Archivo de la etiqueta: pueblo

Haití duele

st1\:*{behavior:url(#ieooui) }

Por Miguel Barnet

Llevé, como todo buen viajero, la cámara fotográfica digital, la que hizo posible que reuniera todas las imágenes que quise. Quería en la pequeña Olympus llevarme el alma de Haití, pues como creen los llamados pueblos originarios, es decir nuestros indígenas, cuando uno toma una foto de alguien se apropia de su alma.

Niño haitiano

No hizo falta, sin embargo, que tomara demasiadas fotografías. El alma del pueblo haitiano, a diferencia de la de otros pueblos, está a flor de piel. Y eso lo pude comprobar en los siete días que estuve en la tierra de Toussaint Louverture, de Jacques Roumain y de Erzulie.

Ya Martha Jean-Claude me lo había anunciado cuando años atrás me invitó a que yo visitara su tierra de origen porque ella misma se definió como la mujer entre dos Islas, Haití y Cuba. Aunque su Patria grande fue el Caribe y mucho más grande aún toda América.

Gracias a la Fundación que lleva su nombre y que su hijo creó a la muerte de la cantante haitiana pude finalmente visitar lo que Alejo Carpentier llamó El Reino de este Mundo. Cuba le debe a la población de Saint Domingue, luego Haití, mucho del favorecido destino de su economía. Gracias a la cultura del café en el siglo XIX y también de la azúcar en el XX. Somos deudores de hornadas de haitianos que se establecieron en los cafetales de la antigua provincia de Oriente, en los centrales y bateyes azucareros, un poco más tarde en las zonas camagüeyanas como Esmeralda, Ciego de Ávila y otras. La tumba francesa, el vodú enraizado en Cuba, la fiesta del gagá y el zombie haitiano poseído por legiones de loas y presente como una sombra en campos de caña y bateyes, son parte esencial del imaginario cubano y de nuestro olimpo hagiográfico.

Sigue leyendo

Historia de los amish, un pueblo que vive en el pasado

Para ellos la historia se detuvo en el siglo xviii, y viven según las costumbres de la época.

niña amish

Seguramente los habrás visto en alguna película, y quizá ni siquiera sepas que realmente existen… y son muchos. Es la comunidad amish, un grupo de personas que viven anclados en el pasado, como si el tiempo se hubiera detenido en su reloj… bueno, es que ellos no tienen reloj.

La historia de los amish, sus costumbres y su modo de vida… no tienen desperdicio. Vamos a conocerlos un poco más.

Los amish son un grupo religioso y étnico, descendiente de inmigrantes predominantemente alemanes y suizos de habla alemana, que viven en 22 asentamientos en Estados Unidos (principalmente en Ohio y en Pensilvania) y en Canadá (en Ontario). Viven aislados del mundo exterior, defienden el pacifismo, la vida sencilla y restringen enormemente el uso la tecnología moderna.

Para los amish prácticamente el tiempo se ha detenido en el siglo xviii y rechazan la ropa actual, los automóviles, los televisores, los teléfonos, los secadores de pelo o, incluso, el gas y la electricidad (se siguen alumbrando con lámparas de petróleo). Consideran que estas manifestaciones de la vida moderna son malvadas y ponen en peligro su forma de vida.  


Sigue leyendo

Los valores de la Revolución

Por Omar Pérez Salomón
Cuba seguirá librando la batalla de la hermandad y la fraternidad, del humanismo, de la cultura, de la justicia contra la más brutal injusticia y de la verdad contra la mentira.

 

La Revolución cubana que comenzó el 10 de octubre de 1868, con su estilo y sus características propias, tiene raíces muy profundas en la historia de nuestra patria.

 

revolución

Hace 140 años no existía la nacionalidad cubana, una conciencia revolucionaria y un pueblo con pleno sentido de un destino común. En un país en aquellas condiciones en que la ignorancia era enorme, el acceso a los libros y a la cultura lo tenían un número reducido de criollos procedentes de familias acaudaladas. Permanecía establecido sobre bases sólidas el poder de España, cuando ya el resto de la América Latina se había independizado de la colonia española. Todavía no había una nación que liberar y no existía pueblo con la conciencia de la necesidad de libertad.

 

Al iniciarse la lucha revolucionaria en 1868 se empezó a crear el concepto y la conciencia de la nacionalidad y comenzó a utilizarse por primera vez el calificativo de cubano. Muy pocos pueblos en el mundo fueron capaces o tuvieron la posibilidad de afrontar sacrificios tan grandes como los que soportó el pueblo cubano durante diez años durante la primera guerra por su independencia.

 

Sobre aquella tradición creada por el pueblo de Cuba y en la conciencia engendrada en el heroísmo y en la lucha de treinta años, comenzó a brotar el nuevo y aún más radical y avanzado pensamiento revolucionario que ha llegado a nuestros días bajo la certera guía de Fidel, que recogió las banderas de Céspedes, Maceo, Gómez, Martí y muchos otros patriotas e inspiró a los combatientes que libraron las últimas batallas en nuestro país.


Sigue leyendo