Archivo de la etiqueta: machismo

En mi casa mando ¿yo?

Por María Elena Balán Saínz

machismoCierto día un amigo, cuando le comenté que lo consideraba un hombre sin prejuicios, hizo notar mi error al valorarlo de esa forma, pues me confesó se sentía un tanto ninguneado y socavado en su función de cabeza de familia al enfrentar tareas hogareñas.

Ante mi sorpresa aceptó revelar cómo a pesar de fregar, arreglar cosas en el hogar, pintar sus paredes, hacer el desayuno a sus hijos de vez en cuando, darles un aventón hasta la escuela, en el fondo de su yo esto no le gustaba mucho.

En Cuba la mujer ha ido ganando un espacio público, pero no ha llegado a eliminarse totalmente esa visión de vincularla a la doble jornada, tanto en su centro de trabajo como en el hogar.

Al terminar la labor, ya sea como obrera, técnica, directiva o funcionaria, le espera enfrentar la elaboración de los alimentos, organización del resto de las tareas hogareñas, como la limpieza, lavado, velar por el desempeño escolar y el cuidado de hijos, o padres ancianos.

El machismo, presente en muchos núcleos en nuestro país, impide una vida familiar equitativa. Lo peor es que arrastramos esa situación precisamente desde el inicio de la educación ofrecida por la familia, al vincular siempre a las niñas con tales tareas en sus juegos infantiles, mientras a los chicos se les encamina hacia todo aquello que realce su futura hombría.

Estudiosos del tema consideran la existencia de un modelo desigual de distribución de tareas domésticas, donde la mujer deviene responsable máxima de las obligaciones.

Sigue leyendo

Mujeres cubanas, algunas deudas

Por Leticia Martínez Hernández

mujeres cubanasEs cierto: las mujeres cubanas desde hace muchos años dejaron de ser “innombrables” para ocupar los planos más estelares, para ser las protagonistas de hazañas cotidianas que antes les fueron negadas. Para nadie es secreto dentro de este archipiélago el hecho de que han conquistado incontables espacios alguna vez reservados con el cartel de “solo para hombres”. Sobran las cifras ascendentes, las historias de aquellos antes y del después que las descubren inmensas, magnánimas, imprescindibles…

Sin embargo, luego de tanta batalla dada, aún persisten rezagos de vicios machistas, a veces demasiado sutiles, que recortan el vuelo al aún llamado sexo débil. Hemos sabido de cubanas que hacen “trabajos solo de hombres”, presentadas con la mayor de las algarabías, como si a más de 50 años de Revolución contar esas extrañezas fuera un logro, cuando a estas alturas del campeonato tales argumentos deberían formar parte de nuestra cotidianidad. Resulta oprobioso que subsistan prejuicios de género: deudas que entre tantos logros no deben camuflarse.

Hace unos días tuve la oportunidad de presenciar una reunión donde se discutía un asunto de jerarquía para el país. Entre los decisores, quienes ponían a punto la culminación de una importante obra, no fue difícil contar la cantidad de mujeres que aportaban esfuerzos: ¡solo dos, entre una veintena de hombres! Entonces comenzaron a diluirse aquellas cifras del inicio, pues en el terreno del día a día muchas mujeres no ocupan responsabilidades porque alguien las presume inferiores; porque alguien le “teme” a su condición de madre, cabeza del hogar, esposa: papeles que alguien supone pueden restarle neuronas a su gestión laboral; o porque sencillamente ellas, a veces obnubiladas por esas opiniones retrógradas, desertan de la vanguardia.

Sigue leyendo

Humor: Machismo

Machismo. Caricatura de Pedro Méndez, director del humorístico Melaíto