Por qué en español decimos buenos días o buenas noches en plural (y no en singular como las demás lenguas)

Por Irene Hernández Velasco

¿Te has preguntado alguna vez por qué en español decimos buenos días, buenas tardes y buenas noches, así, en plural?
Es algo absolutamente específico de nuestro idioma, algo único.

Utilizar saludos en plural es algo absolutamente específico de nuestro idioma.

En el resto de las lenguas romances (aquellas que como el castellano derivan del latín) los saludos se realizan siempre en singular, nunca en plural: buen día, buena tarde, buena noche.

Los ingleses se saludan por la mañana con un good morning, los italianos se levantan con un buon giorno, los portugueses y brasileños con un bom dia, los franceses con un bonjour… Todos emplean el singular y equivalen en castellano a un único y lacónico “buen día”. Hasta en alemán, un idioma de origen germánico, se escucha guten morgen, también en singular.

Un misterio

Aunque ninguna está confirmada, circulan varias teorías para tratar de explicar esa particularidad del castellano.

“En mi opinión, lo más posible es que en sus orígenes no se dieran simplemente los ‘buenos días’, sino que fuera una frase más larga que luego se fue acortando”, afirma Salvador Gutiérrez Ordóñez, catedrático de Lingüística y miembro de la Real Academia de la Lengua Española, el organismo encargado de velar por el correcto uso del idioma español.

Sigue leyendo

Anuncios

Aporofobia, palabra del año 2017 para la Fundéu BBVA

Aporofobia, el neologismo que da nombre al miedo, rechazo o aversión a los pobres, ha sido elegida palabra del año 2017 por la Fundación del Español Urgente, promovida por la Agencia Efe y BBVA.

Esta es la quinta ocasión en la que la Fundéu BBVA da a conocer su palabra del año, escogida entre aquellos términos que han estado presentes en mayor o menor medida en la actualidad informativa durante los últimos meses y tienen, además, interés desde el punto de vista lingüístico.

Tras elegir escrache en 2013, selfi en 2014, refugiado en 2015 y populismo en 2016, el equipo de la Fundación ha optado en esta ocasión por aporofobia, un término relativamente novedoso que alude, sin embargo, a una realidad social arraigada y muy antigua.

Sigue leyendo

Las doce candidatas a palabra del año de la Fundéu BBVA

Turismofobia

Desde hace cinco años, la Fundación elige, de entre los muchos términos a los que dedica sus recomendaciones diarias de uso del idioma, su palabra del año.

La primera de ellas fue, en 2013, escrache, a la que siguieron selfi (2014), refugiado (2015) y populismo (2016).

Las doce candidatas de este año son:

• aporofobia
• aprendibilidad
• bitcóin
• destripe
• machoexplicación
• noticias falsas
• odiador
• soñadores
• superbacteria
• trans
• turismofobia
• uberización

La ganadora se dará a conocer el viernes 29 de diciembre.

En consonancia con su actividad y principal objetivo (promover el buen uso del español en los medios de comunicación), la Fundéu BBVA elige su palabra más representativa del año entre aquellas que han tenido presencia en los medios, son de uso generalizado en todo el ámbito hispanohablante y ofrecen alguna duda o curiosidad desde el punto de vista lingüístico que las haya hecho protagonistas de algunas de sus recomendaciones diarias.

Sigue leyendo

Dio, vio o fue se escriben sin tilde

Las formas verbales del pasado dio, vio, fue, así como lio, fio, rio o guio, entre otras, se escriben sin tilde por ser monosílabas ortográficamente.

En los medios de comunicación es habitual encontrar frases como «Atropelló a dos personas y se dió a la fuga», «Cotto se vió bien en los primeros asaltos», «Gianni Infantino, presidente de la FIFA, fué el encargado de presidir la ceremonia del Sorteo del Mundial Rusia 2018» o «Exteriores cesa al cónsul en Estados Unidos que se rió de Susana Díaz».

De acuerdo con la Ortografía de la lengua española, las palabras monosílabas se escriben sin tilde, salvo en los limitados casos de tilde diacrítica. Esta norma se aplica a sustantivos como mar, luz o pez, sobre los que no suele haber duda, así como a las formas verbales del pasado dio, vio, fue o, en primera persona, di, vi o fui.

Según esta misma obra, formas verbales como lio, guio, fio o rio se consideran palabras monosílabas a efectos ortográficos, aunque una parte de los hispanohablantes las pronuncien como bisílabas.

Por tanto, en los ejemplos iniciales lo adecuado habría sido escribir «Atropelló a dos personas y se dio a la fuga», «Cotto se vio bien en los primeros asaltos», «Gianni Infantino, presidente de la FIFA, fue el encargado de presidir la ceremonia del Sorteo del Mundial Rusia 2018» y «Exteriores cesa al cónsul en Estados Unidos que se rio de Susana Díaz».

(Fuente: Fundéu)

El español, tercera lengua más utilizada en Internet

??????????????????????????????????????????????????????????

El español es la lengua materna de 477 millones de personas y la tercera más usada en Internet, solo superada por el inglés y el chino, reveló hoy en Madrid el Instituto Cervantes.

En su anuario El español en el mundo 2017, la institución pública precisó que el 7,7 por ciento de los internautas se comunica en ese idioma, además de ser la segunda lengua materna del mundo por número de usuarios, tras el chino mandarín (950 millones).

Ocupa esa misma posición en las dos principales redes sociales, Facebook y Twitter, agregó en una nota de prensa el Cervantes, encargado de la promoción y la enseñanza de esta lengua y la difusión de la cultura iberoamericana.

Según el anuario, más de 572 millones de personas hablan español en el mundo, de las cuales 477 millones son hablantes nativos, cinco millones más que hace un año.

Hoy lo habla el 7,8 por ciento de la población mundial, porcentaje que permanecerá inalterable hasta al menos el año 2050, mientras que desciende la proporción de hablantes de chino y de inglés.

Sigue leyendo

El apoliticismo: una forma de hacer política

Consideraciones sobre el «cubano apolítico», del Dr. en Ciencias Filosóficas Pablo Guadarrama González, Profesor de Mérito de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas.

Desde que irrumpieron las ideologías políticas, especialmente las que conformarían la modernidad, se fueron decantando diversas corrientes con posturas muy divergentes entre sí, y por supuesto con fundamentos filosóficos muy heterogéneos, sobre la forma y las vías de cómo debía organizarse la vida social.

La mayoría de ellas definieron con claridad sus ideas respecto a la cuestión del poder político, como instrumento para perpetuar algunas élites o clases dominantes, o para dar paso al predominio de otros sectores sociales.

No hay que olvidar que por ideología se pueden considerar un conjunto de ideas que se constituyen en creencias, valoraciones y opiniones comúnmente aceptadas, las cuales, articuladas integralmente, pretenden fundamentar las concepciones teóricas de algún sujeto social (clase, grupo, etnia, partido, Estado, Iglesia, etc.), con el objetivo de validar algún proyecto bien de permanencia, reforma o subversión de un orden socioeconómico y político, lo cual siempre presupone de algún modo una determinada actitud ética ante la relación hombre-hombre y hombre-naturaleza.

Para lograr ese objetivo, las ideologías pueden o no apoyarse en pilares científicos o filosóficos, en tanto estos contribuyan a los fines perseguidos; de lo contrario pueden ser desatendidos e incluso ocultados conscientemente.

El componente ideológico en las reflexiones filosóficas por sí mismo no es dado a estimular concepciones científicas, pero no excluye la posibilidad de la confluencia con ellas, en tanto estas propicien la validación de sus propuestas.

Sigue leyendo

La primera autodefensa de Fidel fue en Santa Clara

Por Narciso Fernández Ramírez

La Historia me absolverá, alegato de autodefensa de Fidel Castro por los sucesos del 26 de julio de 1953, está considerado entre los documentos político-jurídicos más importantes de la segunda mitad del siglo XX cubano. Allí expuso el Programa de la Revolución cubana en su última etapa y definió los seis graves problemas que aquejaban a la República neocolonial, así como sus soluciones.

Sin embargo, aunque es la más famosa de sus autodefensas, no fue la única ni la primera. Casi tres años antes, el 14 de diciembre de 1950, en el Palacio de Justicia de la antigua provincia de Las Villas, en Santa Clara, Fidel Castro pasó de acusado a acusador y denunció la corrupción existente durante el gobierno del presidente auténtico Carlos Prío Socarrás.

Entonces era un líder revolucionario en formación. No tenía aún el renombre que alcanzaría con los años, pero tampoco era un desconocido en la vida política cubana.

En su aval patriótico constaba su activa participación en la fallida expedición de Cayo Confites, en 1947, que pretendió derrocar el gobierno dictatorial de Rafael Leónidas Trujillo en República Dominicana. Cursaba el tercer año de la carrera de Derecho en la Universidad de La Habana y era presidente del Comité Pro Democracia Dominicana de la casa de altos estudios. Fueron 70 días en dicho lugar, y conocida resulta la anécdota en la que para no dejarse coger preso, se lanzó a nado en la bahía de Nipe hasta llegar a cayo Saetía, donde lo ayudó un pescador amigo de su familia.

Sigue leyendo

La verdadera y extraña razón por la que los españoles almuerzan tan tarde

Por Jessica Jones

España usa la Hora Central Europea, lo que la pone en el mismo horario que Serbia, que está a más de 2.500 kilómetros al este de Madrid.

Son las 10 de la noche en el barrio de La Latina, en Madrid, una de las zonas más antiguas de la capital de España, y las calles empedradas vibran con los sonidos de la gente disfrutando platos típicos.

Los restaurantes están atestados a una hora en la que, en la mayoría de los países, los cocineros ya estarían pensando en colgar sus delantales para irse a casa.
Sigue leyendo

Instituto de Biotecnología de las Plantas: Una historia de pasión… 25 años después

Por Yunier Javier Sifonte Díaz

Durante su visita Fidel se interesó por conocer cada uno de los detalles del proceso productivo.

Durante su visita Fidel se interesó por conocer cada uno de los detalles del proceso productivo.

Apenas basta cruzar el umbral del Instituto de Biotecnología de las Plantas (IBP) para percibir una extraña sensación de quietud y soledad. Varios pasillos desiertos, cómodos asientos desocupados y una excelsa pulcritud en cada sitio le anuncian al visitante la entrada a un lugar aparentemente inmóvil y callado. Sin embargo, detrás de cada puerta, en una casa de cultivo o junto a un cuarto estéril, cada quien habla con orgullo de su labor y transforma el silencio en un diálogo sobre la ciencia y su impacto social.

Adscrito a la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas (UCLV), el instituto es protagonista en el desarrollo de la biotecnología vegetal en el país. Fundado en pleno período especial, tuvo el reto de promover una tecnología novedosa y asumir investigaciones básicas, aplicadas y de innovación para defender en la Isla la idea de una verdadera soberanía alimentaria.

Desde su creación, el centro se encarga de entregar al Ministerio de la Agricultura (MINAG) semillas, embriones y posturas para los diferentes programas de la nación. Igualmente, de sus laboratorios han surgido variedades de plantas mejoradas genéticamente para resistir las plagas o enfermedades y adaptarse a determinadas condiciones como las características del suelo o la disponibilidad de agua. A su vez, nuevas tecnologías de cultivo y macropropagación llevan el sello del instituto que llega ahora al cuarto de siglo de existencia.

El reto de liderar la biotecnología vegetal en Cuba

El IBP tiene su núcleo fundacional a finales de la década del ´80 de la pasada centuria en un pequeño colectivo de investigadores conocido como Grupo de Mejora Genética, perteneciente a la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la UCLV. Allí, los alrededor de veinte científicos trabajaban en el cultivo de tejidos de variedades de plátanos y caña de azúcar, y daban los primeros pasos para el desarrollo de la biotecnología vegetal en Cuba.

Sigue leyendo

Sobre el uso del verbo conllevar

El verbo conllevar se construye sin la preposición a.

Sin embargo, es frecuente escuchar y leer en los medios de comunicación frases como las siguientes: «Lo anterior conlleva a elevar las tasas municipales, pese a que en su campaña política prometió no incrementarlas» o «La pérdida de yodo en la dieta conlleva a que se presenten desórdenes en el organismo».

Conllevar es un verbo transitivo que significa ‘implicar o suponer’ y ‘sobrellevar o soportar’; así pues, no es sinónimo de llevar, por lo que, como indica el Diccionario panhispánico de dudas, no es adecuado utilizar la preposición a seguida del verbo.

En estos casos lo adecuado habría sido escribir «Lo anterior conlleva elevar las tasas municipales, pese a que en su campaña política prometió no incrementarlas» y «La pérdida de yodo en la dieta conlleva la aparición de desórdenes en el organismo».

También conviene evitar la expresión conlleva consigo en lugar de lleva consigo, o simplemente conlleva, por ser redundante.

(Fuente: fundeu.es)