Archivo de la etiqueta: internet

Las 10 claves que explican el Nuevo Sistema Mundo

Por Ignacio Ramonet

Vamos hacia un mundo multipolar en el que los nuevos actores (China, Rusia, India) tienen vocación a constituir sólidos polos regionales. En la imagen los mandatarios de las naciones que integran el BRICS durante su última Cumbre. Foto: Reuters

Vamos hacia un mundo multipolar en el que los nuevos actores (China, Rusia, India) tienen vocación a constituir sólidos polos regionales. En la imagen los mandatarios de las naciones que integran el BRICS durante su última Cumbre. Foto: Reuters


¿Cómo es el Nuevo Sistema Mundo? ¿Cuáles son sus principales características? ¿Qué dinámicas están determinando el funcionamiento real de nuestro planeta? ¿Qué características dominarán en los próximos 15 años, de aquí a 2030?
Para tratar de describir este Nuevo Sistema Mundo y prever su futuro inmediato, vamos a utilizar la brújula de la geopolitica, una disciplina que nos permite comprender el juego general de las potencias y evaluar los principales riesgos y peligros. Para anticipar, como en un tablero de ajedrez, los movimientos de cada potencial adversario.

¿Qué nos dice esa brújula?

El declive de Occidente

El “siglo americano” parece llegar a su final, a la vez que va desvaneciéndose el “sueño europeo”.

El “siglo americano” parece llegar a su final, a la vez que va desvaneciéndose el “sueño europeo”.

La principal constatación es: el declive de Occidente. Por vez primera desde el siglo XV, los países occidentales están perdiendo poderío frente a la subida de las nuevas potencias emergentes. Empieza la fase final de un ciclo de cinco siglos de dominación occidental del mundo. El liderazgo internacional de Estados Unidos se ve amenazado por el surgimiento de nuevos polos de poderío (China, Rusia, India) a escala internacional. El “desclasamiento estratégico” de Estados Unidos ha empezado. El “siglo americano” parece llegar a su final, a la vez que va desvaneciéndose el “sueño europeo”…

Aunque Estados Unidos sigue siendo una de las principales potencias planetarias, está perdiendo su hegemonía económica en favor de China. Y ya no ejercerá su ‘hegemonía militar solitaria’ como lo hizo desde el fin de la guerra fría (1989). Vamos hacia un mundo multipolar en el que los nuevos actores (China, Rusia, India) tienen vocación a constituir sólidos polos regionales y a disputarle la supremacía internacional a Washington y a sus aliados históricos (Reino Unido, Francia, Alemania, Japón).

Sigue leyendo

Investigadores mexicanos crearon conexión a internet a través de la luz

Una empresa mexicana ha desarrollado una tecnología que al iluminar un espacio con lámparas de led, provee de conexión a internet sumamente rápida.

40002b4183521f444712b65d690eb49b_LUn equipo de investigadores mexicanos ha logrado transmitir a velocidades increíbles archivos de audio, videos e internet a través de un espectro de luz emitido por lámparas de led.

Esta tecnología, llamada Li-Fi, es tan rápida que permite descargar, por ejemplo, una película entera en alta definición en tan sólo 30 segundos. De esta forma, Li-Fi se presenta como una alternativa al Wi-Fi, ya que su objetivo es potenciar la velocidad del proveedor de internet para ofrecer, entre otras cosas, una mayor seguridad en la transferencia de datos.

Según Arturo Campos, director general de la compañía, con esta nueva tecnología se busca ampliar el mercado, bajar los costes en los servicios de internet y aumentar en un 5 mil por ciento su velocidad.

Una de las ventajas respecto al Wi-Fi es que no hay modo de ‘hackearla’ al transmitir la conexión a internet por señales ópticas de luz. Además, puede ser instalado en zonas de hospitales donde hay aparatos que utilizan radiación y que generalmente bloquean la señal de internet.

Sigue leyendo

La guerra del ciberespacio

Por Juan Gelman

Miembros del Cibercomando de EE.UU., equipo especializado en misiones de guerra cibernética. Miembros del Cibercomando de EE.UU., equipo especializado en misiones de guerra cibernética.

Una reciente investigación del Anti-Phi-shing Working Group revela que el número de dominios, falsos o reales, dedicados al espionaje cibernético, así como el de sus ataques, se incrementa en todo el mundo.

Hay gobiernos que trinan y no precisamente con dulzura. Japón sufre ciberataques varios: la Cámara de Diputados y aun algunas embajadas en el exterior han recibido e-mails con virus que infiltraron el Ministerio de Relaciones Exteriores. El Ministerio de Industria y Comercio fue espiado (www.wsj.com, 27-10-11). La policía investiga, pero Tokio está preocupado por la vulnerabilidad de sus sistemas cibernéticos. También Israel.

El domingo 6, los dominios de Internet del Shin Bet, el Mossad y de los Ministerios del Interior y Salud Pública fueron inaccesibles para quien quisiera “visitarlos”. Dos días antes, el grupo Anonymous había amenazado con hackearlos porque la marina israelí interceptó dos naves portadoras de ayuda para Gaza (www.jpost.com, 6-11-11). La voz de un video que el grupo subió a YouTube acusó a Israel de “piratería en alta mar” y señaló que “no había otra alternativa” que atacar si el gobierno israelí mantenía el cerco de Gaza. El verbo “atacar” suele formar parte del glosario bélico. En este caso, sin bombardeos, cañonazos o invasiones terrestres.

El desasosiego es mayor y más explícito en Gran Bretaña y EE.UU. “El volumen de los delitos y ataques por e-mail al gobierno y a la industria sigue siendo perturbador”, señaló Iain Lobban, director de la oficina de espionaje de las comunicaciones del Foreign Office.
Sigue leyendo

Entre el afterwork y el tuppersex

Por África Prado

La proliferación de anglicismos con la irrupción de internet y las innovaciones socioculturales genera cierta preocupación entre filólogos cuando aquellos sustituyen a términos en castellano. Otras voces consideran que los «préstamos» de palabras en inglés son enriquecedores.

Enviamos mails en lugar de correos electrónicos, los alumnos estudian masters en vez de cursos de postgrado y los maestros dan una master class y no una clase magistral, mientras los artistas realizan workshops, que son talleres, o work in progress, en los que se observa la evolución de la obra, que a menudo se siguen en streaming o en directo, y online, a través de internet. Sin ir más lejos, el conseller de Sanidad ha clausurado la primera Summer School de un centro de salud pública y el piloto Jaime Alguersuari es el dj Squire de la Summer Party en la Metro-DanceClub de Bigastro.

Vivimos rodeados de términos en inglés que cada vez se instalan con más comodidad en nuestro modo de habla, y que han proliferado con la aparición de las redes sociales y, en general, de internet. ¿Esto es bueno, malo, normal, amenazante o enriquecedor? Aunque hay opiniones para todos los gustos, y ninguna considera que este fenómeno sea alarmante, entre algunos consultados hay cierta preocupación por el emprobrecimiento del idioma si los hablantes sustituyen directamente términos en castellano por estos nuevos anglicismos.
Sigue leyendo

En internet, cada 60 segundos…

internetParece que un minuto no da mucho de sí, pero si multiplicamos esos 60 segundos por los millones de internautas que hay en el mundo, la cosa cambia bastante.

Esto es lo que refleja la infografía publicada por Go Globe. Aviso para navegantes: estas cifras de lo que sucede en la red cada minuto pone los pelos de punta.

Se publica un nuevo artículo en Yahoo!
Se crean 60 nuevos blogs.
Se registran 70 dominios.
Se crean 100 cuentas nuevas en LinkedIn.
Se hacen más de 100 preguntas en Answers.com
Se descargan 125 plugins de WordPress.
Se crean 320 cuentas nuevas en Twitter.
Se suben 600 vídeos a Youtube.
Se suben 1 500 entradas de blogs.
Se hacen 1 600 lecturas en Scribd.
Se descargan 1 700 softwares de Firefox.
Se suben 6 600 fotos a Flickr.
Se suben 12 000 anuncios a Craigslist.
Se descargan 13 000 aplicaciones para iPhone.
Se escucha el equivalente a 13 000 horas de música en Pandora.
Se suben 20 000 post a Tumblr.
Se escriben 98 000 tweets.
Se habla el equivalente a 370 000 minutos en Skype.
Se escriben 510 000 comentarios en Facebook.
Se realizan 694 445 búsquedas en Google.
Se actualizan 695 000 estados de Facebook.
Se mandan 168 millones de e-mails.

Increíble, ¿verdad?

(Fuente: periodistashoy.es)

¿Cómo te nombras en internet? (I)

Por Amaury E. del Valle
La asignación de direcciones y nombres de dominio en la red es un proceso en expansión que ha traído aparejados no pocos conflictos a nivel internacional.

internetEl crecimiento exponencial de la red de redes mundiales, internet, ha obligado a replantearse e incluso adelantar el salto hacia un nuevo protocolo de asignación de direcciones, el IPv6, que poco a poco ha comenzado a implementarse en todo el mundo.

El IPv6 está destinado a sustituir a IPv4, cuyo límite en el número de direcciones de red admisibles está empezando a restringir el crecimiento de Internet y su uso, especialmente por el auge de dispositivos móviles y el crecimiento acelerado de Internet en países asiáticos densamente poblados como China o India.

El nuevo estándar mejorará el servicio de conexión a la megaautopista de la información, pues entre otras utilidades proporcionará sus direcciones propias y permanentes a futuras celdas telefónicas y dispositivos móviles.

Una IP o Internet Protocol es una etiqueta numérica que identifica, de manera lógica y jerárquica, a un dispositivo dentro de una red. Esto hace posible que utilizando un protocolo de comunicación numérico, se facilite la transmisión de datos a través de una red de paquetes conmutados entre diferentes equipos.

De ahí la existencia del Internet Protocol version 4 (IPv4), que actualmente está implementado en la gran mayoría de dispositivos que acceden a Internet, pero el cual apenas posibilita 4 294 967 296 direcciones de red diferentes, un número inadecuado para dar una dirección a cada persona del planeta, y mucho menos a cada vehículo, teléfono móvil, computadora de escritorio o portátil y los múltiples dispositivos más que hoy se interconectan entre sí a nivel mundial.

Una evidencia concreta de lo anterior es que ya a principios de 2010 quedaban menos del diez por ciento de las IPs sin asignar, las cuales no tardarán en agotarse por completo.

Este problema, que ya se avizoró desde la década de los 90 del siglo pasado, se intenta ahora resolver con la implementación del IPv6 o Internet Protocol version 6, mucho más extenso que su predecesor, pues el IPv5 nunca vio la luz, ya que fue utilizado como protocolo de experimentación.

El IPv6 que ahora se implementa admite la posibilidad de asignar nada menos que 340 282 366 920 938 463 463 374 607 431 768 211 456 direcciones IP, o simplificando el número, unos 340 sextillones de direcciones, suficientes para tener 670 000 billones por cada milímetro cuadrado de superficie de nuestro planeta, y por ende para dar abasto a las necesidades crecientes de interconectividad.

Pero si el tema de los números IP parece estar en vías de solución, algo más complicado se debate también hoy, y es el crecimiento acelerado de la cantidad de nombres de dominios y las frecuentes disputas que se dan en este sentido.

Cuál es mi dominio

Tratando de simplificar la explicación, si las IP son el identificador numérico de un dispositivo, los sistemas de nombres de dominio o DNS ayudan a traducir las direcciones IP de cada nodo activo en la red, a términos memorizables y fáciles de encontrar.

De esta forma, cuando uno desea buscar una determinada página web, como la de Juventud Rebelde, no tendrá que recordar su identificador numérico o IP, sino simplemente teclear http://www.juventudrebelde.cu y accederá al sitio en cuestión.

Sigue leyendo

Una generación de extraños

Por Umberto Eco

realidad virtualCreo que la de Michel Serres es la mejor mente filosófica que existe en Francia hoy en día. Y como cualquier buen filósofo, Serres es capaz de reflexionar sobre los asuntos actuales tan bien como sobre los sucesos históricos. Desvergonzadamente, voy a basar esta columna en el ensayo espléndido que Serres escribió el mes pasado para Le Monde, en el que nos recuerda asuntos que conciernen a la juventud actual: los hijos de mis lectores jóvenes y los nietos de nosotros, los viejos.

Para empezar, la mayoría de estos niños o nietos nunca ha visto un cerdo, una vaca o un pollo. Una observación que me recuerda una encuesta realizada hace aproximadamente 30 años en Estados Unidos. Reveló que la mayoría de los niños en Nueva York creían que la leche, que ellos veían que se vendía en recipientes en el supermercado, era un producto hecho por el hombre, como la Coca-Cola. Los seres humanos modernos ya no están acostumbrados a vivir en la naturaleza; sólo conocen la ciudad.

También me gustaría señalar que, al salir de vacaciones, la mayoría de ellos se aloja en lo que el antropólogo Marc Augé ha definido como “no lugares”: espacios de circulación, consumo y comunicación homogenizados. Las villas de los hoteles de lujo o resorts son notablemente similares a, digamos, el aeropuerto de Singapur, cada una de ellas dotada de una naturaleza perfectamente ordenada y limpia, arcadiana, totalmente artificial. Estamos en medio de una de las mayores revoluciones antropológicas desde la Era Neolítica. Los niños de hoy viven en un mundo sobrepoblado, con una expectativa de vida cercana a los 80 años. Y, dada la creciente longevidad de las generaciones de sus padres y abuelos, tienen menos probabilidades de recibir sus herencias antes de que estén al borde de la vejez.

Una persona nacida en Europa durante los 60 últimos años no ha conocido la guerra. Y, habiéndose beneficiado de los progresos de la medicina, no ha sufrido tanto como sus antepasados. La generación de sus padres tuvo hijos a mayor edad de lo que era usual en la generación de sus abuelos, y es muy posible que sus padres estén divorciados. En la escuela, estudió al lado de niños de otros colores, religiones y costumbres; esto lleva a Serres a preguntarse cuánto tiempo más los escolares en Francia cantarán La Marsellesa, que contiene una referencia a la “sangre impura” de los extranjeros. ¿Qué obras literarias puede todavía disfrutar y con cuáles establecer una conexión, dado que nunca ha conocido la vida rústica, la vendimia de uvas, las invasiones militares, los monumentos a los caídos, los estandartes perforados por balas enemigas o la urgencia vital de la moralidad?

Su pensamiento ha sido formado por medios de comunicación que reducen la permanencia de un suceso a una breve frase e imágenes fugaces, fieles a la sabiduría convencional de los lapsos de atención de siete segundos y las respuestas de los programas de concurso con respuestas que se deben dar en quince segundos. Y esos medios de comunicación le muestran cosas que no vería en su vida cotidiana: cadáveres ensangrentados, ruinas, devastación. “Al llegar a los 12 años de edad, los adultos ya han forzado (a los niños) a ser testigos de 20.000 asesinatos”, escribe Serres.

Sigue leyendo

Autómatas de la información

Por Ignacio Ramonet*

Google vs CubaDebateIdentificar lo que el público quiere leer con base en los términos ingresados en los motores de búsqueda y alistar grandes cantidades de redactores para producirlo: éste es el principio de las “granjas de contenidos” que se multiplican en internet. Nace así un nuevo periodismo, cuya fórmula es la de “artículos a pedido” que satisfagan las necesidades comerciales de sus clientes y hagan felices a sus lectores.

La búsqueda de rentabilidad lleva a los medios de comunicación a interrogarse más que nunca acerca del tipo de informaciones que le gustaría leer al público. Parten de una constatación: a la mayoría de la gente le interesa verdaderamente menos del 15% de lo que publican los diarios. Habría entonces un problema de oferta, que no se correspondería, o no suficientemente, con la demanda. Se plantean entonces dos preguntas: ¿qué tipo de informaciones brindar?, ¿y cuándo hacerlo exactamente?

Preguntas tan antiguas como los medios masivos, a las que internet podría permitir responder, por primera vez, con la ayuda de algunos nuevos instrumentos. Entre otros, Google Trends, un servicio que ofrece la posibilidad de “conocer la frecuencia con que un término ha sido escrito en el motor de búsqueda de Google, con la posibilidad de conocer esos datos por región y por idioma” (1). Así, es posible saber, en tiempo real, cuáles son los temas de actualidad que más interesan a los internautas en un momento dado.

Partiendo de esta información, Google News puso a punto un servicio gratuito, agregador de informaciones en línea, que presenta, de manera automatizada, artículos extraídos en forma permanente de innumerables fuentes de la red y, en particular, de los demás medios. (…) [Pero] el gran pionero de una fórmula nueva de “artículos a pedido” es el sitio estadounidense Demand Media (www.demandmedia.com) creado en 2006. Según su “Manifiesto”, se ha fijado la “misión” de “satisfacer la demanda mundial de contenidos de valor comercial”. Pero no de cualquier contenido, dado que su muy ambicioso objetivo es “crear contenidos que resuelvan problemas, respondan a los interrogantes, permitan ahorrar dinero, hagan ganar tiempo y hagan feliz a la gente” (2). ¡El medio-felicidad!

Sigue leyendo

La ciberguerra de EEUU al duro y sin guante: 30 millones para la subversión en Cuba y otros países

Por Tracey Eaton

ciberguerraEl Departamento de Estado planea gastar hasta 30 millones de dólares para proyectos de “libertad de Internet” en Cuba y otras naciones (léase la libertad de expresar lo que le conviene a Washington. N.R.).

En una noticia de enero de 2011 (vea el enlace o descargue el PDF), la agencia solicitó ideas de proyectos a organizaciones de Estados Unidos interesadas en llevar a cabo proyectos de “libertad uso de Internet en Cuba” y otras naciones.

El 7 de febrero fue la fecha límite. El Departamento de Estado no ha nombrado —y probablemente no los anuncie— las organizaciones que llevarán a cabo los proyectos. La agencia dijo que solicita ideas para escoger los mejores proyectos y entonces solicita a las organizaciones que presenten propuestas formales.

Becas que oscilan entre el medio millón y hasta los ocho millones están en juego. Se espera que los premios sean un total de treinta millones. El dinero proviene del presupuesto federal para el 2010, no el del 2011.

Organizaciones estadounidenses “sin fines de lucro”, universidades y centros de investigación son elegibles para participar (como contratistas. N.R). El Departamento de Estado pide que tengan experiencia trabajando en “entornos en Internet sumamente hostiles”. Compañías privadas, para los contratistas de lujo —como Development Alternative Inc., la compañía que contrató a Alan Gross, el contratista encarcelado en Cuba— no fueron invitadas a presentar sus ideas.

Los países y regiones seleccionados incluyen:

– Este de Asia, incluyendo Birmania y China

– El Cercano Oriente, incluyendo Irán

– Sudeste de Asia, Cáucaso Meridional, Eurasia, incluyendo Rusia y Asia Central

– América Latina, incluyendo Cuba y Venezuela

– África.

Sigue leyendo

Ciberguerra contra Cuba: Mentiras en la red

Estación del Comando del Ciberespacio, de la Fuerza Aérea norteamericana, en Luisiana.Por Deisy Francis Mexidor

Para Elder «el cambio cultural es que vamos a tratar a Internet como un campo de guerra y vamos a concentrarnos en él y darle prioridad para acciones en el ciberespacio y acompañarla, si es necesario, con acciones en el espacio aéreo y terrestre. Vamos a desarrollar, junto con las universidades, guerreros ciberespaciales que sean capaces de reaccionar ante cualquier amenaza las 24 horas del día durante los siete días de la semana».

Ese pensamiento resume toda una estrategia de gobierno, que quedó plasmada en un documento secreto hasta el 2006, pero que había sido firmado en el 2003 por el entonces secretario de Defensa, Donald Rumsfeld.

Barack Obama, el presidente de la Internet, porque hizo su campaña electoral «montado» sobre las redes sociales, le ha dado una atención especial a este tema. En el 2009 oficializa la doctrina de esa guerra irregular.

El 29 de mayo de ese año, durante una comparecencia pública, anunció la creación de una nueva figura en la jerarquía del establishment: el «ciberzar», cargo reservado para Howard Schmidt, quien había ocupado, entre otros, el puesto de jefe de seguridad de Microsoft e igual nomenclatura en el portal de ventas por Internet EBAY.

Meses después, en octubre, entró en acción el denominado cibercomando del Pentágono. Se ubicó en Fort Meade, Maryland, y a partir del 2010 es al general Keith Alexander, jefe de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) a quien Obama nombra para comandar esta fuerza especial.

El cibercomando cuenta con una plantilla de casi 90 000 hombres y mujeres sobre las computadoras, y ha expresado de manera abierta que desarrolla herramientas tecnológicas para desatar ataques devastadores en «redes enemigas». Para esos fines el Pentágono otorgó el pasado año alrededor de 90 000 millones de dólares.

Sencillamente, el Departamento de Defensa, que se ha amparado en el pretexto de la ciberseguridad para emplearse a fondo en la ciberguerra, afirma que más de 100 organismos de inteligencia extranjeros están «activamente» atacando las 15 000 redes del Gobierno de Estados Unidos que integran a cerca de siete millones de computadoras.

La ciberguerra es un modelo de conflicto que ha aparecido en el escenario de la sociedad de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (NTIC), ofreciendo un contexto bélico diferente donde la intangibilidad del ciberespacio da cabida, justamente, a ese tipo de ataques asimétricos, silenciosos, que pueden transitar ocultos en un virus durante días, hasta llegar al «cerebro» de un sistema informático y vulnerarlo.

Sigue leyendo