Archivo de la etiqueta: valores

Antonio Banderas: “Vivimos una época decadente”

Por elperidodico.com

252aed2471cdad1bbe403db112b66547_L.jpg,qt=943938000.pagespeed.ce.Ux9WxiEOpELleva meses con la oreja pegada al móvil y la vista a la pantalla del ordenador, preparando proyectos, uno tras otro, en lo que parece más un síntoma de hiperactividad que otra cosa. Un filme pequeñito escrito y producido por él a medida de su mujer, Melanie Griffith; una coproducción internacional en la que interpretará a uno de los 33 mineros chilenos atrapados bajo tierra durante semanas; el papel de Picasso a las órdenes de Carlos Saura; la producción de Autómata, una cinta sobre robots más filosófica que de ciencia ficción, y de Solo, sobre un teniente coronel español que vuelve de Agfanistán con síndrome postraumático…

Y por si fuera poco, al día siguiente de esta entrevista en Barcelona, siguió en la ciudad trabajando como fotógrafo en el especial Golden Woman, cuyos beneficios irán para causas solidarias. Luego se fue a Málaga a ver a su madre antes de volver a EEUU al encuentro de su móvil y su ordenador.

Pero aun así, escucha y ve lo que pasa a su alrededor, sobre todo en España. Y lo que percibe no le gusta. Y eso que es “realista, no pesimista”. “Vivimos una época decadente, y no solo a nivel económico, también de valores”, suelta durante una charla en un ‘suite’ del Hotel Arts.

(Fuente: CubaSí)

¡Vayámonos en esa!

Por José Luis Estrada Betancourt

solidaridadTenía un oído afinadísimo. Algunos dirían que de tuberculoso. Lo cierto es que el ruido monótono y ensordecedor que producía la afilada cuchilla de la vieja batidora al desintegrar el hielo y mezclarlo con la fruta de estación, la leche y el azúcar, le hacía gritar invariable a la finada Malvina: «¡Voy en esa!». Entonces mi madre, que como parte de sus preparativos siempre colocaba cerca el vaso que portaría aquella bebida irresistible, con una sonrisa radiante lo llenaba para que yo se lo entregara a la vecina de toda una vida, todavía sudoroso.

No recuerdo que alguna vez haya ocurrido de otra manera el «ritual». Y así viajaban con frecuencia hacia la casa de Malvina ajiacos, pudines, mermeladas, los platillos de arroz con leche… Sobre todo después que la pérdida de una pierna terminó hasta con sus deseos de ver el sol. A veces yo miraba a mi madre extrañado por aquel desprendimiento casi suicida. No abundaban muchas cosas entonces en Las Tunas, pero la «vieja» me fulminaba con su mirada y me regalaba una lección de vida: «No tiene gracia ser bondadoso cuando nada te falta, sino compartir cuando escasea».
Sigue leyendo

La honradez en los demás

Por Yoerky Sánchez Cuéllar

Cierto día, mientras la reunión ordinaria de la Juventud tomaba elevados grados de temperatura, en una pequeña hoja, arrancada de su cuaderno de estudiante, un compañero de grupo me escribió: «Para qué seguir este debate, si sabemos que en Cuba todo el mundo roba.»

 

caricatura

Precisamente, analizábamos el tema de la corrupción y las ilegalidades, y las formas más adecuadas para enfrentar esos males que carcomen las entrañas mismas de la Revolución. Le respondí con un pensamiento del Apóstol, que llevo siempre conmigo: solo dejan de entender la honradez en los demás, los que han dejado de ser honrados. Y a continuación refuté su planteamiento: ¡aquí no todo el mundo roba!, escribí al dorso de la misma hoja.

 

Conocemos la existencia de pequeños seres que viven del afán de lucro y a costa del sudor del prójimo. Pero constan más los ejemplos de personas que asumen la vida bajo el fundamento martiano de «ser bueno». En uno de sus Versos sencillos, Martí expresó: No me pongan en lo oscuro/ a morir como un traidor:/ yo soy bueno, y como bueno/ ¡moriré de cara al Sol! Convencido de que la noción del bien flota sobre todo, dejó claro que «los buenos son los que ganan a la larga».

 

Acudir al Apóstol, en instantes difíciles como estos, mientras Cuba se sacude el golpe feroz de la naturaleza, resulta un acto de suprema responsabilidad. Aún más, cuando su discípulo mayor, Fidel Castro, convoca a combatir cualquier blandenguería o postura oportunista, causada por los instintos que todo hombre lleva dentro. Esas actitudes, contrarias a la esencia humana, pueden buscar lugar para posarse después de la tragedia, pero encuentran su barrera más firme en la ética y la moral del pueblo.


Sigue leyendo

Los valores de la Revolución

Por Omar Pérez Salomón
Cuba seguirá librando la batalla de la hermandad y la fraternidad, del humanismo, de la cultura, de la justicia contra la más brutal injusticia y de la verdad contra la mentira.

 

La Revolución cubana que comenzó el 10 de octubre de 1868, con su estilo y sus características propias, tiene raíces muy profundas en la historia de nuestra patria.

 

revolución

Hace 140 años no existía la nacionalidad cubana, una conciencia revolucionaria y un pueblo con pleno sentido de un destino común. En un país en aquellas condiciones en que la ignorancia era enorme, el acceso a los libros y a la cultura lo tenían un número reducido de criollos procedentes de familias acaudaladas. Permanecía establecido sobre bases sólidas el poder de España, cuando ya el resto de la América Latina se había independizado de la colonia española. Todavía no había una nación que liberar y no existía pueblo con la conciencia de la necesidad de libertad.

 

Al iniciarse la lucha revolucionaria en 1868 se empezó a crear el concepto y la conciencia de la nacionalidad y comenzó a utilizarse por primera vez el calificativo de cubano. Muy pocos pueblos en el mundo fueron capaces o tuvieron la posibilidad de afrontar sacrificios tan grandes como los que soportó el pueblo cubano durante diez años durante la primera guerra por su independencia.

 

Sobre aquella tradición creada por el pueblo de Cuba y en la conciencia engendrada en el heroísmo y en la lucha de treinta años, comenzó a brotar el nuevo y aún más radical y avanzado pensamiento revolucionario que ha llegado a nuestros días bajo la certera guía de Fidel, que recogió las banderas de Céspedes, Maceo, Gómez, Martí y muchos otros patriotas e inspiró a los combatientes que libraron las últimas batallas en nuestro país.


Sigue leyendo