Archivo de la etiqueta: vida

Entregan Premio Memoria Viva 2008

Por José Alejandro Rodríguez

Enrique Hernández Armenteros, Enriquito, como se conoce al insigne babalao de Guanabacoa, habló en nombre de los que recibieron este año ese reconocimiento por sus aportes a la cultura popular de la nación.

enriquitoSalud, fuerza, tranquilidad espiritual y vencimiento de las dificultades: esos fueron los cuatro deseos del insigne babalao guanabacoense Enrique Hernández Armenteros para todos los cubanos, al recibir el Premio Memoria Viva que otorga el Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello.

Enriquito, como se le conoce al nonagenario sacerdote de las religiones afrocubanas, habló con emocionada lucidez en nombre de las personalidades e instituciones que este año recibieron ese reconocimiento por sus aportes a la fecunda cultura popular de esta nación.

El jurado, integrado por los estudiosos Martha Esquenazi Pérez, Caridad Santos García y Dennis Moreno Fajardo, galardonó también, en la categoría de Personalidades, a René Hamlet Jonson, emblemático intérprete de la corneta china en la conga de Pueblo Nuevo de Holguín; Virtudes Reina Alayo, promotora cultural de Antilla; Gobeil Cruz, de Matanzas; y Luis Ramos Caballero, de Holguín, por su consagración a la décima cubana; y a María Góngora, de Moa, por sus ricos aportes a la juguetería textil.

Sigue leyendo

Caruso en La Habana

Por Ciro Bianchi Ross

carusoLa vida teatral habanera fue intensa durante las tres primeras décadas del siglo XX. Se daba el caso de que noche a noche ocho teatros abrieran sus puertas para la presentación de distintos géneros teatrales. No era raro entonces el empeño de compañías europeas de venir a la capital cubana a “hacer la América”. Si triunfaban aquí, tenían garantizado el éxito en otras latitudes americanas; si no, ya podían volverse a Europa con el rabo entre las piernas y los bolsillos vacíos.

En cuanto a la música, la ópera seguía siendo entonces el espectáculo preferido. Y La Habana igualaba y superaba a las más importantes urbes europeas y norteamericanas por la brillantez de los conjuntos operísticos que acogía. En una fecha tan temprana como 1776 abrió sus puertas el primer teatro de óperas con que contó la capital de la Isla. “Un teatro de óperas como no lo había en el mundo en aquella época. No lo había en los Estados Unidos aún ni en otras ciudades de América”, afirmaba Alejo Carpentier.

Precisaba el novelista de Los pasos perdidos que en aquellos comienzos del siglo XX, “la ópera italiana era un pretexto para toda una exhibición de vanidades, de modas, de cosas. Con un calor infernal y sin aire acondicionado la gente venía de frac y chistera y las mujeres traían pieles de cibelina y casi largaban el pellejo”.

Carpentier no dejaba de reconocer, sin embargo, que entre 1912 y 1921 se dieron en el Teatro Nacional “las temporadas de ópera más fabulosas que pudieran verse”. En abril de 1915, con motivo de la inauguración de dicho teatro, que se llamó Tacón hasta entonces, vino a La Habana una compañía compuesta por artistas de mucho renombre bajo la conducción del maestro Tulio Serafín. Y en 1920 estaba aquí Enrico Caruso para actuar junto a María Barrientos, Gabriela Bensanzoni, María Luisa Escobar, Flora Perini, Ricardo Stracciari y José Mardones.

Sigue leyendo

Alas por la Vida: espíritu, solidaridad y altruismo

Por Astrid Barnet

 

cáncer de mama“Parte de mi vida ha transcurrido en este hospital, adonde llegué en 1974, siendo aún estudiante de Medicina y con muchas aspiraciones en mi mente”, inició su diálogo el profesor doctor Alexis Cantero Ronquillo, especialista de Segundo Grado en Cirugía General.

 

Tras concluir recientemente el Primer Encuentro Científico-Histórico de dos colosos de la cirugía, centenarios: los hospitales Calixto García y Manuel Fajardo, constituyó una aspiración profesional contactar con este destacado cirujano quien, desde hace 17 años, dirige el Grupo de Mastología del Hospital Manuel Fajardo de La Habana.

 

Pausado y muy cordial en su conversación, el profesor doctor Cantero tiene hoy entre sus más prominentes avales dirigir el proyecto Alas por la Vida, “que surge en el 2003 inicialmente para desarrollar y apoyar un grupo de actividades con operadas de cáncer de mama, junto a familiares y médicos, con el objetivo de tratar de atenuar de alguna forma las secuelas que deja esta enfermedad”, dijo, para añadir que en aquel entonces el grupo lo conformaban 17 mujeres, pero los resultados han sido tan buenos que ya las involucradas suman más de trescientas”.

 

Cada dos meses las pacientes que integran Alas por la Vida se reúnen para recibir información referida a diversos aspectos o temas, que parten desde problemas como la sexualidad (tras intervención quirúrgica); el divorcio y sus incidencias; la dieta; la bioética en el enfermo oncológico; la medicina alternativa; la importancia del deporte en la salud… hasta los conflictos de género. Estos encuentros también permiten los intercambios y recomendaciones entre pacientes y especialistas en Mastología de otros hospitales del país. 


Sigue leyendo

Adulto mayor, edad dorada con arsenal de experiencia

Por Pablo Rafael Fuente de la Torre

 

El desarrollo de la ciencia y de la medicina ha contribuido a la prolongación de la vida humana y, por consiguiente, al incremento del número de personas longevas en el mundo.

 

En el anhelo de implementar una atención más diferenciada a los adultos mayores deberá prevalecer por siempre sensibilidad y disposición entre los hombres y mujeres del orbe; sólo así los ancianos podrán vivir sus grandes potencialidades con mayor plenitud.

 

adulto mayor

Y es que en esa etapa de la vida es donde la incomprensión y la indiferencia de los demás, así como los impedimentos propios de la edad, hacen más inexorable el camino a transitar.

 

Por esa razón, en 1990, las ONU estableció la celebración cada primero de octubre del “Día del Adulto Mayor”, conmemoración que se festeja en todo el planeta de diversas formas.

 

Favorecer la realización de un ambiente humano, social y espiritual en cuyo seno todas las personas, particularmente los adultos mayores, puedan vivir de forma plena y digna, constituye el principio básico de la sociedad cubana.

 

Nuestros ancianos, desde la visión integral del ser humano, son debidamente apreciados y acogidos por todos, porque en Cuba se les reconoce su espacio con alegría y disposición.


Sigue leyendo

Acoge Cuba taller sobre afecciones de la mama

mamaLa Habana.— La capital cubana acogerá en octubre el Taller Nacional sobre Afecciones de la Mama, auspiciado por la Sociedad de Cirugía, y que posibilitará el intercambio de experiencias entre profesionales del sector.

Los expertos indicaron la importancia de este tipo de evento, pues se impone un diagnóstico cada vez más temprano en la estrategia de lucha contra el cáncer de mama.

La agenda de temas a debatir incluye Factores de Riesgo y Diagnóstico Temprano, Atención a la Mujer con Cáncer de Mama, Cáncer de Mama en la Tercera Edad e Importancia del Trabajo de Enfermería, entre otros.

Como referencia en los tratamientos destaca el proyecto Alas por la Vida, surgido en el 2003 para desarrollar actividades con mujeres intervenidas quirúrgicamente de ese padecimiento.

Cada dos meses las pacientes que conforman el programa se reúnen para recibir información referida a diversos aspectos que parten desde problemas como la sexualidad, el divorcio y sus incidencias, la dieta y medicina alternativa.

(Tomado de http://www.dtcuba.com)

El comienzo de la vida

Un médico estaba realizando una histerectomía cuando, por casualidad, pudo presenciar —y fotografiar— el proceso de ovulación en una mujer.

 

 

óvuloFue un accidente, pero gracias a él por primera vez podemos ver imágenes de un momento indispensable para que se produzca la vida humana.

 

Un médico estaba realizando una histerectomía  cuando, por casualidad, pudo presenciar —y fotografiar— el proceso de ovulación en una mujer.

 

Las fotografías, que muestran en primer plano un óvulo emergiendo de un ovario, fueron captadas durante la rutinaria operación.

 

Aunque no tienen grandes implicaciones médicas inmediatas, los expertos afirman que las imágenes —publicadas en la revista New Scientist— son “extraordinarias”.

 

Una mujer fértil libera uno o más óvulos cada vez, pero hasta ahora solo había podido observarse la ovulación de los animales.

 


Sigue leyendo

¿Optimista? ¿Pesimista? Eso lo decide usted

Por Alfonso Cadalzo Ruiz

 

Tantas veces como me encuentro con las personas, lo mismo en la calle, el trabajo, un comercio, cualquier actividad social y hasta la propia casa, tarde o temprano aparecen los temas optimistas o pesimistas. Me parece que todos, sin excepción, hemos pertenecido a ambos bandos; unos por más y otros por menos tiempo. De la prolongación temporal en uno u otro bando, se puede dilucidar si se pertenece, definitivamente, al bando de los optimistas o al de los pesimistas. Está bien reflexionar sobre esto y decir sin tapujos que la definición al respecto puede proveer información de muchos aspectos relacionados con nuestra personalidad.

 

pesimismo optimismo

Hay a quienes las circunstancias les han jugado más de una mala pasada; a otras les ha ido siempre —o casi siempre— de maravillas. Es de imaginar que los del primer grupo sean gente decididamente pesimistas; los otros, en cambio, serían los optimistas. Curiosamente no siempre es así. Son numerosos los casos de individuos que han atravesado los mil y un infortunios, y, maravillosamente, son del grupo de los más felices y realizados. En el otro grupo sucede lo contrario; personas nacidas con todas las comodidades habidas y por haber, mimos, complacencias, y, como se dice, “nacidos de pie”, atraviesan este bosque de la existencia bajo un permanente lamento, clásicamente insatisfechos. ¿No es de preguntarse por qué?

 

En primer lugar, partamos de que la felicidad, que es fruto del optimismo, es un estado natural. El pesimismo, las tristezas, la desesperanza y la insatisfacción salimos a buscarlos; mejor dicho: son invenciones de nuestra mente. Como estado mental, el pesimismo o el optimismo que pueden inundarnos son, en última instancia, imágenes de la realidad creadas por nosotros, pero no la realidad misma. Debido a nuestra educación familiar, la formación de valores, los prejuicios, el “qué es bueno” o “qué es malo”, más la manera como los demás se relacionan con nosotros, se va creando en nuestra psique una especie de “programa mental”, un condicionamiento. Son los filtros a través de los cuales percibimos la realidad que nos circunda y, en última instancia, nos llevan al consciente la idea de “eso no está bien” o “aquello sí es correcto”.

 


Sigue leyendo

Los más viejos también van a la universidad

universidadQuienes piensen que luego de cumplir los sesenta años se terminaron las ilusiones, están muy equivocados. Las Cátedras Universitarias del Adulto Mayor han abierto nuevas expectativas para quienes en Cuba desean continuar superándose aunque hayan pasado los años mozos.

En las aulas pueden recibir nuevos conocimientos que les permitan vivir a plenitud la tercera edad. Para algunos es regresar a la escuela; para otros, adquirir el título universitario que siempre ansiaron y que un motivo u otro no les permitió alcanzar en su momento.

En el pasado curso escolar 2007-2008 se matricularon unos 14 mil nuevos alumnos, nueve mil de los cuales son egresados de cursos anteriores, incorporados en programas de continuidad de estudios, alternativa que muchos prefieren.

Esta novedosa experiencia comenzó hace seis años y ya se han creado 450 cátedras y 750 filiales en todas las provincias del país, tanto en zonas urbanas, rurales, municipios, como en los propios hogares de ancianos.
Sigue leyendo

¿Qué debo saber sobre el Alzheimer?

La expectativa de vida ha aumentado en la última década, pero también los problemas de salud propios de la edad adulta, como la enfermedad de Alzheimer.

alzheimer

Este mal suele confundirse con demencia senil, y por lo mismo no se le da la atención necesaria, de tal forma que si usted convive con una persona adulta que presente frecuentes olvidos, no lo deje al azar, los olvidos no son “normales”, puede haber una causa seria.

Lo mejor es acudir con el médico especialista para que a través de estudios se determine si existe alguna demencia tipo Alzheimer.

Cuando se presenta esta enfermedad, sufre no sólo el paciente, también los familiares, quienes en muchos casos se olvidan de él y lo dejan, en el mejor de los casos, en manos de cuidadores especializados, mientras que en otros los abandonan a su suerte en su casa.

Sigue leyendo