Archivo de la etiqueta: léxico

El gran libro de los insultos

libroEl autor de El gran libro de los insultos, Pancracio Celdrán, afirma que este trabajo demuestra que «para insultar, no hay idioma como el castellano. El insulto castellano es directo y rápido, audaz, como un tiro». «La lengua española se caracteriza por la variedad y enjundia del léxico ofensivo y por su gracia», afirma Celdrán, que en su libro cita y explica términos como ‘guarripanda’, ‘gandido’, ‘dondorondón’ o ‘culichichi’.  

Su obra ofrece insultos para todas las situaciones, desde los ladrones y maridos aparentemente engañados; «chulos destemplados, soberbios montaraces, granujas disculpables o pobres hombres arrinconados por la vida, hasta los relacionados con la sexualidad, con el hambre o con los numerosos habitantes del reino de los tontos, pícaros, mentecatos, bobos y truhanes».  

En El gran libro de los insultos, que tiene más de mil páginas, hay insultos desconocidos por completo, como ‘gandido’, es decir, «muerto de hambre, desgraciado y menesteroso que no tiene dónde caerse muerto».  

Sigue leyendo

Sobre el origen de algunas frases

«…como el Gallo de Morón»

Entre los cubanos es popular la frase: «Se quedó como el Gallo de Morón, sin plumas y cacareando». Muchos piensan que se trata de un famoso gallo originario de Morón, provincia de Camagüey, Cuba. Pues bien, la historia es que el Gallo de Morón ni era un gallo, ni era de Morón, ni tuvo que ver con Cuba.

gallo de MorónSe trata de una leyenda del siglo XVI, cuando el recaudador de impuestos de Granada se presentó en Morón de la Frontera (Sevilla) a ejercer su oficio. Como el sujeto tenía aspecto de matón y forma de actuar muy grosera, se le bautizó como el Gallo de Morón.

Los moronenses se hartaron de sus desplantes y un buen día le atizaron una tunda de palos tan contundente, que este tuvo que marcharse de Morón sin atreverse a volver por más impuestos. De ese episodio surgió una copla popular que decía: Anda que te vas quedando/ como el Gallo de Morón/ sin plumas y cacareando/ en la mejor ocasión.

«la hora de los mameyes»

En el léxico cubano hay una frase que muchos usamos sin conocer su significado: la hora de los mameyes. Esta frase, según cuentan, se originó durante la toma de La Habana por los ingleses.

Sigue leyendo