Archivo de la etiqueta: santa clara

Agustín, un «loco» despierto en la cultura cubana

Por Luis Machado Ordetx

El jueves 20 de enero de 2011 Agustín de Rojas Anido asistió a la tertulia «La Voz del Otro». Allí se sometió al amplio cuestionario oral que hice sin darle tiempo a una reflexión reposada. De aquel encuentro suscribo los puntos de vista que ofreció en torno a la ciencia ficción, su labor narrativa, y también las consideraciones  que lo convirtieron en un defensor de la cultura cubana. Este lunes 12 de septiembre el escritor fue sepultado en la necrópolis de Santa Clara, su ciudad natal.  

Agustín de Rojas Anido, el escritor cubano más prolífero de la ciencia ficción, acaba de fallecer en Santa Clara, su ciudad natal. A pesar del lamentable suceso, todavía guardo instantes de aquellas asiduas conversaciones momentáneas que ocurrían en las aceras de la calle Céspedes, en las proximidades del Parque Vidal, cuando bien temprano en la mañana salía a auscultar la realidad social que observó por más de seis décadas de existencia.

A paso lento y al saludo de los amigos, tal vez los conocidos, le hacían detenerse, soltar una ironía en voz baja; decir una sarta de ocurrencias sobre un suceso histórico o el panorama político del mundo. Más de una ocurrencia movía a la risa o la reflexión soltaba al interlocutor que conocía de su locuaz y pertinente conversación. Por más de 20 años, antes de trascender como escritor tras la llegada de la novela Espiral (1981) —Premio David de Ciencia Ficción—, lo intimé en la calle sin que mediaran formalismos.

Su sencillez al vestir y dialogar, jamás lo envanecieron ante nadie. No importaron sus triunfos literarios para mantenerse por igual:  Una leyenda del futuro (1985), Año 200 (1990), El Publicano (1990) —Premio Dulce María Loynaz—, y Catarsis y sociedad (1995). Desde entonces, decía: «sin un sustrato de humedad no hay hierba que crezca», para referirse a por qué no escribía en estos tiempos en que un pensamiento más allá de lo cotidiano lo hizo permanecer fiel a sus raíces.

De camino hacia la Academia de Ajedrez de Santa Clara, adonde iba para seguir aprendiendo sobre el juego ciencia y comulgar con los jóvenes que allí concurrían, casi siempre al encontrarlo espetaba: «El espíritu de un pueblo está en el escritor, en el que ausculta la realidad social, porque crear es vivir. Estos son tiempos difíciles donde lo material golpea con una fuerza tremenda; por eso no se puede renunciar a ser un simple vientre».

Una vez le pregunté, ¿pero Agustín, para quá vas a la Academia?, y de inmediato dijo: «Nada, a pensar. Yo soy malísimo en el ajedrez, y la gente me busca para hablar de cosas cotidianas; y escucho sin que el mundo me caiga arriba, sin echarme a reír. El que escribe es porque tiene que decir algo, pero debe saber oír, con humildad. Ahí tienes al barrendero, con un nivel de satisfacción cuando ve terminar su limpieza. Todo lo hace con amor o dedicación. El mayor estímulo es sentirse amigo de esa persona; y si algo necesita la gente cotidiana es el estímulo, el ser juzgado en lo positivo; eso es el saber oír a los demás cuando hay problemas, el reconocimiento de los valores; el tratarlo con respeto, el mostrarlo con aprecio».

A principios de año, el tercer jueves de enero de 2011, Agustín de Rojas Anido acudió a mi invitación en la tertulia literaria «La Voz del Otro», un encuentro mensual entre escritores y periodistas. Vino a compartir el espacio con el periodista Yandrey Lay Fabregat y el público. También a someterse a la inquisición de mis preguntas sobre la ciencia ficción y el periodismo. Son tópicos muy distantes, pero con cierta vinculación. Cada cual, desde nuestro punto de vista, ausculta la realidad; uno la futura, la hipotética; el otro la inmediata; la que hace trascender.
Sigue leyendo

Laboratorios Labiofam en Santa Clara: un veneno que da vida

Por Enrique de la Osa

Un técnico extrae una muestras de veneno. Foto: Enrique de la Osa

La abundante presencia de una singular especie de alacrán en campos de Villa Clara, ha resultado una garantía para los estudios y la posterior producción de medicamentos a partir de la toxina de esos animales.

La especie endémica de Cuba se ha localizado en abundantes grupos en las zonas de Hanabanilla, en el macizo de Guamuhaya y Hatillo, cercano a Santa Clara, de donde se extraen ejemplares para los Laboratorios Biofarmacéuticos (Labiofam), del Ministerio de la Agricultura.

Solo México y China cuentan con escorpiones que tengan toxinas similares a las de la especie cubana, con propiedades terapéuticas para algunas enfermedades, por sus cualidades analgésicas, antiinflamatorias y antitumorales.

(Fuente: CubaDebate)

En Santa Clara, nuevo mural contra el terrorismo y la guerra

Por estos días, los colegas de Melaíto, publicación humorística de Villa Clara, han estado dedicados por entero a trabajar en un mural ubicado en Carretera Central, entre Virtudes y San Pedro, en Santa Clara.

Estos artistas de la plástica han puesto su arte al servicio de la lucha contra el terrorismo y la guerra, en el marco de las actividades desarrolladas para celebrar una fecha tan importante como el 26 de Julio y a pocos días de haber conmemorado el aniversario 322 de nuestra ciudad, en el centro del país.

Vista general del mural realizado en diciembre de 2008.

Fue en el 2008 cuando surgió por primera vez la idea de este mural y se realizó con la participación de caricaturistas de otros territorios junto a los melaítos. Como dato curioso tenemos que allí se dejó un espacio reservado para Gerardo Hernández Nordelo, uno de los Cinco antiterroristas cubanos prisioneros injustamente en cárceles de los Estados Unidos.

En la misma fachada, en Carretera Central, en Santa Clara, nace el nuevo mural contra el terrorismo y la guerra.

Para conocer detalles de este mural santaclareño le recomendamos el trabajo “Humor de Villa Clara pone al terrorismo contra el muro”, del periodista Yandrey Lay Fabregat, publicado en la edición digital del periódico Vanguardia.

 

Indignados familiares por manipulación política de la muerte de Juan Wilfredo

Por Freddy Pérez Cabrera

Juan Wilfredo Soto GarcíaTal como denunció la Nota Informativa del Gobierno Revolucionario, la muerte por causas naturales de Juan Wilfredo Soto García, un ciudadano cubano radicado en Villa Clara, continúa siendo objeto de manipulación por parte de las transnacionales de la desinformación.

Según relata Rosa Soto García, hermana del fallecido, este padecía varias enfermedades, entre ellas gota, hipertensión arterial, migraña y crecimiento del corazón, razón por la cual recibía atención médica desde hacía muchos años, y reconoció que Juan Wilfredo llevaba una vida muy desordenada y no cumplía las indicaciones de los galenos.

“Eso de que lo golpearon es una gran mentira. No tenía ninguna marca de golpeadura, todo es un invento de la propaganda contrarrevolucionaria. Estamos muy dolidos con esta campaña que se ha formado, causante de un gran dolor en la familia“, dijo al tiempo que agradeció la atención médica recibida.

“Fíjese si estamos indignados, que el día del entierro, al hijo de mi hermano, de solo 14 años, le dio tanto asco la postura de los ‘disidentes’, que les pidió que se fueran del cementerio“, asegura Rosa.

Madelín Soto, la sobrina de Wilfredo, y a quien este consideraba como a una hija, también mostró su sorpresa por la maniobra orquestada. “Fui a verlo al hospital y no observé ninguna señal de violencia. Además, si le hubieran dado tan solo un arañazo, de seguro él me lo hubiera dicho porque yo era de su entera confianza”.

El estudiante de Derecho Yasmil Pérez Rodríguez, esposo de Madelín, quien lo condujo al hospital, aseguró que el viernes 6, la hija de Wilfredo acudió a su casa desesperada, para que acompañara a su papá al médico. “Cuando llegué tenía sudoraciones, no se sentía los pies, e incluso tuvimos que bajarlo del cuarto piso en un sillón de ruedas. Una vez en la consulta del «Arnaldo Milián», fue objeto de varios análisis, recibió medicamentos de todo tipo, sin que hubiera una respuesta favorable de su organismo. Ante su empeoramiento, lo remitieron a la sala de terapia, donde permaneció ingresado hasta su deceso”.

Agregó Yasmil que estuvo con el tío de su esposa desde las 9:00 a.m. del viernes hasta el otro día. Tuvo oportunidad suficiente para conversar con él, llevarlo al baño, desvestirlo y nunca observó el más mínimo síntoma de violencia en su cuerpo, y “si fuera verdad lo que dice esa gente, de seguro él se lo hubiera contado porque entre ellos dos no había secretos”.

Sigue leyendo

«Contribuir a que el mundo sea mejor»

Por Marilyn Garbey

Roxana Pineda, inspiradora del Magdalena sin FronterasDurante los primeros días del año tuvo lugar en Santa Clara el Magdalena sin Fronteras, evento que reunió a mujeres consagradas al teatro. Fueron jornadas de alto nivel intelectual, de fructíferos intercambios de experiencias, de presentaciones al público. Roxana Pineda, del Estudio Teatral de Santa Clara, es su gran inspiradora. Cubasí quiso indagar en sus razones para organizar el certamen.

—¿Qué es el Magdalena Project?
—Magdalena Project  es una red que surgió en 1986, fundado por la actriz y directora Jill Greenhalgh, del Reino Unido, quien deseaba crear un espacio donde la mujer que hace teatro tuviera su voz. La red ha ido creciendo y se dedica a proteger al teatro hecho por mujeres. La red se aplatanó en Cuba en el año 2005, cuando tuvo lugar la primera edición del Magdalena sin Fronteras en Santa Clara, esta es la tercera edición. Quería reunir a algunas maestras aquí y quiso el azar que se suspendiera un evento que se organizaba en Cuba, al cual la mayoría de las personas que asistirían eran mujeres. A través de Julia Varley, del Odin Teatret y fundadora del Magdalena Project, contacté con algunas de ellas y vinieron a Santa Clara.

—¿Crees que hay diferencias entre el teatro que hacen los hombres con respecto al que hacen las mujeres?
—No podemos desconocer el papel que ha jugado la mujer en la Historia de la civilización. Por suerte vivimos en un país donde, desde la política, se ha instrumentado la igualdad de la mujer, pero una cosa es la política de Estado y otra cosa es la realidad cotidiana. El machismo tiene mucha fuerza aún, y es cierto que se ha avanzado mucho en el rol de la mujer en la sociedad, pero persisten vestigios de discriminación.  En otros países es un tema inquietante. Patricia Ariza ha recordado que solo el 1 por ciento de las tierras del planeta están en mano de mujeres. También hay cifras que corroboran que las mujeres reciben menos salario que los hombres. Por citar solo dos ejemplos, y podría hablar del feminicidio creciente. No creo que haya diferencias esenciales entre el teatro que hacen los hombres y el teatro que hacen las mujeres.

Sigue leyendo

¿Debió morir «Napoleón»?

Los variados rumores provocados por la fuga y posterior muerte de Napoleón, un jaguar del Jardín Zoológico de Santa Clara, motivaron a la colega Rayma Elena Hernández, periodista del semanario Vanguardia, a investisgar los hechos para esclarecer lo ocurrido.

Napoleón, el jaguar del Zoológico santaclareñoEl Jaguar. En mi recuerdo era una malograda aventura televisiva, con escenario en un supuesto país de América Latina, hogar del mayor felino de la región, hasta que pasó a la lista de los animales en peligro de extinción.

Pero desde el miércoles 17 de noviembre, el jaguar (Panthera onca) se convirtió en tema para mi agenda periodística, cuando llamadas telefónicas, correos electrónicos y el comentario público sugirieron la indagación sobre la «fuga», y posterior sacrificio de Napoleón, el único ejemplar de esa especie que poseía el Jardín Zoológico Camilo Cienfuegos, de Santa Clara.

«Lamentamos enormemente todo lo sucedido, porque perdimos un animal —afirma su directora, Grimilda Marrero Hernández—. Esta institución tiene la responsabilidad de preservar los animales, tanto los exóticos como los endémicos; pero ante un peligro extraordinario, primero está el hombre…»

Puerta abierta, puerta que hay que cerrar

Esta máxima es la garantía de seguridad en un zoológico, sobre todo cuando posee carnívoros fieros, como jaguares y leopardos, que son animales de pocos amigos, o de ninguno, ni siquiera de quien les da la comida. Con su potente dentadura, nos lo demostró Tania, la leoparda vecina de la jaula —hoy vacía—  de Napoleón.

jaula de donde escapó Napoleón

Una doble puerta para el refugio donde permanecen, mientras el cuidador realiza la limpieza. La jaula de exhibición: ¡Reja de balaustres de hierro. Una no, ¡dos trancas! Suficientes para neutralizar, incluso, un bestial empuje del jaguar, a pesar de sus 170 libras, distribuidas en un cuerpo musculoso de 1,25 metros;  joven, pues solo tenía 5 años, de 20 que pueden vivir en cautiverio.

Pero ninguna de las dos trancas estaba colocada el día en que, tampoco, el candado quedó cerrado. Descuido de cuidador, que ya se encontraba limpiando el hogar de Tania, y mansamente, Napoleón salió de su recinto de exhibición.

Sigue leyendo

Sellos postales que honran a la Benefactora de Santa Clara

Por Luis Machado Ordetx

Sello en honor de Marta AbreuMarta Abreu de Estévez, la Benefactora de Santa Clara, y réplicas artísticas del teatro La Caridad tomadas de un antiguo grabado y fotografías actuales del exterior y una parte del amplio lunetario de ese coliseo, aparecen por vez primera en el último medio siglo de historia nacional en sellos postales cubanos, tras ocurrir, este 19 de noviembre aquí la cancelación de cuatro estampillas, en ocasión del aniversario 125 de la fundación de la vetusta instalación cultural donada por la insigne patriota al pueblo de esta ciudad de la región central de Cuba.

Ese suceso, por su notable trascendencia en la historia filatélica y postal cubana, tiene su antecedente más remoto en 1947, dos años después del centenario del natalicio en Santa Clara de esa vital patriota, quien legara a la ciudad obras y edificaciones con fines benéficos y científicos, entre los que trascienden equipamientos técnicos destinados a un observatorio astronómico-metereológico, escuelas para niños pobres, asilo de ancianos, lavaderos públicos  y una planta eléctrica que embelleció en las noches sus calles más céntricas.

Sello que reproduce un grabado del teatro La Caridad

El sello que reproduce un grabado del teatro La Caridad perteneciente a 1885, año de fundación del coliseo.

A partir de 1956 circuló la última estampilla conocida con una  imagen física de la Benefactora, y una nueva cancelación comenzará a comercializarse por Correos de Cuba a partir de finales de esta semana.

Los sellos tendrán un valor de 15, 30, 65 y 75 centavos, respectivamente, y exhiben un grabado exterior del teatro La Caridad a los pocos días de su fundación el 8 de octubre de 1885, así como una fotografía actual del estado de conservación exterior de ese inmueble Monumento Nacional, una parte de los palcos del interior y un retrato de la Benefactora cuando tenía 40 años de edad.

La estampilla refleja la fachada de «La Caridad».

La estampilla refleja la fachada de «La Caridad».

El 14 de julio de 2010, víspera del aniversario  321 de la fundación de Santa Clara y del centenario de la muerte de Marta Abreu —ocurrida en París en 1909—, el Museo Postal hizo una cancelación rememorativa con el empleo de un sello, por valor de 15 centavos, en el cual se recordaron los 100 años del inicio de la Guerra de Independencia.

Sigue leyendo

La Verbena de la calle Gloria

st1\:*{behavior:url(#ieooui) } Por Francisnet Díaz Rondón

 En agosto la magia de las tradiciones de Santa Clara se adueña de las arterias citadinas. Sobre todo, de una muy conocida y estimada por los pilongos desde tiempos inmemoriales, transformada en una de las costumbres más arraigadas desde hace más tres siglos: la Verbena de la Calle Gloria.

Verbena de la calle Gloria en honor de Santa Clara de Asís

Este año la Verbena cumple 315 años de instaurada por los primeros pobladores de la naciente ciudad de Santa Clara.

 

Cuentan que el 16 de agosto de 1695 se acordó, en reunión del cabildo bajo el mandato del alcalde ordinario, capitán Juan Sarduy, y el resto de las autoridades, celebrar cada 12 del octavo mes la fiesta en honor de la Gloriosa Virgen de Santa Clara de Asís.

 

Al inicio se festejaba según los escasos recursos de los pobladores y el gobierno de la nueva villa. Con el objetivo de garantizar la asistencia de los habitantes a las solemnidades, el cabildo las anunciaba con antelación mediante bandos. De este modo las familias asentadas en los campos se incorporaban sin contratiempos a tan importante acontecimiento.

 

Estas fiestas se sucedieron durante todo el período colonial y neocolonial, aunque no sistemáticas, e incluso, en ocasiones, no llegaron a ser grandes fiestas. Del período republicano existen fotografías sobre la celebración en el Cuerpo de Bomberos de la ciudad, pues Santa Clara de Asís es la protectora de los bomberos.

Sigue leyendo

Santa Clara, la otra ciudad de Samuel

st1\:*{behavior:url(#ieooui) }

Por Pedro de la Hoz

Obra pictórica de Samuel Feijóo Asociado a sus andanzas por los campos de la región central de la isla, a su nacimiento en San Juan de los Yeras y a la casa cienfueguera que habitó hasta el fin de sus días, no puede olvidarse ahora, en medio del júbilo de sus habitantes ante la bien conquistada sede de la conmemoración central del Día de la Rebeldía Nacional, que Santa Clara, entre tantos y notables símbolos de su cultura, es también la ciudad de Samuel Feijóo.

Lo digo porque este hombre renacentista, que entendía la cultura como un espejo de totalidades para nada fragmentadas, dejó huellas imperecederas en esta urbe hacia la medianía del siglo pasado y contribuyó como pocos, en momentos difíciles, a echar al rastro la maldición del fatalismo geográfico que condenaba a toda actividad intelectual al margen de la capital a cargar con el irremediable fardo de la chatura provinciana.

Desde Santa Clara, exactamente desde la Universidad Central de Las Villas, Feijóo (1914-1992) desarrolló una labor editorial sumamente destacada. Suele tomarse como referencia a la revista Islas (1958-1968), prolongada en Signos, a partir de diciembre de 1969 y desde la Biblioteca Provincial José Martí. Pero junto a esas publicaciones periódicas originales e insólitas por un contenido que anudó los hallazgos de la cultura popular con los más vastos saberes, es bueno señalar cómo en su calidad de director del Departamento de Estudios Folclóricos y de Publicaciones de la UCLV, dio a conocer textos fundamentales de la literatura cubana, como Lo cubano en la poesía, de Cintio Vitier; e Idea de la estilística, de Roberto Fernández Retamar.

Sigue leyendo

Santa Clara celebra su 321 aniversario

st1\:*{behavior:url(#ieooui) }

Por Narciso Fernández Ramírez

 

Parque Vidal de santa ClaraPocas ciudades de Cuba tienen tan rica historia como la Gloriosa Santa Clara, nombre dado a la villa por sus fundadores remedianos.

Nacida bajo un frondoso tamarindo el 15 de julio de 1689, resulta la única urbe del país que fuera atacada durante las tres guerras de independencia.

La primera vez, casi estrenaba su condición de ciudad, otorgada por la corona española en los inicios de la década del 60 del siglo xix. Sucedió en 1876, cuando en medio de la Guerra de los Diez Años el general mambí Manuel de Jesús Calvar la acometió para ocuparla.

Luego, el 23 de marzo de 1896, por órdenes del Generalísimo Máximo Gómez, fue asediada por segunda ocasión. Esta vez, por fuerzas insurrectas al mando del teniente coronel mambí Leoncio Vidal Caro, quien, junto a su ayudante, el cabo Ramón Brito, resultó muerto en medio de la Plaza de Armas.

Según afirmó años después el propio Gómez, entonces la ciudad pudo caer en sus manos. Pues su primera intención, al conocer la muerte del valiente subalterno, fue la de arrasarla. Idea que finalmente desechó por el profundo amor que les profesaba a los hijos de esta ciudad.

Ya en 1958, en los días finales de diciembre, la batalla por tomar la ciudad de Santa Clara tuvo visos de leyenda. La genial estrategia diseñada por el Comandante Ernesto Che Guevara hizo que en solo cinco días cayera en sus manos.

De nuevo, la otrora Plaza de Armas, convertida en Parque Leoncio Vidal en memoria del mambí caído, sirvió de escenario de la cruenta lucha. Todavía hoy, pasado medio siglo, las huellas de la intensa lucha son visibles en los muros de concreto del hotel Santa Clara Libre, antiguo Cloris.

Sigue leyendo