Archivo de la etiqueta: terrorismo

El clamor internacional será la clave para que el caso de los cinco héroes sea reconsiderado

El abogado José Pertierra reiteró anoche la denuncia que mantienen expertos y comités por la liberación de los cinco desde la reciente excarcelación del antiterrorista cubano René González quien ha sido obligado a permanecer en el sur de la Florida, territorio contaminado por representantes de la extrema derecha anticubana, a pesar de su deseo de regresar a la isla.

El especialista en derecho internacional alertó de que cualquier actuación contra René recaerá sobre la conciencia de quienes en Estados Unidos impusieron su retención.

Durante su conferencia  en el Club de Amigos de la UNESCO en Madrid, Pertierra condenó la escalada de sabotajes que han costado la vida a dos mil 478 cubanos, entre ellos los pasajeros y tripulantes del vuelo de Cubana de Aviación que en 1976 cayó en Barbados como consecuencia del atentado terrorista urdido por Luis Posada Carriles desde territorio venezolano.

El gobierno bolivariano de Venezuela encargó a José Pertierra el proceso de extradición de Posada Carriles, residente en Miami y también responsable de la colocación de bombas en centros habaneros de interés turístico durante la década de 1990.

Ante la impunidad con que se perpetraron tales actos los cinco héroes cubanos cumplieron la misión de aportar información sobre los planes terroristas contra Cuba desde Estados Unidos. Las pruebas documentales fueron entregadas por las autoridades de la isla al FBI, ejecutor de la operación que desencadenó el proceso plagado de irregularidades y de sentencias abusivas, inducidas por el clima de tensión de grupos extremistas radicados en la Florida.

El abogado José Pertierra expuso que el caso de los héroes cubanos y el de Luis Posada Carriles -aún en libertad- afecta a la nación de los Estados Unidos por la injusticia de su gobierno y del doble rasero de su política de estado sobre terrorismo.

Sacar a la luz estos hechos y recabar la conciencia social es la ayuda que necesitamos para que queden en libertad, argumentó José Pertierra ante un numeroso grupo de activistas españoles a favor de los cinco, de representantes de los colectivos de solidaridad con Cuba y de integrantes de foros sociales.

(Fuente: CubaDebate)

 

 

Las dos Venezuela

Por  Prensa Latina

Ayer hablé de la Venezuela aliada al imperio donde Posada Carriles y Orlando Bosch organizaron el brutal estallido de un avión de Cubana en pleno vuelo, que originó la muerte y la desaparición de todos sus pasajeros, incluido el equipo juvenil de esgrima que obtuvo todas las medallas de oro en el Campeonato Centroamericano y del Caribe del que fue sede ese país, a los que hoy, cuando tienen lugar los Juegos Panamericanos en Guadalajara, se les recuerda con tristeza.

No era la Venezuela de Rómulo Gallego y Andrés Eloy Blanco, sino la del tránsfuga, traidor y ponzoñoso Rómulo Betancourt, envidioso de la Revolución Cubana, aliado al imperialismo, que tanto cooperó con las agresiones a nuestra Patria. Después de Miami, aquella propiedad petrolera de Estados Unidos fue el principal centro de la contrarrevolución en Cuba; a él corresponde ante la historia una parte importante de la aventura imperialista en Girón, el bloqueo económico y los crímenes contra nuestro pueblo. De esa forma se inició la era tenebrosa, finalizada el día en que Hugo Chávez juró el cargo sobre la “moribunda constitución” que sostenía en sus manos temblorosas el expresidente Rafael Caldera.

Habían transcurrido 40 años desde el triunfo de la Revolución Cubana y más de un siglo de saqueo yanqui del petróleo, las riquezas naturales y el sudor de los venezolanos.

¡Muchos de ellos murieron en la ignorancia y la miseria impuesta por las cañoneras de Estados Unidos y Europa!
Sigue leyendo

Reflexiones de Fidel Castro: La voluntad de acero (Segunda parte)

Cuando en 1976 tuvieron lugar los más graves actos de terrorismo contra Cuba y de modo especial la destrucción en pleno vuelo de la nave aérea cubana que despegó de Barbados con 73 personas a bordo -entre ellos pilotos, aeromozas y personal auxiliar que prestaban sus nobles servicios en esa línea, el equipo juvenil completo que había obtenido todas las medallas de oro que se disputaban en el Campeonato Centroamericano y del Caribe de esgrima, los pasajeros cubanos y de otros países que viajaban confiados en aquel avión-, los hechos provocaron tal indignación, que en la Plaza de la Revolución se reunió para despedir el duelo, la más extraordinaria y apretada  concentración que he visto jamás y de la cual ha quedado constancia gráfica. Las escenas de dolor fueron y son todavía imborrables. Tal vez ningún dirigente de Estados Unidos, y muchos en el mundo no tuvieron posibilidad de verlas. Sería ilustrativo que tales escenas fuesen divulgadas por los medios masivos para comprender bien  las motivaciones de  nuestros heroicos combatientes antiterroristas.

Bush padre era ya un importante oficial de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, cuando estos  recibieron la misión de organizar la contrarrevolución en Cuba. La CIA creó en la Florida su más grande base de operaciones en el hemisferio occidental. Ella se responsabilizó con todas las acciones subversivas realizadas en Cuba, incluidos los intentos de asesinato contra los líderes de la Revolución y se responsabilizó con los planes y cálculos que de haber tenido éxito habrían significado un enorme número de bajas por ambas partes dada la decisión de nuestro pueblo,  demostrada en Girón, de luchar hasta la última gota de sangre. Bush nunca entendió  que la victoria de Cuba salvó muchas vidas, tanto cubanas como norteamericanas.

El crimen monstruoso de Barbados se produjo cuando ya él era jefe de la CIA, casi  con tanta autoridad como el Presidente Ford.

En junio de ese año convocó en Bonao, República Dominicana, una reunión para crear la Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unidas, con la supervisión personal de Vernon Walters, entonces Director adjunto de la CIA. Obsérvese bien: “Organizaciones Revolucionarias Unidas”.

Orlando Bosch y Posada Carriles, agentes activos de esa institución fueron designados como líderes de esa organización. Se inicia así una nueva etapa de actos terroristas contra Cuba. El 6 de octubre de 1976, Orlando Bosch y Posada Carriles, personalmente dirigen el sabotaje para hacer estallar en pleno vuelo el avión de cubana.
Sigue leyendo

Una atroz injusticia que Washington intenta ocultar

Por Ángel Guerra Cabrera

El Monte de la Banderas contra el Terrorismo. Vigilia frente a la Oficina de Intereses de los EEUU en La Habana, celebrada el 5 de octubre de 2011. Foto: Ismael Francisco

Hoy inicia en México el 6º Encuentro Continental de Solidaridad con Cuba. El Movimiento Mexicano de Solidaridad con la isla (MMSC) escogió esta fecha por cumplirse 35 años de la voladura en el aire de un avión de Cubana de Aviación con 73 pasajeros a bordo.

La nave sufrió un ataque terrorista planeado y dirigido desde Venezuela por Luis Posada Carriles y Orlando Bosch, ambos agentes de la CIA con un notorio historial de acciones violentas contra Cuba.  El primero reside allí como un respetable ciudadano y patriota estadunidense con quien Washington está endeudado a perpetuidad por sus valiosos servicios. Al segundo, sentenciado por acciones terroristas dentro de Estados Unidos, le fue otorgado el perdón presidencial por George W.H. Bush,  director de la central de inteligencia en el momento del sabotaje. Vivió en Miami hasta su muerte donde recibió continuos homenajes en los que se jactaba de sus acciones.

La recordación del horrendo crimen subraya  la sistemática política de terrorismo de Estado de Estados Unidos contra la Revolución Cubana. Su costo ha sido el de miles de cubanos muertos o mutilados además de cuantiosos daños económicos. Sus estragos no han sido mayores debido a que Cuba ha dedicado incalculables recursos a defenderse, un sagrado derecho y deber de los Estados. Esto, sin mencionar el interminable bloqueo, la más criminal de las acciones terroristas, intento confeso y sordo de genocidio del pueblo cubano, mantenido contra su reiterada condena por la Asamblea General de la ONU.
Sigue leyendo

Carta a Obama, de Pérez Esquivel

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la PazEstimado Barack:

Al dirigirte esta carta lo hago fraternalmente y a la vez para expresarte la preocupación e indignación de ver cómo la destrucción y muerte sembrada en varios países, en nombre de la “libertad y la democracia”, dos palabras prostituidas y vaciadas de contenido, termina justificando el asesinato y es festejada como si se tratase de un acontecimiento deportivo.

Indignación por la actitud de sectores de la población de los EEUU, de jefes de Estado europeos y de otros países que salieron a apoyar el asesinato de Bin Laden, ordenado por tu gobierno y tu complacencia en nombre de una supuesta justicia.

No buscaron detenerlo y juzgarlo por los crímenes supuestamente cometidos, lo que genera mayor duda, el objetivo fue asesinarlo.

Los muertos no hablan y el miedo al ajusticiado, que podría decir cosas no convenientes para los EEUU, fue el asesinato y asegurar que “muerto el perro se terminó la rabia”, sin tener en cuenta que no hacen otra cosa que incrementarla.

Cuando te otorgaron el Premio Nobel de la Paz, del cual somos depositarios, te envié una carta que decía: “Barack, me sorprendió mucho que te hayan otorgado el Nobel de la Paz, pero ahora que lo tienes debes ponerlo al servicio de la Paz entre los pueblos, tienes toda la posibilidad de hacerlo, de terminar las guerras y comenzar a revertir la grave situación que vive tu país y el mundo”.

Sin embargo, has incrementado el odio y traicionado los principios asumidos en la campaña electoral ante tu pueblo, como poner fin a las guerras en Afganistán e Iraq y cerrar las cárceles en Guantánamo y Abu Graib en Irak; nada de eso has logrado hacer; por el contrario, decides comenzar otra guerra contra Libia, apoyada por la OTAN y la vergonzosa resolución de las Naciones Unidas de apoyarla; cuando ese alto organismo, empequeñecido y sin pensamiento propio, ha perdido el rumbo y está sometido a las veleidades e intereses de las potencias dominantes.

Sigue leyendo

Noam Chomsky: “Mi reacción ante la muerte de Osama Bin Laden”

Noam ChomskyCada vez es más evidente que la operación fue un asesinato planificado, y violó de manera múltiple normas elementales del derecho internacional. No que hicieran ningún intento de aprehender a la víctima desarmada, lo que presumiblemente podrían haber logrado 80 comandos que virtualmente no enfrentaban ninguna oposición, excepto, afirman, la de su esposa, que se lanzó hacia ellos.

En sociedades que profesan un cierto respecto por la ley, a los sospechosos se les aprehende y se les conduce a un juicio justo. Subrayo “sospechosos”. En abril de 2002, el jefe del FBI, Robert Mueller, informó a la prensa de que después de la investigación más intensiva de la historia, el FBI solo podía decir que “creía” que la conspiración se tramó en Afganistán, aunque se implementó en los Emiratos Árabes Unidos y Alemania. Lo que solo creían en abril de 2002, obviamente no lo sabían 8 meses antes, cuando Washington desdeñó ofertas tentadoras de los talibanes (no sabemos cómo de serias porque se descartaron instantáneamente) de extraditar a Bin Laden si les presentaban alguna evidencia, la que, como pronto supimos, Washington no poseía. Por lo tanto, Obama simplemente mintió cuando dijo en su declaración de la Casa Blanca que “rápidamente supimos que los ataques del 11-S fueron realizados por al-Qaida”.

Desde entonces no han suministrado nada serio. Han hablado mucho de la “confesión” de Bin Laden, pero suena más bien como si yo confesara que gané el Maratón de Boston. Alardeó de algo que consideraba un gran logro.

También hay mucha discusión sobre la cólera de Washington porque Pakistán no entregó a Bin Laden, aunque seguramente elementos de las fuerzas militares y de seguridad estaban informados de su presencia en Abbottabad. Se habla menos de la cólera paquistaní porque EEUU invadió su territorio para realizar un asesinato político. El fervor antiestadounidense ya es muy fuerte en Pakistán, y estos eventos probablemente lo exacerbarán. La decisión de arrojar el cuerpo al mar ya provoca, previsiblemente, cólera y escepticismo en gran parte del mundo musulmán.

Sigue leyendo

Terrorismo: Osama el malo, Posada el bueno

Por Jorge García Sosa

Osama Bin Laden y Posada CarrilesLa noticia recorre desde ayer los principales espacios de la televisión, la prensa impresa y la digital… la muerte de Osama Bin Laden, el terrorista más buscado internacionalmente, tras los atentados del 11 de septiembre que destruyó las Torres Gemelas en Nueva York. Una operación militar sobre territorio pakistaní, concebida y realizada en el más estricto secreto por el ejército norteamericano ejecutó al cabecilla de Al Kaeda junto a varias personas más. El fin justifica los medios, dirían los autores: al fin, los familiares de las víctimas del ese cruento sabotaje podrán dormir un poco más tranquilos sabiendo que el principal culpable no podrá cometer un acto similar.

Pero el terrorismo en USA se entiende de varias formas, y la justicia actúa según esas interpretaciones. Aunque sin tanto revuelo, una noticia que involucra a otro terrorista ocupó también espacios en la prensa hace varias semanas. Luis Posada Carriles, autor confeso del atentado a un avión civil de Cubana de Aviación con 73 personas a bordo  —la mayoría de ellos atletas del equipo Cuba de Esgrima—, era puesto en libertad por un jurado en El Paso, que lo declaró inocente de un mínimo encausamiento por mentir, y donde no se tomaron en cuenta las documentadas acusaciones por terrorismo en poder de Cuba y Venezuela.

Y cuál es la diferencia entre estos dos terroristas internacionales. En esencia ninguna. Uno perpetró un atentado contra dos edificios dedicados a oficinas comerciales… otro contra un avión civil en pleno vuelo. Sin embargo, las víctimas en el primero eran ciudadanos norteamericanos. Mientras que en el segundo, la mayoría provenían de Cuba, un país contra el que Estados Unidos ha usado todos los medios posibles, legales e ilegales, para destruir su Revolución. Y Posada Carriles es precisamente un soldado de esta guerra genocida y despiadada. Encausarlo por terrorista y castigarlo sería como reconocer la culpa de sucesivos gobiernos yanquis en esta guerra sin cuartel y sin el menor respeto al derecho internacional. Los mismos que han movido cielo y tierra para encontrar al jefe de Al Kaeda, son los que han absuelto a Posada Carriles.

Los familiares de las víctimas inocentes de aquel fatídico sabotaje en Barbados todavía no pueden dormir tranquilos… el autor principal de aquel crimen se pasea por Estados Unidos y vive en Miami, disfrutando de beneficios y homenajes, y la condición de héroe que le ha otorgado el sector más reaccionario de esa comunidad. Posada Carriles es un terrorista, tanto como Bin Laden, de eso no le cabe duda a nadie, pero es el terrorista de la CIA y del Gobierno de Estados Unidos. Eso podrá eximirlo ante la ley de ese país, pero no ante el juicio final de los pueblos del mundo.

(Fuente: alocubano.nireblog.com)

Páginas de Playa Girón a medio siglo de la victoria

Por José Luis Méndez Méndez y Pedro Etcheverry Vázquez

Próximos a cumplir los primeros cincuenta años de la victoria de Playa Victoria de Playa GirónGirón, vale recordar pasajes de tan trascendente epopeya. También de los años heroicos que le sucedieron, de los nuevos intentos revanchistas de los enemigos de siempre, bajo el amparo de administraciones norteamericanas progenitoras de la derrota del 19 de abril de 1961.

El 19 de abril de 1986, en ocasión del primer cuarto de siglo de la derrota mercenaria, en Miami se reunieron miembros de la brigada invasora para recibir, de manos del entonces Representante Estatal Dexter Lethinen, pareja de la delirante política norteamericana Ileana Ros, su espada de soldado como veteranos de la agresión de Estados Unidos contra Vietnam.

Al encuentro asistió también Jeannne Kirkpatrick, reaccionaria exembajadora de Estados Unidos ante la ONU durante la administración de Ronald Reagan, quien expresó palabras de aliento a los presentes. En su alocución dijo: “Las lecciones de la historia son extraordinarias”. Tenía razón la exfuncionaria norteamericana, lástima que esas lecciones no las hayan aprendido los enemigos de la Revolución, que hoy veinticinco años después se mantiene en la batalla en defensa de las conquistas del socialismo por el que combatieron y vencieron hombres y mujeres cubanos en los días gloriosos de Playa Girón.

Reagan había enviado el 16 de abril una carta de reconocimiento en ocasión de la fecha, y sobre esto la Kirkpatrick se refirió a la agresión que en ese momento llevaba a cabo esa administración republicana  contra Libia. Aseveró con aire de conquista: “Esta no es la primera vez que Estados Unidos tiene que combatir al terrorismo en África.” También fueron proféticas las palabras de la señora. No imaginaba que exactamente un cuarto de siglo después, ahora en el 2011, una administración demócrata norteamericana masacrara al pueblo libio, amparada por el Consejo de Seguridad de la ONU, devenido instrumento para validar las agresiones imperiales.

Sigue leyendo

Tras las rejas la justicia. Décimas de Yoerky Sánchez Cuéllar

Caricatura de Posada Carriles

1-
Un jurado artificioso
ha decidido esta vez
que Luis Posada no es
ni siquiera un mentiroso.
De modo muy desastroso,
después de ejercicios largos
que producían letargos,
no vieron ninguna pista
y así quedó el terrorista
libre de todos los cargos.

ONU: Cuba denuncia absolución de terrorista en EE.UU.

Naciones Unidas, 11 abr (PL).— Cuba solicitó hoy a la ONU que distribuya como documento oficial de Naciones Unidas una denuncia de su Luis Posada Carrilescancillería contra la absolución del terrorista Luis Posada Carriles en una farsa judicial en Estados Unidos.

La petición fue hecha por la misión permanente de la isla caribeña ante la organización mundial al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

En un comunicado de prensa, esa representación diplomática destacó que luego de tres meses de farsa judicial en Texas, el jurado solo necesito tres horas para declarar inocente al connotado terrorista.

Posada Carriles fue absuelto de 11 cargos de perjurio, fraude migratorio y obstrucción de procedimiento, acusaciones irrisorias comparadas con la magnitud de sus atentados terroristas, subraya la nota.

Agrega que no importaron las pruebas irrefutables sobre su participación en la cadena de atentados con bombas perpetrados en 1997 en La Habana, ni su responsabilidad en la voladura de un avión de Cubana de Aviación en 1976, con 73 muertos.

Sin embargo, denuncia que mientras Posada Carriles es exonerado, cinco antiterroristas cubanos cumplen una condena colectiva de 99 años, más dos cadenas perpetuas, en Estados Unidos.

Señala que durante los casi 13 años que llevan en prisión, esos hombres (Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Fernando González, Ramón Labañino y René González) han sufrido todo tipo de trato inhumano y degradante en cárceles norteamericanas.

La absolución de Posada Carriles es un insulto a los hijos sin padre, las viudas y las madres que lloran debido a la estela de muerte dejada por ese terrorista, sostiene la nota de la misión cubana ante la ONU.

Sigue leyendo