Linares: Mejor que hable el humor

Por Rayma Elena

adalberto-linares¡Qué cosas tiene el humor! El caricaturista Adalberto Linares anda feliz, entusiasmado, porque no tiene la palabra en la XIX Bienal Internacional del Humor de San Antonio de los Baños 2015. Y hasta venció su habitual resistencia a los viajes interprovinciales y a las comparecencias públicas para asistir al encuentro.

Se trata de «una deferencia»; de ahí su justificada alegría ante la petición de los organizadores del principal concurso de humor gráfico de Cuba. «Son verdaderas autoridades las que exponen en la Bienal, y al estar con los grandes uno se siente contento».

El hambre, la guerra, el medioambiente, el sexo, y hasta personajes cinematográficos como Frankenstein, son temas que aparecen en la muestra de Linares.

El hambre, la guerra, el medioambiente, el sexo, y hasta personajes cinematográficos como Frankenstein, son temas que aparecen en la muestra de Linares.

Solo algo le preocupaba: quería empacar 40 años de arte, y, como única condición, le pedían llevar un pequeño equipaje:

«¡Nada más que veinte caricaturas! Tuve que hacer una selección rigurosa. Pero como 40 años es demasiado tiempo, se me quedaron muchas. Hubiera querido que fuera más extensa».

Evidentemente, no fue por disposiciones organizativas que decidió aligerar su mochila con caricaturas sin texto. «El humor sin palabras es el que más me gusta hacer, porque permite la fusión con la plástica. Es uno de los géneros más difíciles: hay que dominar el dibujo, la perspectiva, el color, la textura…, para que el mensaje llegue bien. Pero tiene la ventaja de que traspasa las barreras del idioma, y para una exposición internacional como la Bienal, era mejor así, sin palabras».

Faltaba un título que resumiera las características de la muestra, y de eso se encargó Rolando González Reyes (Roland), el «humorista estelar» del colectivo de Melaíto —afirma—, y a quien confió el texto del catálogo de la muestra Lino no tiene la palabra, que quedó inaugurada a las 10:00 de la mañana de este miércoles 8 de abril —y con la presencia de su autor—, en el Centro Provincial de Artes Visuales Eduardo Abela, de San Antonio de los Baños.

Sigue leyendo

Imagen

Humor: La suegra

La suegra

Fernando Pérez: «Me interesan más las emociones que las palabras»

Por Elizabeth López Corzo

5686a0dfd3010a7f1e8f63616b0094f1_LDesde que anunciaron la película de Fernando Pérez La pared de las palabras y comentaron por los medios que abordaba el tema de la (in)comunicación, supe que sería una película dura. De Fernando no podemos esperar nunca una historia simple. Eso es algo que muchos espectadores le agradecemos.

Y no digo que para hacer un filme «bueno» o alejado de la frivolidad haya que recurrir necesariamente a la tristeza o al dolor, pero sí hay que reconocer en Fernando su buen ojo y sensibilidad para contar historias que son invisibles para otros. A este director no le interesa hablar de lo que ya se sabe, aun cuando estamos conscientes de que no hay nada nuevo bajo el sol. En sus obras Fernando encuentra siempre la forma de mostrarnos desde otro ángulo eso que creemos conocer, pero que no sabríamos explicar.

El simbolismo ―o las asociaciones, como él prefiere llamarlo― es más que una herramienta en su cine, es un estilo. La pared de las palabras no se desvía de ese carácter fernandiano, sin embargo, la estructura de la película y los diálogos resultan bastante lineales. Supongo que fue una manera más digerible que encontró el autor para que la carga simbólica no opacara los centros de atención: la familia, la discapacidad física o mental, la (in)comprensión…

¿Por qué precisamente escogieron el cuadro de Yoan Capote para La pared de las palabras?

«La presencia de un cuadro y de un hermano sano que hace arte y cultura es algo que poco a poco va cobrando significación en la historia. De hecho, la idea de que el cuadro se viera o no al final de la película fue algo que discutimos desde el guion. Algunos en el equipo decían que no debía aparecer y yo abogaba por el sí, porque de lo contrario, se frustraba al espectador.

«Pero al mismo tiempo, nos preguntábamos qué cuadro usar. A mí me encantan las artes plásticas y conozco muchos pintores, pero sorprendentemente no conocía a Yoan Capote. Cuando vi el cuadro Mar de noche en su estudio y encontré los anzuelos, pensé que esa era la metáfora de lo que en realidad la película quería expresar.

«Aunque al final Luis termina sembrando su semilla y germina un árbol, yo sentía que la película no podía quedarse en la imagen positiva. Yo sí creo en eso que germina, pero la película trata del dolor que representa ese otro lado oscuro de la vida. Una vez que se sufre, es difícil maquillarlo u obviarlo. Algunos dolores nos acompañan para siempre. Ese cuadro, Mar de noche, expresa eso. Los anzuelos muestran un mar punzante».

Yo lo vi como una imagen de la crudeza dentro de lo bello y viceversa.

«Sí, también es eso, la contradicción, la luz junto a la sombra. Lo claro, lo oscuro… la vida, en definitiva.

Sigue leyendo

Según un nuevo estudio Ana Frank murió antes de lo que se creía

Anne-FrankUn estudio publicado este martes asegura que la adolescente judía Ana Frank, cuyo diario ha sido leído por millones de personas, falleció al menos un mes antes de la fecha oficial de su deceso.

La investigación “arroja nueva luz sobre los últimos días de Ana Frank y de su hermana Margot”, indicó en un comunicado la Casa de Ana Frank, durante el aniversario del fallecimiento de la famosa adolescente.

“Sus muertes tuvieron lugar en febrero de 1945″, y no en marzo, precisó la institución.

Ana y Margot Frank murieron en el campo de Bergen-Belsen entre el 1 y el 31 de marzo, anotó la Cruz Roja en aquel momento. Las autoridades holandesas retuvieron a continuación la fecha de 31 de marzo.

La familia Frank se había refugiado en 1942 en un anexo secreto de un edificio de la sociedad de su padre Otto, con el fin de escapar de los alemanes.

Sigue leyendo

Que sean libros o tablets, pero que no muera la lectura

Por Elizabeth López Corzo

“Un lector vive mil vidas antes de morir. Aquel que nunca lee vive solo una”
George R. R. Martin

cb770a90cc1124d8b451060d739a1b02_XL¿Hace cuánto no tomas un libro en tus manos? ¿Hace cuánto tiempo que no lees, que no recorres las páginas de un buen libro con la misma pasión de años atrás? ¿Desde cuándo pasaste a segundo plano la lectura para ocuparte del trabajo, la casa y los mandados? ¿Hace cuánto que no lloras o ríes mientras lees, que no te emocionas al rozar con tus dedos la letra impresa; al sentir el olor de la tinta y del papel viejo o nuevo; al doblar las páginas y marcar tus párrafos favoritos aunque otros digan que es de mal gusto? ¿Hace cuánto?

El 31 de marzo es el Día del Libro Cubano. Se toma esta fecha porque fue cuando se creó la Imprenta Nacional, lo cual constituyó una de las primeras medidas sobre cultura que asumió la Revolución. El primer libro publicado fue El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Desde entonces la promoción de la lectura ha sido una prioridad para el Estado Cubano.

A mí no me gusta que pasen días sin leer. Bueno, por mi oficio es imposible que pase un día sin leer algo, pero me refiero a recorrer las páginas de un libro. La vida de nosotros los adultos se nos vuelve tan agitada –y nosotros lo permitimos– que muchas veces transcurren semanas sin que tomemos un libro o una revista en las manos. “Es que tengo tantas cosas por hacer”, me digo a mí misma para justificarme.

Pero todo es cuestión de establecer jerarquías, entre esas tantas cosas necesariamente hay que incluir la actividad de la lectura, aunque sea para irnos ya a la cama y rendirnos en la tercera hoja de lo que sea que leamos, pero hay que leer. Mis padres y mis libros han sido mis maestros. Recuerdo que tuve libros de todos tipos, me encantaban unos que formaban castillos al abrirlos. No sé por qué ya nunca veo de esos en las librerías.

Desde que era una jovencita he coleccionado libros infantiles para cuando tenga hijos. Guardo los que fueron míos y otros que compro en las ferias. Algunos me llaman exagerada. “Oye, cuando tengas hijos ya esos libros no se usan, habrá otros o quizás ya todo sea digital”. Pero yo hago caso omiso. Los libros nunca pasan de moda.

A mí me gustaba ponerle a los libros una hoja de olivo del árbol que estaba en la casa de mis padres, ese era mi marcador de adolescente. Con los años he vuelto a buscar libros que me hechizaron de joven y mayor ha sido la fascinación al encontrar estas ramitas secas entre las páginas, era como volver a vivir las experiencias de esa época.

Sigue leyendo

El daiquirí: un cubano universal

Ernest Hemingway fue el padrino irrebatible de una bebida con una historia muy peculiar…

Por Argelio Santiesteban

????????????????????????????????????????????????????????????????Es un risueño punto de la costa sur, allá por donde se sitúa la cabeza del cocodrilo que algunos adivinan en la silueta de Cuba.

De un lado, como una muralla que esconde al firmamento septentrional, la mole de la Sierra Maestra. Del otro, el Caribe, en su forma más rotunda, la Fosa de Battle, kilómetros de profundidad en las inmensidades líquidas.

Es tan solo un lugarejo, un nombre geográfico más, perdido en la toponimia que tachona mapas de la Isla. Ah, pero cuando se le menciona, lo mismo en un pub londinense que en una taberna andaluza, no es desconocido para nadie.

Porque ese punto escondido en nuestra geografía de ensoñación se llama nada menos que Daiquirí.

LOS ANTECEDENTES

En Cuba estaban dadas todas las premisas para que se produjese el milagro. En primer lugar, un sol explosivamente radiante. Y el receptor de sus rayos, la caña, que en el portento de su quimismo los transforma en la dulce sangre de sus venas azucaradas.

Las mieles de esa yerba gigante se transformarán en líquido espirituoso, por esa maravilla de la naturaleza llamada fermentación, por fervere, “hervir”, pues tal cosa parece que hacen los caldos durante el proceso mágico.

Sigue leyendo

Imagen

Humor: Baños públicos

marzo

¿Cómo empezó el lenguaje humano?

Por Ray Jackendorff

atapuerca¿Qué significa la pregunta del título? Cuando indagamos acerca del origen del lenguaje humano, tenemos que dejar en claro adónde apunta exactamente la pregunta. La pregunta no es cómo los lenguajes se fueron desarrollando gradualmente hasta adquirir los formatos que tienen en el mundo de hoy. La cuestión es, más bien, cómo la especies humana se desarrolló a lo largo del tiempo de tal manera que fue capaz de desarrollar la facultad del lenguaje, a diferencia de sus parientes más cercanos, los chimpancés o los bonobos.

¡Qué avance impresionante fue ese! No existe ningún otro sistema de comunicación que se pueda comparar con el lenguaje humano. Esta facultad es capaz de expresar pensamientos sobre un número ilimitado de temas (el tiempo, la guerra, el pasado, el futuro, las matemáticas, chismes, cuentos de hadas, cómo reparar el lavaplatos…). El lenguaje puede ser usado no solo para transmitir información sino también para solicitarla (preguntas) y para dar órdenes. A diferencia de los sistemas de comunicación de otros animales, contiene una expresión de negación. Toda lengua humana tiene un vocabulario de decenas de miles de palabras, elaboradas a partir de pocas docenas de sonidos de lenguaje (fonemas). Los hablantes pueden construir un número ilimitado de oraciones con esas palabras y con una cantidad relativamente pequeña de prefijos y sufijos, y luego los significados de las oraciones se construyen a partir de los significados de las palabras individuales. Lo más notable de todo esto es el hecho de que todos los niños normales aprenden el sistema completo oyendo a los demás hablantes e interactuando con ellos.

En contraste, los sistemas de comunicación de los animales tienen típicamente unas pocas docenas de llamadas diferentes, que son usadas solo para comunicar temas inmediatos, como comida, peligro, amenaza o reconciliación. Muchos de los tipos de mensajes que son transmitidos por el sistema de comunicación de los chimpancés tienen su contraparte en el lenguaje corporal humano. Para animales que emplean combinaciones de llamadas (como algunas aves canoras y algunas ballenas), los significados de las combinaciones no están hechos con los significados de sus partes (por más que no se han estudiado aún todas las especies). Y las tentativas de enseñar a los primates alguna versión del lenguaje humano, aunque fascinantes, no han producido sino muy rudimentarios resultados, de modo que las propiedades del lenguaje humano son únicas en el mundo natural.

Sigue leyendo

EL AMOR Y EL HUMOR

Originalmente publicado en RESERVAS DE DARDOS:

yoe y gerardo

1.
Era junio, y la noticia
le dio a Alcázar aire tierno
desde el hospital materno
de «Las hijas de Galicia».
Con esa pasión inicia
la vida de este buen hijo
inquieto, sin tiempo fijo
que en aquella calle rota
entre juegos de pelota
cazaba su lagartijo.

2-
El hábito de cazar
él lo rectifica luego;
lo cambió por otro juego:
el placer de dibujar.
Y comenzó a publicar
Su Pepino y Compañía…
Porque también comprendía
Otros buenos ingredientes
Y le daba a sus clientes
Ensaladas de alegría.

3-
Incursionó en Aspirina
Mientras estuvo en Tribuna
Y no le faltó ninguna
Dosis de humor cristalina.
Y cuando quiso la inquina
mostrarse con fuerza dura
en la celda más oscura,
queriendo hacerlo sufrir;
él nos hacía reír
con cada caricatura.

4-
Gerardo es el humorista
que nunca pierde la tabla
y en cada cosa que habla
también refleja esa arista.
Y…

Ver original 81 palabras más

El café: “un misterioso comercio con el alma”

Por Luz Marina Fornieles Sánchez, AIN

228f85fbb033ef2a7708e709d5882025_LA no dudarlo, el café es parte de la cotidianidad de los cubanos. Da goce y por ello crea dependencia; su olor y sabor constituyen una delicia para el paladar.

Deviene el agasajo ideal para los familiares, amigos y los vecinos, con quienes compartirlo provoca saborearlo. Hay quienes prefieren tomarlo en compañía y otros optan por su disfrute en solitario, en silencio; para gustos, colores… y preferencias. Pero eso sí: una taza de café humeante en las mañanas suele ser el mejor regalo para iniciar una jornada cargada de disímiles faenas.

La aromática bebida se integra así a la cultura e idiosincrasia de este pueblo, aunque es originaria del África del este. A Cuba llegó en el siglo XVIII, de la mano de Don José Gelabert, quien fundó en el Wajay, en las afueras de La Habana, el primer cafetal de la isla en 1748, con semillas provenientes de Santo Domingo, actual República Dominicana.

Sigue leyendo