Archivo de la etiqueta: natalicio

Richard Strauss: a 150 años de su natalicio

image_previewHoy se conmemoran 150 años del nacimiendo del músico alemán Richard Georg Strauss, quien desde muy temprana edad logró encantar al mundo con su innato talento musical.

Strauss nació en Múnich (Alemania) el 11 de junio de 1864. Con motivo de celebrarse este miércoles un año más del natalicio de este músico, pasamos a resaltar un poco de la vida de este artista:

Este mago del sonido, desde los tres años tocaba el piano y a los seis ya componía, y logró encantar al mundo con su innato talento musical.

Strauss se inició en la profesión de músico como asistente de director a los 21 años, y compuso música instrumental, entre la que destaca su ‘Burlesca’ para piano y orquesta, de 1886.

Con los poemas sinfónicos ‘Macbeth’ y ‘De Italia’, junto a su obra ‘Don Juan’, adquirió gran popularidad, pero fueron las piezas musicales ‘Till Eulenspiegel’ y ‘Así habló Zarathustra’ las que lo catapultaron definitivamente a la fama.

Aunque Strauss no era simpatizante de la ideología antisemita, fue nombrado por el dictador Adolf Hitler un apasionado de Wagner y de Franz Lehár, presidente de la Cámara de Música del ‘Reich’ (imperio). Se dijo que Strauss aceptó el poder solo para proteger a su nuera, que era judía.

El semanario alemán ‘Der Spiegel’ destacó en una de sus publicaciones que Strauss “se consideraba intocable. Quería aprovechar el sistema. No era nazi ni miembro del partido ni antisemita. Era un auténtico oportunista”.

Strauss impulsó su carrera musical con la tradición del romanticismo tardío, y tomó como referencia obras como ‘El caballero de la rosa’, que evoca las refinadas óperas de Mozart.

Al final de su vida, Strauss retomó el camino emprendido en los inicios de su carrera con la composición de música instrumental. El director y compositor alemán concibió como nadie la orquesta.

(Fuente: TeleSUR)

Anuncios

El legado de un rey

Por Osvaldo Rojas Garay

Capablanca¿Dónde está Capablanca?, preguntó en uno de sus poemas Nicolás Guillén. Ciento veinte años después de haber visto la luz en el Castillo del Príncipe, en La Habana, el 19 de noviembre de 1888, es posible encontrar la respuesta en los propios versos de nuestro Poeta Nacional: José Raúl Capablanca Graupera “anda, camina, ejerce su gobierno en las calles del mundo”.

Está en la presente Olimpiada de Dresde, Alemania, donde seguro habrá un momento para recordarlo el próximo miércoles, como lo hubo en la de Salónica, Grecia, en 1988 al cumplirse el centenario de su natalicio. Entonces, en esa ciudad helénica, la FIDE instituyó el 19 de noviembre como Día Mundial de Ajedrez.

Mientras eso sucedía allí, en la Casa del Arquitecto Central de Moscú, se ofrecía un homenaje al tercero de los 19 reyes universales que ha tenido el juego ciencia (1921-1927); allí se leyó un mensaje del mítico Garry Kasparov en el que este expresaba que el genio de Capablanca constituye un gran tesoro para la historia del ajedrez mundial.

Sigue leyendo

Celebrarán en Cuba aniversario 150 del natalicio de Puccini

PucciniLa Habana, 17 nov. (PL).— Cuba se unirá a las festividades mundiales por el aniversario 150 del natalicio del compositor italiano Giacomo Puccini (1858-1924) con la puesta en escena de Tosca, una de sus más significativas creaciones.

El Teatro Lírico Nacional presentará también un concierto variado con las arias y dúos más conocidos de sus obras Le Boheme, Madame Butterflay y Turandot.

Fuentes de la institución anunciaron a Prensa Latina que las celebraciones forman parte de una semana dedicada a la cultura italiana, que comenzará aquí el próximo día 24.

Líricos del mundo recuerdan a Puccini con temporadas de conciertos, eventos teóricos sobre su formación, trayectoria, exposiciones y proyecciones de audiovisuales.
Sigue leyendo

La poesía en mí

Por Emilio Ballagas

Con motivo de cumplirse cien años del nacimiento de Emilio Ballagas este 7 de noviembre, ofrecemos este trabajo suyo sobre lo que representó en su vida la poesía. Ballagas fue uno de los primeros poetas cubanos en contemplar la literatura afrocubana en sus obras. Murió en La Habana, el 11 de septiembre de 1954.

emilio ballagasYo no sé hasta qué punto tiene validez lo que el poeta pueda decir de su propio verso. El ojo como órgano en actividad, como ejercicio natural, se ignora a sí mismo. Vive solamente y es ojo en la medida que cumple su función de instrumento, su destino de darnos la visión de las cosas y así, se cumple en la aprehensión del paisaje, en la captación de la luz y en el contraste de esta con la sombra.

No en vano, en lenguaje castizo, mirar es “catar”, beber en luz el mundo circundante. Como poeta tengo el deber, y el destino de ignorarme. Soy un instrumento, soy caña hueca, que apenas dispone de unos cuantos agujeros para graduar el hálito universal. Dispongo de unos cuantos colores puros o soy un prisma que echa a volar en siete canciones las secretas aves de la luz perfecta. Mi condición de instrumento y mi destino de ignorarme no excluyen la posibilidad de que el espíritu que me rige ―para asumir una responsabilidad ante el Cosmos― procure afinar este instrumento hasta lograr darle las más variadas y ricas posibilidades de manifestar en sentido actual la eternidad de la poesía. Pero esto pertenece ya al orden de la intención. De facultad y de intención creo que está hecha la poesía.

La poesía en mí no es un oficio ni un beneficio. Es una disciplina humilde, un hecho humano al que no puedo negarme, porque me llama con la más tierna de las voces, con una inconfundible voz suplicante e imperativa a la vez. Como poeta no me siento en modo alguno un ser excepcional y privilegiado. No soy más que un notario de mis propias emociones, y en este sentido hay que redimir esa expresión peyorativa de “notario poeta”. Solo que el poeta que da fe fiel de las emociones de su “yo” es algo más que un notario, es una aguja magnética que se mueve a la menor alteración, que oscila delicadamente para marcar de la manera más precisa y ajustada los más finos y varios matices del sentimiento. Eso quiere decir que ser poeta es vivir en el mundo y en el universo, en el tiempo y en la eternidad, y así el poeta no se queda en esa cosa estrecha y enfática que ha dado hoy en llamarse “ser humano”, sino que es además de humano otras muchas cosas que andan por sobre lo humano. O que es humano por añadidura.

Sigue leyendo