Archivo de la etiqueta: vitier

Cintio Vitier: hombre de amor y fe

Por Mercedes Santos Moray

cintioTodos sabemos de la cubanía de Cintio Vitier, aunque este maestro de generaciones no nació en nuestra tierra, sino en Cayo Hueso, la Florida: esa región de tan fervorosa presencia martiana, en que el Apóstol uniría voluntades para emprender la guerra necesaria.

 

Y también conocemos que en la raíz mambisa de Cintio, en su vocación espiritual de enseñar, dentro y fuera de las aulas; está también el ejemplo de su padre: el ensayista, filósofo y pedagogo Medardo Vitier, bajo cuyo estímulo comenzó el niño sus primeros estudios en las aulas del colegio Froebel, la institución educacional que él había fundado en la ciudad de Matanzas.

 

Como igual es de conocido aquel encuentro suyo, sucedido cuando Cintio sólo tenía diez años, al trasladarse con su familia a la capital, y que se produjo en las aulas de otra escuela, “La Luz”: el hallazgo de un condiscípulo que sería su hermano de ideas y de espíritu, y también por vínculos familiares. Me refiero a Eliseo Diego, ya que Cintio se casaría con Fina García Marruz, y Eliseo con la hermana de esta: Bella.

 

La Universidad de La Habana, que cumple 280 años de fundada, fue nicho fecundo para su juventud; y mientras cursaba los estudios superiores de abogacía, ya poeta, se integró a la edición de la revista Clavileño (1942-1943), entrando en el espacio de otro jurista y sobre todo poeta, José Lezama Lima.


Sigue leyendo

La honradez en los demás

Por Yoerky Sánchez Cuéllar

Cierto día, mientras la reunión ordinaria de la Juventud tomaba elevados grados de temperatura, en una pequeña hoja, arrancada de su cuaderno de estudiante, un compañero de grupo me escribió: «Para qué seguir este debate, si sabemos que en Cuba todo el mundo roba.»

 

caricatura

Precisamente, analizábamos el tema de la corrupción y las ilegalidades, y las formas más adecuadas para enfrentar esos males que carcomen las entrañas mismas de la Revolución. Le respondí con un pensamiento del Apóstol, que llevo siempre conmigo: solo dejan de entender la honradez en los demás, los que han dejado de ser honrados. Y a continuación refuté su planteamiento: ¡aquí no todo el mundo roba!, escribí al dorso de la misma hoja.

 

Conocemos la existencia de pequeños seres que viven del afán de lucro y a costa del sudor del prójimo. Pero constan más los ejemplos de personas que asumen la vida bajo el fundamento martiano de «ser bueno». En uno de sus Versos sencillos, Martí expresó: No me pongan en lo oscuro/ a morir como un traidor:/ yo soy bueno, y como bueno/ ¡moriré de cara al Sol! Convencido de que la noción del bien flota sobre todo, dejó claro que «los buenos son los que ganan a la larga».

 

Acudir al Apóstol, en instantes difíciles como estos, mientras Cuba se sacude el golpe feroz de la naturaleza, resulta un acto de suprema responsabilidad. Aún más, cuando su discípulo mayor, Fidel Castro, convoca a combatir cualquier blandenguería o postura oportunista, causada por los instintos que todo hombre lleva dentro. Esas actitudes, contrarias a la esencia humana, pueden buscar lugar para posarse después de la tragedia, pero encuentran su barrera más firme en la ética y la moral del pueblo.


Sigue leyendo