Archivo de la categoría: Del lenguaje

Sobre el uso del verbo conllevar

El verbo conllevar se construye sin la preposición a.

Sin embargo, es frecuente escuchar y leer en los medios de comunicación frases como las siguientes: «Lo anterior conlleva a elevar las tasas municipales, pese a que en su campaña política prometió no incrementarlas» o «La pérdida de yodo en la dieta conlleva a que se presenten desórdenes en el organismo».

Conllevar es un verbo transitivo que significa ‘implicar o suponer’ y ‘sobrellevar o soportar’; así pues, no es sinónimo de llevar, por lo que, como indica el Diccionario panhispánico de dudas, no es adecuado utilizar la preposición a seguida del verbo.

En estos casos lo adecuado habría sido escribir «Lo anterior conlleva elevar las tasas municipales, pese a que en su campaña política prometió no incrementarlas» y «La pérdida de yodo en la dieta conlleva la aparición de desórdenes en el organismo».

También conviene evitar la expresión conlleva consigo en lugar de lleva consigo, o simplemente conlleva, por ser redundante.

(Fuente: fundeu.es)

Anuncios

El perro y la perra son amigos de los niños y las niñas

Por Vladio Rubio

Eso de “los niños y las niñas”, “los trabajadores y las trabajadoras”, “las alumnas y alumnos”… hace rato que va marcando un sobrepeso en el equipaje de la comunicación.

Sexismo en el lenguaje. Una u otra vocal no cambian panoramas.

La afirmación que titula estas líneas fue una oración dictada en clases por una maestra de primaria a sus estudiantes.

Si fuera una expresión aislada, solo daría risa; pero sin llegar a exageraciones como esa, no faltan construcciones parecidas en algunos pronunciamientos, sobre todo cuando se habla en público a nombre de instituciones, o cuando se expresan opiniones o mensajes que se aspira resulten trascendentes e igual dirigidos a un amplio destinatario.

Eso de “los niños y las niñas”, “los trabajadores y las trabajadoras”, “las alumnas y alumnos”… hace rato que va marcando un sobrepeso en el equipaje de la comunicación oral y escrita aquí en la Isla.

Aunque no es un fenómeno exclusivamente cubano, este texto se concentra en nuestro patio, por eso fui en busca de la voz autorizada de la doctora Nuria Grégori Torada, directora del Instituto de Literatura y Lingüística y vicedirectora de la Academia Cubana de la Lengua.

Al preguntarle acerca de tales usos —que, con buenas intenciones pretenden brindar una mayor visibilidad al tema de la mujer y a la igualdad de géneros—, fue concisa y tan clara como nuestra hermosa lengua española lo permite:

“En inglés es distinto que en español; en este último el género masculino incluye al femenino y no es una cosa mala, pero eso se volvió una práctica aquí hace unos cinco años.

Sigue leyendo

Populismo, palabra del 2016 para la Fundéu BBVA

descargaPopulismo es la palabra del año 2016 para la Fundación del Español Urgente, promovida por la Agencia EFE y BBVA.

Por cuarto año consecutivo, la Fundéu BBVA ha dado a conocer su palabra del año, elegida entre aquellos términos que han marcado la actualidad informativa de 2016 y tienen, además, interés desde el punto de vista lingüístico.

Tras elegir escrache en 2013, selfi en 2014 y refugiado en 2015, el equipo de la Fundación ha optado en esta ocasión por populismo, una palabra originalmente neutra, pero que se ha ido cargando de connotaciones hasta convertirse en un arma en el debate político.

«Parecía claro que en un año tan político como este, con acontecimientos de importancia global como el brexit, la victoria electoral de Donald Trump y los diferentes procesos electorales y plebiscitarios en América y España, la palabra del año de Fundéu tenía que venir de ese ámbito», explica el coordinador general de la Fundación, Javier Lascuráin.

Sigue leyendo

Las doce candidatas a palabra del año 2016 de Fundéu BBVA

La Fundación del Español Urgente publica sus doce candidatas a convertirse en la palabra del año.

Por cuarto año consecutivo, la Fundación del Español Urgente se dispone a elegir su palabra del año entre aquellas que han estado presentes en la actualidad informativa y manifiestan algún interés o curiosidad desde el punto de vista lingüístico.

En las tres ediciones previas las elegidas fueron escrache (2013), selfi (2014) y refugiado (2015).

Como en ocasiones anteriores, la Fundación ha publicado hoy una lista de doce términos entre los que elegirá su palabra del año, que dará a conocer el día 30 de diciembre.

Estas son las doce candidatas:

sorpasso-2016-150x150Sorpaso

Se trata de la adaptación recomendada al español de un italianismo, sorpasso, que parece haber llegado para quedarse, sobre todo, aunque no solo, en el lenguaje de la política. Si en vez de la adaptación se prefieren alternativas en español, pueden usarse sobrepaso, superación…

Sigue leyendo

Sobre el uso de «al interior» y «en el interior»

libros_universiaprParece que la expresión «al interior» ha desplazado a la expresión «en el interior». Sin embargo, no son equivalentes.

«Al interior» y «en el interior» tienen significados distintos. La primera locución es apropiada cuando hay una idea de movimiento o dirección: «Corrió al interior de la casa»; «Miró al interior de la habitación», pero cuando no existe ese sentido de movimiento o dirección, debe emplearse «en el interior»; por ejemplo: «estaba en el interior de la casa», como explica el Diccionario panhispánico de dudas.

(Fuente: Fundéu)

Joyitas del idioma en los medios

Por Argelio Santiesteban

“GUAJIRO” NO ES UN INVENTO YANQUI

91437fa154f49a1be44f3ef5c1bc1f9483fbffe0Hace falta respetar al “respetable”, o sea, al respetable público.

Así, en la radio oí una singularísima explicación sobre el origen del cubanismo “guajiro”.

Aseveraban que el término surge durante la invasión de los yanquis a Cuba, en el 1898. Y decían que las tropas norteñas admiraban a los bravos campesinos mambises, por lo cual, deslumbrados, decían que cada uno de ellos era un war hero, o sea, un “héroe guerrero”. Y que de war hero nacería lo de “guajiro”.

Pero no hay tal, amigas y amigos. Medio siglo antes de que por aquí apareciese el hocico de algún rough rider, ya encontramos el término “guajiro”, en la Condesa de Merlín, en El Cucalambé y en el teatro bufo.

¿Se requiere de más pruebas? Sospecho que no.

Sigue leyendo

Las primeras palabras latinoamericanas que entraron al diccionario de la Real Academia Española (RAE)

Por Leire Ventas

El Diccionario de autoridades fue el fundamento de lo que hoy se conoce como el Diccionario de la lengua española o también como Diccionario de la Real Academia de la Lengua (DRAE).

El Diccionario de autoridades fue el fundamento de lo que hoy se conoce como el Diccionario de la lengua española o también como Diccionario de la Real Academia de la Lengua (DRAE).

“Limpia, fija y da esplendor”. Con ese lema que parece hoy más propio de un detergente, nació en 1713 la Real Academia Española (RAE).

Y una de sus primeras tareas fue crear un diccionario de la lengua española, un documento que iría luego actualizando y que hoy se sigue utilizando como guía para el buen uso del idioma.

Como institución dedicada a la regularización lingüística de todo el mundo hispanohablante, la RAE incluyó en el repertorio voces procedentes de todos los territorios en los que se hablaba el castellano.

¿Pero cuáles fueron las primeras palabras de América Latina que entraron en él?
Para responder a esa pregunta BBC Mundo se sumergió en el Diccionario de autoridades, publicado entre 1726 y 1739, fundamento de lo que hoy se conoce como el Diccionario de la lengua española o también como Diccionario de la Real Academia Española (DRAE).

Sigue leyendo

Latente es ‘oculto’; patente es ‘manifiesto’

latente-patenteLas expresiones hacer y quedar patente, no hacer y quedar latente, son las apropiadas para expresar que algo se pone de manifiesto.

En los medios de comunicación no es raro que se usen de modo impropio los giros con latente, como queda patente en las siguientes frases: «El compromiso del Gobierno en materia social ha quedado latente con la puesta en marcha de cinco centros de salud», «Este año se hizo latente que existe una cooperación entre Nueva Zelandia y Chile» o «Este acuerdo reportará beneficios económicos al club que se harán latentes en la expansión de su marca a nivel mundial».

Tal como señala el Diccionario académico, latente significa ‘oculto, escondido o aparentemente inactivo’, mientras que patente es, por el contrario, ‘manifiesto, visible’. De ahí que sean impropios los ejemplos anteriores, en los que se podría entender justo lo opuesto de lo que se quería decir, ya que se tendría que haber dicho patente o patentes, según el caso.

Por otra parte, para aludir a algo que late —especialmente el corazón, pero también de modo figurado para algo vivo, activo, palpitante o con energía— la formación apropiada es latiente, como de salir es saliente y de nutrir es nutriente. Así, en «La imagen de corazón latente de la sala era de lo más fino y elegante» debería haberse escrito latiente.

(Fuente: Fundéu)

Leísmo, laísmo y loísmo, claves

laismo-leismo-loismoLos pronombres le, la, lo y sus correspondientes plurales son motivo de dudas y no es raro que se usen impropiamente en lo que se conoce como leísmo, laísmo y loísmo, respectivamente. A continuación se ofrece una serie de pautas para su empleo adecuado:

1. La elección entre un pronombre u otro depende en esencia de que funcione como complemento directo (la/lo) o indirecto (le). No depende de que sea persona, animal o cosa. La principal dificultad es que no siempre resulta fácil determinar el tipo de complemento si este se refiere a persona, pero hay obras como el Diccionario del estudiante, el Salamanca o el Diccionario del español actual que ofrecen esta información, al menos para el directo, y que, por tanto, son una importante guía.

2. Lo se emplea como complemento directo, solo para el caso del masculino: «Lo alabaron mucho (a él)», «El códice lo robaron en enero».

3. La también se emplea para el complemento directo, pero referido al femenino: «La alabaron mucho (a ella)», «La entrega de los premios la efectuó el presidente».

4. Le se emplea como complemento indirecto, tanto para el masculino como para el femenino: «Le dijeron (a él o a ella) una mentira», «Le extirparon (a él o a ella) el bazo», «Le echó gasolina al automóvil».
Más allá de estas indicaciones básicas, hay que tener presentes las siguientes observaciones.

Sigue leyendo

Abrogarse no es arrogarse ni atribuirse

abrogarEl verbo abrogar significa ‘abolir o declarar nula una ley’, por lo que es inadecuado su uso en lugar de arrogarse con el sentido de ‘atribuirse un derecho o facultad de manera indebida’.

En los medios de comunicación se está extendiendo el empleo de esta voz con este sentido que no le es propio, como por ejemplo en «No pocos Gobiernos se han abrogado la facultad de poder vigilar a los ciudadanos en Internet», «Estados Unidos se abrogó el derecho de imponer sus intereses por la fuerza» o «El consejero aseveró que el instituto no puede abrogarse atribuciones que van más allá de lo que le confiere la legislación».

Sigue leyendo