió hasta sus últimos días Compay Segundo.

“Como integrante del dúo santaclareño Evocación, ella grabó en 1999 junto a mi padre Balcón de Santiago (dedicada a la Virgen de la Caridad del Cobre) y Viejos sones santiagueros, tonadas anónimas que Repilado escuchaba en su infancia e incluyó en el álbum Calle Salud”, recordó.

Quienes asistan a Bellas Artes a partir de las cinco de la tarde escucharán temas de Compay y de otros autores que le permitieron cautivar al mundo con su voz de barítono bajo y su armónico (guitarra-tres de siete cuerdas inventada por él), dijo a Prensa Latina.
Sigue leyendo

Júpiter se verá desde La Habana

Los amantes cubanos de la astronomía podrán apreciar en La Habana al planeta Júpiter el próximo día 28, justo en su fase de oposición con respecto a la Tierra, factible para la observación.

Esa ubicación cercana del quinto planeta del Sistema Solar favorecerá su visibilidad este año.

Ocurre cuando el Sol, el denominado planeta gigante, y el nuestro se encuentran en línea recta.

Durante la noche del 28 octubre Júpiter será visible como una estrella gigante, ubicado a 3,96 unidades astronómicas, mínima distancia entre el también conocido planeta gaseoso y la Tierra.

Las observaciones podrán realizarse mediante telescopios instalados en el Castillo de San Salvador de la Punta, en el centro histórico de La Habana Vieja.

Formado por hidrógeno y helio, y carente de una superficie interior definida, Júpiter es considerado el planeta más brillante y el mayor cuerpo celeste del Sistema Solar.

También posee la velocidad de rotación más rápida, al  girar en poco menos de 10 horas sobre su eje.

Su órbita se sitúa a unos 750 millones de kilómetros del Sol.

La iniciativa es auspiciada por el planetario del centro histórico habanero y forma parte del programa de actividades en Cuba por la Semana Mundial del Espacio, que conmemora la puesta en órbita por la extinta Unión Soviética del Sputnik 1, el primer satélite artificial.

(Fuente: Prensa Latina)

Norteamérica y su música, en concierto habanero

Leo Brouwer, compositor y guitarrista cubano

Un concierto con obras de compositores judíos, de estreno en la Isla, acompañadas por comentarios en vivo del compositor y guitarrista cubano Leo Brouwer, será ofrecido en La Habana la próxima semana bajo el título Norteamérica y su música.

Según fuentes de la Oficina de Brouwer, el programa incluirá Tres piezas de la Lista de Schindler, el filme homónimo de Steven Spielberg con banda sonora de John Williams; China gates para piano, de John Adams; y Piano Trío No. 1 Sweetgrass, de Curtis Curtis-Smith.

Lo completan temas de West side story, de Leonard Bernstein, en versión para violín, cello y piano; Piano Trío, de Charles Ives; Trío Vitebsk. Study on a Jewish theme y Hoe Down, del ballet Rodeo de Aaron Copland, esta última en versión para violín y piano.

Aguardado con interés aquí, el 4 de agosto, tendrá como sede la Basílica menor del Convento de San Francisco de Asís, de acústica privilegiada, una especie de catedral de la música de concierto en el centro histórico habanero.

Las interpretaciones estarán a cargo de Leonardo Gell, en el piano; Fernando Muñoz en el violín, y Alejandro Martínez en el cello.

(Fuente: PL)

Final del tranvía en La Habana

Por Jorge Oller Oller

Los tranvías de La Habana se despidieron silenciosamente del escenario habanero a las 12:08 de la madrugada del martes 29 de abril de 1952 en el paradero del Príncipe, situado en la avenida de Carlos III, frente a la Quinta de los Molinos. No hubo ceremonias, simplemente un viaje corriente marcó el final.

Vista general del Paradero de tranvías del Príncipe, el día 29 de abril de 1952 (Foto: Arístides Reyes)

Cuarenta y seis minutos antes el expedidor del paradero, Guillermo Ferreiro, ordenó la salida del tranvía número 388 de la línea  Príncipe-Avenida del Puerto, que cubría el turno de la madrugada. Era el predestinado que haría la última ronda de los tranvías de La Habana.

El motorista, Julio Amoedo estaba listo en la plataforma de mando y tocó la campanilla anunciando la partida. Tan pronto subieron los tres pasajeros que aguardaban en el apeadero, liberó la retranca del freno y giró la manija eléctrica del acelerador que inició la marcha de vehículo.

A las 11:22  de la noche del 28 de abril, el tranvía  salió del Paradero y fue rodando por los raíles de Carlos III continuando por los de Reina, Monte y Egido. Pasó frente a la Terminal de Trenes y se adentró por los muelles hasta llegar a la Avenida del Puerto. Después regresó por el mismo camino.

El conductor, apodado “Serrucho”, fue cobrando a los viajeros los cinco centavos que costaba el pasaje. A las doce de la noche, al iniciarse el nuevo día, pasó por la esquina de Reina y Gervasio.

Desde las ventanillas del tranvía andante se apreciaba  que la ciudad estaba triste, recogida y las sirenas de los patrulleros se escuchaban sin cesar. Los vehículos apenas circulaban y los contados caminantes andaban con paso rápido, tristes y aterrados. Hacía cincuenta días que el General Fulgencio Batista había dado un golpe cuartelero y había cercenado las libertades nacionales. El pueblo estaba indignado. Aumentaba la represión policíaca, mientras que los estudiantes y trabajadores hacían sentir cada día más sus protestas.

Por esa razón no se veían las habituales familias que volvían en el tranvía al terminar las funciones del teatro o el cine, ni los enamorados que daban un paseo nocturno. Solo lo abordaron unos pocos obreros y gastronómicos que regresaban a su hogar después de terminar su turno de trabajo.

Cuando faltaban escasos minutos para llegar al Paradero, “Serrucho” llenó
los modelos de liquidación. Había recaudado 0.75 centavos, lo que evidenció que solo quince viajeros participaron en la marcha final.

Sigue leyendo

La Habana de Eusebio Leal Spengler: ¿Una utopía que resucita?

Por Salim Lamrani

Plaza de la Catedral de La Habana
Alejo Carpentier, en un vibrante homenaje a su ciudad natal, la apodaba “la Ciudad de las columnas”, por la magia de sus innumerables pilares y columnas de esencia barroca que hacen de La Habana un lugar único en América Latina. Con su destino tan singular en la historia del continente, la ciudad natal de José Martí es un espacio mítico que no puede dejar indiferente al alma humana, en virtud de su extraordinario poder de encantamiento. Fruto de una mezcla de estilos arquitectónicos diversos de origen árabe, español, francés, italiano, griego y romano, la capital cubana se define ante todo por su sincretismo tan peculiar[1].

La excelencia del barroco cubano se encuentra en la Plaza de la Catedral, el estilo neoclásico en el Palacio de Aldama, el neogótico en la Iglesia de Reina, el Art Nouveau en la Estación Central, la Universidad o el Capitolio, el Art Deco en el edificio Barcardí, una combinación de esencia colonial y soviética en el Palacio de Convenciones, la presencia del modernismo en el impresionante edificio Focsa o la influencia bizantina en la Catedral Ortodoxa.

Al respecto, Carpentier escribía:

“La vieja ciudad, antaño llamada de intramuros, ciudad en sombra, hecha para la explotación de las sombras, sombra, ella misma, cuando se la piensa en contraste con todo lo que fue germinando, creciendo, hacia el oeste, desde los comienzos de este siglo, en que la superposición de estilos, la innovación de estilos, buenos y malos, más malos que buenos, fueron creando en La Habana ese estilo sin estilo que a la larga, por proceso de simbiosis, se amalgama, se erige en un barroquismo peculiar que hace las veces de estilo, inscribiéndose en la historia de los comportamientos urbanísticos. Porque, poco a poco, de lo abigarrado, de lo entremezclado, de lo encajado entre realidades distintas, han ido surgiendo las constantes de un empaque general que distingue a La Habana de otras ciudades del continente[2]”.

Sigue leyendo