Archivo de la etiqueta: manuel

Golpistas mantienen cierre de aeropuerto en Tegucigalpa

Tegucigalpa, 6 jul (PL).— El aeropuerto internacional de Toncontín continúa hoy cerrado por órdenes de los golpistas, luego de una cruenta jornada de represión contra cientos de miles de hondureños que esperaban el regreso su presidente, Manuel Zelaya.

Autoridades de la terminal aérea, ubicada a unos siete kilómetros del centro capitalino, estimaron que los vuelos podrían regularizarse en dos o tres días.

El pronóstico resulta incierto en un panorama de creciente violencia contra integrantes de organizaciones sociales, sindicales, estudiantiles, de campesinos e indígenas que este lunes prosiguen las manifestaciones contra el gobierno de facto y por la restitución del mandatario constitucional.

Los sucesos ocurridos en Toncontín este domingo dejaron el saldo de dos muertos y más de una decena de heridos por disparos de los militares.

La represión impuso sus huellas y los golpistas impidieron el aterrizaje de la aeronave de Zelaya, pero el Frente Nacional que coordina la resistencia contra los usurpadores llamó a reforzar la lucha.

Para el dirigente del Movimiento Vía Campesina, Juan Barahona, en el pueblo todavía hay espacio y fuerza moral para combatir.

Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria

Carlos Manuel de CéspedesDe esos hombres que se empinan decididos en la historia y rebasan con creces el momento que les toca vivir, de esos hombres que abrazan con pasión la sagrada causa de la libertad y la dignidad, y entregan su vida y su sangre generosas en aras de un destino mejor para el ser humano, de esos hombres fue Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, quien un día como hoy, hace 135 años, murió en desigual combate en plena Sierra Maestra.

“Es preciso —dijo de Céspedes José Martí— haberse echado alguna vez un pueblo a los hombros, para saber cuál fue la fortaleza del que, sin más armas que un bastón de carey con puño de oro, decidió, cara a cara de una nación implacable, quitarle para la libertad su posesión más infeliz, como quien quita a un tigre su último cachorro”.

La fortaleza no estaba, en efecto, en el brazo de Céspedes, sino en su voluntad de acero, en su arraigado patriotismo, que como alas de un relámpago alumbró inteligencias, despertó espíritus y generó entusiasmo y luz para mostrar el camino a seguir por su generación y las generaciones futuras.
Sigue leyendo

El Himno Nacional cubano y el Día de la Cultura Cubana

bayamoEl 20 de octubre se instituye el Día de la Cultura Cubana en conmemoración del 20 de octubre de 1868, fecha en que las tropas mambisas al mando de Carlos Manuel de Céspedes liberaron la ciudad de Bayamo y el pueblo entonó por primera vez nuestro Himno Nacional, La Bayamesa.

La historia del Himno Nacional cubano se remonta al 13 de agosto de 1867, cuando se reunió el Comité Revolucionario de Bayamo en la casa del abogado Pedro (Perucho) Figueredo, para elaborar los planes que debían desencadenar el movimiento independentista cubano. Allí se le sugirió al propio Figueredo que compusiese “nuestra Marsellesa”. Esa madrugada, la del 14 de agosto, plasmaba el revolucionario bayamés la melodía del que llegaría a ser nuestro Himno Nacional. Se le llamó La Bayamesa como expresión de su carácter revolucionario y del lugar en que nacía la rebeldía nacional.*

El 8 de mayo de 1868, Figueredo le solicita al músico Manuel Muñoz Cedeño la orquestación de aquella marcha, canto épico que se distanciaba de los himnos con perfiles sacros, himno de guerra y de victoria que debía llamar al combate y exaltar el sentimiento patrio. El 11 de junio de 1868 logró Figueredo que se tocase en la Iglesia Mayor de Bayamo. Catorce meses después de creada la melodía de nuestro himno, Figueredo le incluye la letra.

El 10 de octubre de 1868 se inicia la Revolución y diez días después, el día 18 de octubre de 1868, se inició la toma de Bayamo por parte del Ejército Libertador de la República de Cuba en Armas, y el 20 de octubre es tomado Bayamo por las fuerzas insurrectas. En medio de la alegría y el bullicio de las tropas rebeldes, mezclada con la muchedumbre jubilosa, al lado de Carlos Manuel de Céspedes y otros patriotas, y en medio de los gritos que solicitaban la letra de aquel himno, Figueredo sacó lápiz y papel de su bolsillo y cruzando una pierna sobre la montura de su caballo escribió la letra que, copiada de mano en mano, a coro con la música, se cantó por primera vez por todos los que allí participaban.

Sigue leyendo

Carlos Manuel de Céspedes: Declaración de Independencia

Nuestra primera guerra de liberación comenzó el día 10 de octubre de 1868 cuando Carlos Manuel de Céspedes, abogado bayamés, reunió en su ingenio La Demajagua un numeroso grupo de manzanilleros que hacía varios meses conspiraban para darle la libertad a Cuba, y junto con ellos y sus esclavos, a los que ese mismo día declaró libres, se lanzó a los campos de Cuba a pelear por la libertad.

céspedesAl levantarse en armas, Céspedes lanzó el manifiesto que se reproduce aquí.

Manifiesto de la junta revolucionaria de la isla de Cuba, dirigido a sus compatriotas y a todas las naciones

Al levantarnos armados contra la opresión del tiránico gobierno español, siguiendo la costumbre establecida en todos los países civilizados, manifestamos al mundo las causas que nos han obligado a dar este paso, que en demanda de mayores bienes, siempre produce trastornos inevitables, y los principios que queremos cimentar sobre las ruinas de lo presente para felicidad del porvenir.

Nadie ignora que España gobierna la isla de Cuba con un brazo de hierro ensangrentado; no sólo no la deja seguridad en sus propiedades, arrogándose la facultad de imponerla tributos y contribuciones a su antojo, sino que teniéndola privada de toda libertad política, civil y religiosa, sus desgraciados hijos se ven expulsados de su suelo a remotos climas o ejecutados sin forma de proceso, por comisiones militares establecidas en plena paz, con mengua del poder civil. La tiene privada del derecho de reunión, como no sea bajo la presidencia de un jefe militar; no puede pedir el remedio a sus males, sin que se le trate como rebelde, y no se le concede otro recurso que callar y obedecer.


Sigue leyendo

Villaclareños en la gesta

abelCuando el joven encrucijadense Abel Santamaría Cuadrado recibe la misión de ocupar el hospital civil Saturnino Lora, en Santiago de Cuba, como parte de las acciones del 26 de julio de 1953, le plantea a Fidel:

«Yo no voy al Hospital. Que para allá vayan las mujeres y el médico. Yo tengo que pelear si hay pelea; que otros pasen los discos y repartan las proclamas.»

 

«Tú tienes que ir al Hospital Civil, Abel, porque yo soy el jefe, y debo estar al frente de los hombres. Tú eres el segundo, yo posiblemente no voy a regresar con vida», le responde el líder de la Revolución.  

El diálogo entre los dos muestra la disposición de ambos para afrontar los mayores peligros, sin asomo de temor alguno y con una fidelidad infinita a la causa de su pueblo. También expresa el sentimiento más claro y honrado de la amistad que existía entre ellos.

 


Sigue leyendo